Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Un premio al esfuerzo y a la lucha por seguir los sueños

UruguayEl Pais, Uruguay 19 de septiembre de 2018

Pasaban pocos minutos de la medianoche del martes cuando Sergio Puglia dio vuelta el sobre que contenía el nombre de la ganadora de esta nueva edición de MasterChef

Pasaban pocos minutos de la medianoche del martes cuando Sergio Puglia dio vuelta el sobre que contenía el nombre de la ganadora de esta nueva edición de MasterChef . Así, el concurso de gastronomía nacional que ha atrapado al público por tres temporadas llegaba a su final con la consagración de Alicia Patella, una diseñadora de 51 años que reside en Salto y que ha tenido una carrera ascendente desde el comienzo del certamen.
Una participante que demostró que con esfuerzo, algo de ingenio y horas de estudio se podía superar a quien parecía ser la favorita, Gisella.
"Esta temporada fue particular" dijo Sergio Puglia a El País, "porque había participantes que tenían una maravillosa técnica y parecían que corrían con el caballo del comisario". En el caso de Patella, Puglia contó que "estuvo en un discreto segundo plano hasta que en un momento hizo un clic y empezó a demostrar que el esfuerzo, estudio y competencia realzaron sus mejores condiciones".
Patella cuenta que fueron muchos los kilómetros los que hizo para llegar hasta esta instancia, y esos "muchísimos kilómetros" fueron tanto literales como figurados, "pero si te quedás en tu casa no haces nada. Hay que moverse" agrega con su impresionante sonrisa, una que no se desdibujó en ninguna instancia de esta temporada.
La carrera de esta nueva participante, que se suma a Nilson Viazzo y María Gracia Sosa como la nueva MasterChef , comenzó un lunes mientras miraba el programa. Con algo de dudas preguntó a sus familiares si les parecía una locura presentarse al programa y desde entonces nada fue igual. Así fueron familiares y amigos los que tuvieron que probar más de 15 veces el mismo plato, o hasta que Alicia estuvo feliz con el resultado, según se comentó en el programa especial que se transmitió el domingo pasado.
Con muchos nervios y recién coronada, Patella tiene un consejo para los jóvenes del interior: "hay que moverse y hay que buscar las cosas, si después las conseguís mucho mejor. Pero no te quedes con las ganas de probar e intentar", dice la nueva MasterChef .
Al comienzo del programa dijiste que nadie daba dos pesos por vos y ahora sos la nueva campeona.> > Así son las cosas. Hoy me mandaron un mensaje, no puedo articular mucho por los nervios, pero me decían: "sos como la selección uruguaya, siempre de atrás, nunca favorita pero entre los mejores". Hace unas horas estaba entre los cuatro mejores y ahora soy la mejor.
Competiste con una edad en la que no necesitas demostrarle nada a nadie. ¿El triunfo es para vos?> > Es para mí y para los jóvenes en realidad, porque es verdad, un joven lo puede aprovechar durante toda su vida, pero lo que se espera de nosotros a nuestra edad es: que te resignes a decir pa, yo lo pude haber hecho cuando era joven. No, lo voy a hacer ahora que soy vieja. Lo voy a aprovechar menos tiempo pero ya está.
¿Vas a seguir cocinando para toda la familia? > > Siempre lo hice, ¿por qué no hacerlo ahora? Aunque por dos días me tomo vacaciones y espero que me cocinen a mí.
El interior quedó representado otra vez, Nilson lo hizo antes y ahora es tu turno.> > En el interior somos muchos y hay muy buenos representantes, hay gente para todo. Hay que animarse, hay que salir y hay que buscarlo.
Tu primer plato en la final fue un flan de espárragos, ¿cómo surge la idea?> > Leyendo libros, hablando con gente y buscando mucho. Traté de buscar ingredientes que fueran cotidianos para mostrar lo que tenemos en el interior, pero en la capital. También busqué productos que se utilizan mucho en la capital, porque a veces al interior no llegan y podemos difundir. Nosotros plantamos espárragos y me pareció buena idea un flan, una cosa cotidiana hacerlo con un producto gourmet y poder mostrarlo para darle una idea a la gente.