Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

¿Qué sigue para Cristiano y el Madrid luego de su divorcio?

ColombiaEl Tiempo, Colombia 19 de septiembre de 2018

Pablo Romero - EL TIEMPO @PabloRomeroET
Hay vida después del Real Madrid

Pablo Romero - EL TIEMPO @PabloRomeroET
Hay vida después del Real Madrid. Cristiano Ronaldo no lo dice, pero es lo que deja flotando con su traspaso a la Juventus. Su carrera exitosa, aún lejos de la decadencia, seguirá su curso en Italia, para lamento de la Liga de España y para tristeza de los madridistas, que seguro ya lo extrañan; y para felicidad de los hinchas de la Juve, que un día lo aplaudieron por respeto y ahora lo harán por convicción. Si en el Madrid le abrieron las puertas y no atajaron su indecisión, en Juventus lo esperan de pie, alistan los redoblantes para recibirlo y convencerlo de que decidió bien, de que allí será feliz y los hará felices. Ronaldo se expone a nuevos desafíos lejos de la comodidad de la casa blanca en la que estuvo por 9 años. Pero Ronaldo es un futbolista de retos, capaz de hacer lo impensado. En la cancha o afuera. ‘No me creen capaz de irme, pues me voy’ sería una de sus frases, que no se dicen pero que flotan, como flotó él en Turín con una chilena que todos allí recuerdan. Llega al equipo más grande de Italia y a uno de los más grandes de Europa. Allí, Cristiano empezará a dialogar -al menos mientras se dan los movimientos obvios luego de semejante operación de 105 millones de euros- con Chiellini, Marchisio, Dybala, Mandžukic, el colombiano Cuadrado -quien ayer le cedió la número 7- y los demás. Él sabe que llega con un lugar fijo: con el número reservado en la camiseta y en la cancha. Llega para liderar, para hacerse rodear y hacerse querer de esos jugadores que en las últimas dos Champions lo sufrieron, y quizá lo odiaron. Pero ¿quién lo va a odiar ahora allí? Un factor elemental en el fútbol es que con los mejores es más fácil ganar, y Cristiano es uno de los dos mejores. Con él en la línea del frente, Juventus puede aspirar a la conquista europea que ha tenido cerca en los últimos años. Además, llegarán hombres de sus entrañas. Desde ayer ya se especula con que el portugués habría pedido a Marcelo, el lateral del Madrid y quizá el mejor lateral del mundo. Eso sí, allá esperan mucho de él. Pero él sí que sabe de presiones. Tendrá un nuevo técnico, un italiano, Massimiliano Allegri, otro que tuvo que padecer a Ronaldo como rival, que tuvo que quemar neuronas para saber cómo controlarlo en las dos últimas Champions, y fracasó. Allegri debe estar saltando ahora en una pierna. Si en Italia Juventus lo gana todo casi siempre (como los últimos siete torneos de Serie A consecutivos, cuatro con Allegri), pues le hace falta la Champions que se le escapa desde 1996. Así que no es ningún misterio que Juventus va por la Orejona y ahora tiene más formas de ganarla. Aunque, como se trata de Cristiano, es predecible que él quiera ganar todo en Italia. Un vacío en el Madrid Y mientras en Italia celebran la llegada de semejante estrella y la camiseta ya se vende como arroz, en España debe haber nostalgia, un vacío, no solo en el Madrid, incluso en el Barcelona, en Messi, que ya no tendrá a su más duro rival. Ahora el equipo blanco tiene que dar un golpe de opinión, uno que controle el malestar y que disimule el llanto. Necesita una superfigura que se pueda poner la 7, aunque esta debería guardarse ya en el museo del Bernabéu y no volverse a tocar. Tremendo reto para Lopetegui, el nuevo DT blanco, que no tendrá en su proyecto a Cristiano. Y como se trata del Real Madrid, se sabe que está obligado a ganar otra Champions, así tenga un cráter en el ataque y en el alma de los hinchas. Pero claro, este equipo ya ha sabido ser ganador con otros y sin otros. Dirán los madridistas, para levantar la cara y mantener intacto el orgullo, que si hay vida después del Madrid, también habrá vida después de Cristiano. Pero eso está por verse.