Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

Desde José Mujica hasta un yuyero acompañaron el sepelio de Omar Gutiérrez

UruguayEl Pais, Uruguay 12 de diciembre de 2018

carlos reyes / san josé
Justo a los fondos del histórico Teatro Macció de San José queda la empresa fúnebre Abbate y Cía

carlos reyes / san josé
Justo a los fondos del histórico Teatro Macció de San José queda la empresa fúnebre Abbate y Cía., como si la casualidad hubiese establecido una relación entre la casa de los artistas y el lugar de despedir a los fallecidos. Allí, en la puerta de una casa antigua, donde funcional la funeraria, José Mujica es uno más de los muchos que se hicieron presentes para acompañar el último adiós al comunicador.> > "Me trajo hasta acá la necesidad de despedir a un amigo, que aparte de ser un periodista que desacartonó el estilo de la televisión, fue una buena persona en el hondo sentido del término. Se va un hombre bueno, cosa que no es tan común como parece. Y por eso su pueblo lo tiene que recordar", contó ayer a El País Mujica, quien agregó que Gutiérrez lo entrevistó muchísimas veces, y nunca tuvieron ninguna agarrada.
Junto a Mujica, que parecía estar sin custodia, estaba Gerardo Viña, zapatero maragato, locutor de fútbol, quien también contó una de sus anécdotas que lo vinculan a Gutiérrez. Viña le había pedido a Gutiérrez si no le organizaba algo por radio para promover su negocio. Y Gutiérrez promovió por radio que quien llevara una mosca a la zapatería de Viña, participaría de un sorteo por un par de championes. Tan eficaz fue la ocurrencia que llegaron más de cien personas, con moscas muertas, en sus más diversas formas, movidos por la extraña campaña publicitaria.> > Mientras eso sucedía, decenas de personas se sumaban al cortejo que partió de allí, para ir hasta el Cementerio de San José, donde una verdadera multitud esperaba en la puerta. Artistas y políticos se perdían entre la masa de gente, muchos vecinos, además de los familiares y amigos del fallecido periodista. Desde Fata Delgado hasta Álvaro Navia, desde Jorge Larrañaga hasta José Luis Falero, el intendente del departamento, numerosas autoridades y compañeros de carrera se sumaron al sepelio.
A las tres en punto de la tarde de ayer el cajón fue conducido por el camino central del cementerio, y entre quienes cargaban en ataúd estaba en cómico Navia, quien luego comentó a El País: "Vivo este momento con mucha tristeza, pero también con la certeza de que Omar se fue como se tenía que ir, con el cariño de la gente". > > El cómico recordó la generosidad que le brindó siempre Gutiérrez. "Desde que los dos estábamos trabajando acá en San José: él tenía una discoteca muy importante y prestaba los equipos. Después tuve la oportunidad de trabajar con él, y de ser amigo. Y compartir cenas, almuerzos, calenturas. Siempre recordábamos que una noche nos quedamos en el mismo hotel, y no había camas de una plaza, y tuvimos que dormir en una cama matrimonial. Siempre nos quedó esa anécdota graciosa", recordó el humorista.>
A la hora de decir una palabras junto al féretro, Toto Da Silveira acaparó la atención de la nutrida concurrencia, contando algunas anécdotas divertidas, que hasta hicieron reír un poco, en medio del clima de duelo. Y la nota más insólita la dio Federico Novis, un yuyero ambulante, quien interrumpió el sermón del cura para pedir si podían poner un pequeño paquete sobre el cajón.>