Domingo, 18 de Noviembre de 2018

"El boom que tuvo el BNS fue un fenómeno social"

UruguayEl Pais, Uruguay 17 de noviembre de 2018

Hoy y todos los jueves de julio a las 21

Hoy y todos los jueves de julio a las 21.00, el Teatro Victoria está dando Madrecita santa , un espectáculo de danza de Andrea Salazar, con dramaturgia de Jimena Márquez, que lleva adelante la Compañía de Danza Martín Inthamoussu. Coreógrafa y bailarina, Salazar cuenta con una larga experiencia dentro y fuera del Ballet Nacional Sodre, hecho que la convierte en una espectadora privilegiada del ambiente de la danza local.
-A veces la danza contemporánea ha sido y es muy hermética acá en Montevideo. > > -No sé si hermética, pero me ha sucedido de tratar de que gente conocida vaya a ver piezas contemporáneas, y no me ha resultado. No les resultaban atractivas las propuestas. Incluso a mí tampoco. Yo trato de hacer algo un poco diferente, que además es lo que más me gusta, mezclando un poco más la parte teatral. También me gusta trabajar mucho los textos, y eso lo hace un poco diferente, quizá más interesante.> > -Es fácil para el espectador primerizo decepcionarse. > > -Sí, es necesario que esa persona que no va nunca, que nunca ve una obra, se asombre con la danza contemporánea, la vea como algo bueno, que le motive a ver otras cosas. A veces eso no sucede. Creo que en teatro pasa lo mismo. Vas a ver una mala obra, y si no sos un espectador muy asiduo, te quedás con esa impresión. Te quedás con la impresión de ‘no quiero ver algo así’.
-Vos entraste al Ballet del Sodre hacia 1990 y trabajaste allí 24 años. ¿Qué diferencias ves entre el viejo cuerpo estable de ballet oficial y el actual? > > -Yo pasé momentos muy buenos y otros no tanto en el ballet del Sodre de antes. Teníamos menos constancia, menos perseverancia. Había menos dinero para el ballet, y los directores lograban menos cosas. Había inconstancia en las producciones, y al no tener sala teatral, el bailarín estaba bien técnicamente, pero necesitaba trabajar más. Trabajar más tiempo, ensayar más. Cuando yo empecé en el ballet oficial, había problemas locativos, los lugares de trabajo estaban mal, las escaleras, las duchas, cosas que no estaban bien. Eran muchas cosas que hoy no suceden, y eso también hace a un bailarín. Porque morirte de frío bailando, te podés lastimar. No es que no quisiéramos bailar, pero a veces había que suspender funciones. Se perdía público.> > -Luego vino la era de Bocca. > > -Julio Bocca logró muchas cosas por ser Julio Bocca, y recibió un apoyo incondicional. Cuando llegó Julio, yo ya era bastante veterana, nos dimos cuenta que iba a haber una renovación. Y fue un boom. No sabemos todavía cómo salió el éxito que tiene, el público que tiene. Porque es un fenómeno el público que logró. Ahora se venden 20 mil entradas, y antes no se vendían. El boom que tuvo el BNS fue un fenómeno social, porque está yendo gente que no iba a ver danza clásica. Es rarísimo: alguien lo tendría que estudiar. Es buenísimo que la compañía esté así, y que siga con ese legado con Igor Yebra.
-Contame de Madrecita santa .> > -Trata sobre la relación entre mujeres, madre, hija, investigando desde temas cotidianos. Los tratamos desde distintos lados, para que no fuera una impronta revolucionaria feminista. Simplemente mostrar lo que era, y por lo que pasamos todas las generaciones. Por eso en la obra también está mi mamá, que tiene 80 años. Me gustó que estuviera ella, que no es ni actriz ni bailarina. Una mujer común, aunque ha visto danza toda su vida. Para ver cómo ella podía convivir con esta obra que tiene cosas tan cotidianas, pero que se cuentan a través del arte.