Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Hacienda planea colocar deuda en el extranjero

Costa RicaLa Nacion, Costa Rica 19 de septiembre de 2018

El Ministerio de Hacienda hace un nuevo intento por vender un contrato de colocación, que es una figura que permite a bancos internacionales comprar los bonos del Gobierno para colocarlos entre inversionistas extranjeros.

El Ministerio de Hacienda hace un nuevo intento por vender un contrato de colocación, que es una figura que permite a bancos internacionales comprar los bonos del Gobierno para colocarlos entre inversionistas extranjeros.
El contrato sería para suplir recursos que esa cartera requiere para los próximos meses debido a la baja registrada en recaudación de impuestos.
'Tesorería Nacional comunica al mercado financiero y bursátil que realizará una reunión o audiencia precartelaria con todos los puestos de bolsa autorizados y bancos del sistema bancario nacional, en apego al Reglamento de Intermediación y Actividades Complementarias (RIAC) que estén interesados en postular sus ofertas para la contratación de un intermediario que preste los servicios de colocación y distribución de valores mediante el mecanismo de contratos de colocación de deuda interna', dice el comunicado de hecho relevante.
La actividad será el martes 18 de setiembre, a las 2:30 p. m., en la Sala Multiusos de Hacienda, según el boletín publicado este 13 de setiembre.
El 8 de noviembre del 2017, el Ministerio había informado al mercado de valores local sobre la apertura de la recepción de ofertas para la colocación de títulos de deuda interna mediante ese nuevo mecanismo.
Nueve días después, la entidad informó de que recibieron cuatro ofertas por $3.700 millones y que la seleccionada fue por un monto de hasta un máximo de $1.500 millones, a 10 años.
Las autoridades han defendido la legalidad de esta figura, cuestionada por ser deuda que se coloca en el exterior y no pasa por la aprobación de la Asamblea Legislativa.
Intentos. En marzo pasado, Hacienda anunció su decisión de declarar desierta la asignación de $1.500 millones en deuda interna, que pretendía captar por medio de la figura. En ese momento argumentó que no era viable debido a las condiciones financieras que pedían los inversionistas.
En agosto anterior, el Ministerio adelantó que emitiría ¢1,6 billones en títulos de deuda para los restantes meses del 2018, con lo cual garantizará el pago de obligaciones del Gobierno Central hacia final del año.
Rocío Aguilar, jerarca de Hacienda, detalló, en esa oportunidad, que dichas captaciones de recursos y los ingresos provenientes de la recaudación fiscal conseguirán dinero suficiente para pagar salarios, aguinaldos, transferencias corrientes y el servicio de la deuda.
La Nación consultó a la Tesorería Nacional mayor detalle del nuevo contrato; sin embargo, señalaron que no pueden dar más información que la que contiene el hecho relevante.
Más ordenado. 'Me parece que a diferencia del proceso fallido, este se lleva con más orden y transparencia. Esta opción del contrato de colocación es casi obligada dadas las limitaciones del mercado local', dijo José Rafael Brenes, director de la Bolsa Nacional de Valores.
Brenes argumentó que el hecho de que las condiciones sean compartidas previamente para todos los participantes está indicando que Hacienda tiene mucho interés en que ese proceso se haga de una forma que luego no pueda ser reversada por errores formales.
Para Brenes, la expectativa de tasas en el mercado local es muy alta, y Hacienda no ha querido colocar a tasas que el mercado le ha venido pidiendo; por lo tanto si pueden hacer una colocación donde puedan participar inversionistas extranjeros, el Gobierno podría buscar condiciones más favorables.
La Contraloría General de la República advirtió la desmejora que ha tenido la estructura de la deuda interna, cuyo porcentaje a menos de un año pasó de 15% en el 2016 a 18% en el 2017.