Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Intendencias polemizan por guardias municipales

UruguayEl Pais, Uruguay 17 de octubre de 2018

En momentos en que las intendencias se embanderan con el combate a la delincuencia, el intendente de Florida, Carlos Enciso, calentó ayer la interna de la sesión del Congreso de Intendentes con su propuesta para crear una guardia policial municipal, similar en su concepción a la que ya existe en la Capital Federal en Argentina y en cada una de las 23 provincias del país vecino

En momentos en que las intendencias se embanderan con el combate a la delincuencia, el intendente de Florida, Carlos Enciso, calentó ayer la interna de la sesión del Congreso de Intendentes con su propuesta para crear una guardia policial municipal, similar en su concepción a la que ya existe en la Capital Federal en Argentina y en cada una de las 23 provincias del país vecino.
El tema no estuvo planteado arriba de la mesa en el Congreso. Sin embargo, fueron varios los jefes comunales que se pronunciaron a favor y en contra de la iniciativa. La propuesta que ya está a consideración del Ministerio del Interior y a la que ya accedió El País, dispone la contratación de seis "policías eventuales" para la Guardia Departamental.
Enciso dijo a El País que "la guardia municipal es la consecuencia final de un proceso que empezó con las cámaras de videovigilancia y va a terminar en algo virtuoso que es generar una guardia que tiene un componente directo de capacitación y asistencia de personal policial y también una guardia propia que tiene una competencia disuasiva con móviles, presencia en plazas y en lugares públicos en los que hay una cuestión vinculada al vandalismo y al desorden".
Su idea fue descartada de plano por intendentes del Frente Amplio e incluso de su propia colectividad, el Partido Nacional. Fueron los casos de los intendentes de Maldonado, Enrique Antía, y de Durazno, Carmelo Vidalín. Sin embargo, la propuesta no disgustó a la intendenta de Lavalleja, Adriana Peña, ni al intendente de Rivera, Marne Osorio quien preside desde ayer el Congreso.
Para el intendente de Montevideo Daniel Martínez, "las intendencias estamos vetadas a meternos en el tema de la seguridad". No obstante, la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) "sí ha pensado en un modelo que es de colaboración, no armable ni nada por el estilo", apuntó. Según supo El País, la comuna tiene un proyecto por el cual la Inspección General pasaría a ser un "agente de convivencia (porque) la convivencia es un elemento fundamental de la seguridad". Agregó que "implica ayudar al respeto de las normativas desde un lugar diferente". "La Policía tiene una función de prevención y represión, constitucionalmente las intendencias no tienen potestad en la seguridad pública", sostuvo
La propuesta de Enciso que busca combatir la delincuencia propone apenas seis guardias armados para apoyar a la Policía, en aquellos casos que sean necesarios. "¿No hay que ver legislación comparada como ya existe en muchos países de América Latina?, ¿no hay que abrir la cabeza y generar un debate para que en algunas competencias las capitales departamentales puedan tener su propia policía?", se preguntó Enciso. "Algunos intendentes de la bancada lo ven muy interesante", dijo. Si bien no apoyan la creación de la guardia municipal, sí le comunicaron que "cayó bien" que se planteen propuestas al problema de la inseguridad.
Fue el caso de la intendenta Adriana Peña, quien señaló a El País que si bien no tuvo aún acceso al proyecto de Enciso "si me dan los fondos que corresponden, estoy totalmente de acuerdo (...) aquí lo importante es colaborar con todas las ideas que sean posibles para que la gente viva en paz y tranquila". En mayo Peña reclamó al gobierno que los militares comiencen a patrullar las calles de la ciudad de Minas, luego de una serie de enfrentamientos armados entre familias rivales. Consultada por Telenoche había señalado: "Esto tiene que parar, estamos en estado de guerra". En la misma vereda, se paró ayer Osorio quien señaló a El País que "si la propuesta viene acompañada de un marco institucional y presupuesto, claro que sí".
Sin embargo, el intendente de Durazno Carmelo Vidalín fue uno de los jefes comunales más enfáticos en rechazar la propuesta de su par de Florida. "Entiendo que tenemos una carta magna que es la Constitución de la República y como tal la tenemos que respetar, no corresponde a los gobiernos departamentales, ni a las intendencias, o alcaldías, ocuparse de la seguridad". Vidalín entiende que "lo que hace falta" es "un diálogo muy profundo" entre el Ministerio del Interior, la Fiscalía General de la Nación y la Suprema Corte de Justicia: "Que se pongan todos la camiseta del mismo equipo", pidió en tono de reclamo a las autoridades nacionales para responder a la inseguridad. En la misma línea se mostró ayer el intendente de Maldonado, Enrique Antía: "Tenemos claro que la seguridad es responsabilidad del gobierno nacional y que podemos desde las intendencias colaborar. En Maldonado hubo una guardia que fue un verdadero fracaso", sostuvo.
El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, dijo ayer a El País que la propuesta de Enciso "me parece que no ayuda, al revés, tenemos el ejemplo enfrente de Argentina, donde hay líos entre la Policía Federal, la Bonaerense y la Municipal". Como ejemplo, señaló que no ha sido buena la experiencia con serenos en lugares públicos ya que carecen de herramientas y "no están preparados para eso". Este año Orsi encabezó varios reclamos por mayor seguridad que le costaron la crítica de algunos sectores dentro del propio oficialismo. Por ejemplo, utilizó la expresión "ellos y nosotros" en su cuenta de Twitter al hacer referencia al robo número 11 en una escuela de Canelones.
Por otra parte, varias intendencias, entre las que se encuentra la de Canelones, colocaron un sistema de videovigilancia con cámaras para ayudar a la Policía en el combate a la delincuencia. Uno de los casos más emblemáticos fue el del departamento de Maldonado en el que se logró disminuir un 32% las rapiñas y un 54% los arrebatos en 2017 en comparación con 2016 (año en que se instalaron estos dispositivos) gracias a la colocación de 1.200 cámaras en todo Maldonado que fueron compradas por la comuna.
El Ministerio del Interior informó la semana pasada que en el primer semestre del año se registró un aumento del 55,8% de las rapiñas y de 66,4% en los homicidios en comparación con el mismo período de 2017. Así, la cantidad de homicidios pasó de 131 entre enero y junio del año pasado a 218 en el mismo período de 2018. La principal causa de los homicidios durante el semestre fueron los conflictos entre criminales o ajustes de cuentas, que llegaron a ser el 40% de los casos, informó la secretaría de Estado.