Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Puerto recibe a Alvarado con un grito de auxilio

Costa RicaLa Nacion, Costa Rica 13 de noviembre de 2018

En Puntarenas hay desesperación por la falta de empleo y la pobreza. Así lo expresan los camaroneros, que no pueden echar sus redes al mar, y las peladoras de camarón, que hace meses se quedaron sin algo que hacer.

Puntarenas. En Puntarenas hay desesperación por la falta de empleo y la pobreza. Así lo expresan los camaroneros, que no pueden echar sus redes al mar, y las peladoras de camarón, que hace meses se quedaron sin algo que hacer.
Viven en desasosiego los comerciantes, quienes dependen del turismo, que no repunta, y las familias en situación de pobreza extrema, que necesitan las ayudas del Gobierno, las cuales -afirman- no les llegan a quienes verdaderamente las requieren.
El presidente de la República, Carlos Alvarado, intentó tranquilizar a toda esa gente ayer, durante la primera gira que hace a la ciudad de Puntarenas desde que asumió el poder, en mayo pasado.
En la plaza del Pacífico, Alvarado, sus ministros y presidentes ejecutivos expusieron un paquete de ayudas inmediatas para Puntarenas y otras que, sostuvo, darían resultados a mediano y largo plazo.
La población del principal puerto del Pacífico central no recibió con aplausos al mandatario. Ni siquiera lo hicieron cuando enumeró, una a una, las acciones que prometió para reactivar la ciudad.
Promesas. Alvarado dio a conocer una estrategia para transformar la pesquería, para diversificar la captura de especies y para que los pescadores exploten más el atún.
También anunció una campaña para promover que los costarricenses regresen a Puntarenas a vacacionar.
El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) presentó capacitaciones para los pescadores, y el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop) anunció un ferri entre Costa Rica y El Salvador.
Alvarado también trató de calmar los ánimos crispados de los puntarenenses con la noticia de la construcción de un hospital de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), con 350 camas, y la apertura de un nuevo Ebáis en Chacarita.
Hasta prometió inyectar ¢200 millones al Estadio Municipal Miguel Ángel Lito Pérez, y ampliar el principal cuello de botella del cantón: la Angostura.
Pero los anuncios que hizo el mandatario no tranquilizaron del todo a los dirigentes de los sectores más perjudicados de la provincia. Por ejemplo, Marita Quesada, peladora de camarón, afirmó que a ella de nada le sirven los anuncios si hoy amanece sin nada para darles de comer a sus tres niños.
El presidente aseveró que su gobierno no pretende cerrar la pesca en Puntarenas.
No obstante, les pidió a los habitantes adecuarse a la opción rápida de ampliar, en los próximos meses, las licencias para la pesca de atún.
Además, llamó a los puntarenenses a tener paciencia para llevar a cabo estudios científicos acerca de la viabilidad de implementar nuevas prácticas para la pesca de camarón.