Domingo, 18 de Noviembre de 2018

Poderosa Glenn Close como "la esposa buena"

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 18 de noviembre de 2018

El despliegue de talento de la extraordinaria actriz Glenn Close es la razón principal para ver "The Wife", el excelente drama de Sony Pictures que estrena hoy en Puerto Rico

El despliegue de talento de la extraordinaria actriz Glenn Close es la razón principal para ver "The Wife", el excelente drama de Sony Pictures que estrena hoy en Puerto Rico.
Gran parte del atractivo del nuevo filme del director Bjorn Runge ("Daybreak") es la forma nueva e inesperada en que la protagonista logra evocar la complicada vida interior del personaje titular.
Aunque la actriz claramente es el ancla dramático de la producción, tanto la estructura del guion como la dirección de Runge están diseñados para que el espectador posea la certeza de que sabe cómo va a concluir la historia para luego toparse con varias sorpresas, las cuales colocan el trabajo de la veterana y galardonada actriz, junto al resto del elenco en un contexto más complejo.
"The Wife" es una adaptación de la novela homónima de Meg Wolitzer y se presenta como un estudio de la dinámica del matrimonio entre Joan Castleman (Close) y su esposo, un destacado escritor.
El filme comienza con la pareja a la expectativa de que la nueva novela de Joe (Jonathan Price) pueda ser reconocida con el Premio Nobel de Literatura. Cuando esto sucede, la trama del filme presenta la jornada particular de esta pareja de camino a la entrega de este importante galardón, mientras la protagonista aparenta lidiar con haber sacrificado sus aspiraciones como escritora para apoyar incondicionalmente el talento de su esposo.
Dar más detalles sobre la trama sería arruinar el dramático maratón de golpes, que son presentados con elegancia, complejidad y sutileza durante el segundo y tercer acto del filme.
Lo que sí se puede decir es que nada es lo que parece. Esto incluye la supuesta dinámica tradicional que hay en el matrimonio de los Castleman.
Aunque la dirección del filme claramente utiliza la interpretación de Close como su recurso principal, la misma se encarga de que el resto del elenco entre en su misma frecuencia dramática. Las escenas entre Close y Jonathan Pryce son una clase maestra de actuación.
Ella aparenta ser el eje inquebrantable del huracán de sus vanidades e inseguridades, pero cuando hay un cambio en la dinámica de poder en la relación, el trabajo de ambos actores es aún más fascinante.
Mejor aún son las escenas de Close con Christian Slater, quien interpreta a un escritor que está obsesionado con escribir la biografía de su talentoso esposo. En estas escenas, la protagonista da las primeras claves de que su personaje es mucho más que el arquetipo de la esposa sufrida y es un verdadero deleite ver cómo Slater iguala la sutileza de la interpretación de Close.
Aun con todo esto a su favor, "The Wife" no es una propuesta cinematográfica perfecta.
De todo el elenco, Max Irons que interpreta al hijo menor de los protagonistas, es el único que entrega una interpretación simple y unidimensional. Y la conclusión del filme es efectiva, pero un poco apresurada.
Afortunadamente, estos pequeños tropiezos no le restan nada al placer de ver a Glenn Close en la pantalla grande encontrar formas nuevas de seguir expandiendo su talento.