Lunes, 16 de Julio de 2018

AEE reclutó 46 familiares de empleados

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 15 de julio de 2018

Durante las semanas posteriores al embate de los huracanes Irma y María en septiembre pasado, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) contrató 264 empleados de emergencia, de los cuales el 17% tiene alguna relación de parentesco con personal de la corporación pública

Durante las semanas posteriores al embate de los huracanes Irma y María en septiembre pasado, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) contrató 264 empleados de emergencia, de los cuales el 17% tiene alguna relación de parentesco con personal de la corporación pública.
Específicamente, la AEE reclutó 46 trabajadores que son, a su vez, hijos, hermanos, tíos, primos, cuñados o yernos de empleados regulares, tanto unionados como administrativos.
Al menos dos de los empleados de emergencia, identificados como Richard Alexis Torres González y Edgar Joel Torres González, son sobrinos de Justo L. González Torres, ex director ejecutivo interino de la AEE.
Otro empleado, identificado como Carlos Gustavo Ortiz Ríos, es sobrino de William Ríos Mena, exdirector de Generación.
Los demás trabajadores son familiares de oficinistas, ayudantes, técnicos auxiliares de líneas, operadores de equipo pesado y de centrales, celadores y supervisores, entre otros puestos, según la autorización dada por la Oficina de Ética Gubernamental y firmada el pasado 5 de junio por su directora ejecutiva, Zulma R. Rosario Vega.
"Hemos evaluado detenidamente las circunstancias excepcionales por las cuales este personal de emergencia fue contratado, y tomando en consideración la situación de emergencia en el sistema eléctrico ocasionado por los huracanes Irma y María, autorizamos retroactivamente y de forma excepcional la contratación de estas personas", establece el documento, del que El Nuevo Día obtuvo copia.
MARCO LEGAL
Al cierre de esta edición, ningún funcionario de la AEE estuvo disponible para entrevista.
Mediante declaraciones escritas, la corporación pública indicó que, durante el período que siguió a los huracanes Irma y María, tuvo "la necesidad de reclutar recursos para atender las necesidades inminentes causadas por la devastación".
Añadió que el reclutamiento se realizó de acuerdo con sus procesos internos para la contratación de emergencia y en conformidad con la Orden Ejecutiva 2017-053, firmada el pasado 28 de septiembre por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares.
Con dicha orden ejecutiva -y en virtud del artículo 15 de la Ley 211-1999-, Rosselló Nevares eximió a los contratistas y a cualquier agencia, instrumentalidad, corporación pública o entidad adscrita al Ejecutivo de cumplir con cualquier requisito impuesto por ley, reglamento, orden administrativa o directriz aplicables que regule el proceso de contratación gubernamental.
El 8 de diciembre, el mandatario firmó la Orden Ejecutiva 2017-072, que dejó sin efecto la flexibilidad en el reclutamiento tras los huracanes, bajo la premisa de que "muchos de los servicios que ofrecen ciertas agencias y entidades privadas han comenzado a brindarse de forma regular".
Rosselló Neveras dio 90 días a las agencias para requerir, obtener o suplementar los documentos o cumplir con cualquier requisito aplicable a la continuidad de los servicios contratados.
La AEE aseguró que "completó los procedimientos de contratación" con las agencias competentes, incluidas la Oficina de Gerencia y Presupuesto y la Oficina de Ética Gubernamental.
DIVERSOS PUESTOS
Los 46 familiares de empleados de la AEE fueron contratados para ocupar varios puestos: trabajador no diestro (34), trabajador general especial de edificios y terrenos (8), trabajador general de edificios y terrenos (1), técnico de relés por corriente portadora e instrumentos (2) y operador de equipo para purificar aceite aislador (1).
En sus declaraciones escritas, la corporación pública no especificó las funciones de cada puesto ni el monto de las contrataciones.
La AEE tampoco respondió por qué fue necesario reclutar familiares de empleados ni si había otras personas capaces de realizar las mismas tareas.
"Ante la ausencia de comunicaciones durante las primeras semanas después del paso de los huracanes y la necesidad urgente de limpiar los canales de riego para evitar un desbordamiento adicional, los administradores y supervisores de estas áreas, con permiso de la administración, procedieron a identificar los recursos de personal de emergencia que necesitaban. Una vez hubo acceso vehicular a esas áreas, el personal de las oficinas centrales de la AEE se movilizó para completar el proceso de contratación de los empleados de emergencia", expuso la AEE.
DOS ADVERTENCIAS
Según la AEE, de los 46 familiares reclutados, 41 seguían laborando hasta el pasado 3 de julio.
La corporación pública no ofreció los nombres de los cinco empleados que ya no están en servicio. Solamente especificó que los trabajadores se contrataron por términos de 90 días, seis meses y un año.
En su autorización, Rosario Vega le advirtió al director y principal oficial ejecutivo de la AEE, Walter M. Higgins, que la Ley Orgánica de la Oficina de Ética Gubernamental (Ley 1-2012) "establece una prohibición al nepotismo".
Señaló, por lo tanto, que, si la AEE interesa renovar o modificar los contratos, "deberá acudir nuevamente y con anterioridad" ante la dependencia para la evaluación correspondiente.
Rosario Vega también advirtió que su autorización no pasa juicio sobre la idoneidad de las 46 contrataciones "a la luz de las más sanas normas de administración presupuestaria de la AEE", así como demás aplicaciones de aspectos organizacionales internos que tengan que considerarse.
"Esta autorización está basada estrictamente en los hechos particulares sometidos ante nuestra consideración, y no se extiende a hechos o elementos que no fueron informados", recalcó.
La AEE informó que el trabajo del personal de emergencia se extenderá "solo hasta el período acordado con cada empleado" y aprobado por las agencias. "Cuando expiren sus términos de contratación, este personal se separará de empleo", indicó.
"NO RECOMENDADA"
Para el profesor de la Escuela Graduada de Administración Pública de la Universidad de Puerto Rico Víctor Rivera Hernández, la contratación de familiares en el gobierno es una "práctica no recomendada, que pudiera incumplir con referentes éticos".
"Si se tira un poco más la línea, pudiera ser parte de una conducta de actos de corrupción administrativa", expuso Rivera Hernández, tras señalar que ejecutivos, gerentes, supervisores y hasta unionados deben evitar situaciones como la reportada en la AEE después de los huracanes.
A su juicio, aunque existan órdenes ejecutivas que flexibilizan las contrataciones y autorizaciones de la Oficina de Ética Gubernamental, "siempre hay que tener sumo cuidado y circunspección" al traer personas o firmas bajo contrato en emergencias.
Rivera Hernández alertó que, en emergencias, pudiera traerse personal bajo dos escenarios: contratos per se (con fecha de comienzo y terminación) y contratos para puestos vacantes.
"Si fuera un mero contrato, lo importante es que, una vez se sale de la emergencia, se valide la documentación y los requisitos que hacen falta para firmarlo. Ahora bien, si fueran contratos para ocupar vacantes dentro de la AEE, es una práctica peligrosa, podría rayar en la ilegalidad y va en contra de lo que es un proceso de reclutamiento ordinario en una corporación pública", dijo.
"Existe un principio cardinal de que los puestos no se pueden llenar con contratistas. Los contratos están para encomiendas que no están diseñadas para un puesto", agregó.
Rivera Hernández sostuvo que la AEE debió suplir la necesidad de empleados tras los huracanes con "el acervo de candidatos disponibles" que se supone tenga -al igual que todas las corporaciones públicas-, ya sea para emergencias o porque son de difícil reclutamiento.