Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Claudia Di Girolamo: "No hubo conversaciones para seguir en TVN"

ChileEl Mercurio, Chile 15 de noviembre de 2018

La actriz habla sobre su salida de la señal, el fracaso de su última teleserie "Dime quién fue" y su llegada a Canal 13 con "La reina de Franklin".

Fueron 28 años los que la actriz Claudia Di Girolamo estuvo alejada de Canal 13. En TVN, donde armó gran parte de su carrera, tuvo su último rol este año en la teleserie nocturna "Dime quién fue", la menos exitosa en su horario. "Creo que quizás no era el momento para algo así. Quizás había que esperar para hacer una teleserie tan oscura y dramática", plantea.
Ahora el escenario es distinto. Como antagonista de Javiera Contador en la próxima vespertina de Canal 13, "La reina de Franklin", vuelve a la televisora, pero contratada por la productora AG TV, liderada por Pablo Ávila, con quien trabajó en los noventa en la "época de oro" de las teleseries.
"(Ávila) me abrió los brazos y me dijo: 'Vas a estar conmigo, no te preocupes'. Estoy agradecida de él y conmovida por cómo me recibió y acogió", dice. "Ahí (en TVN) me echaron no más, no hubo conversaciones para mantenerse ni nada".
Sobre su última ficción en la señal pública, afirma: "Quizás la audiencia quería ver algo más chispeante y alegre, pero es parte de cómo se hacen las cosas y uno nunca sabe si te va a ir bien o mal, porque no era una mala idea".
En "La reina..." Di Girolamo será Julia Tocornal, empresaria inmobiliaria que quiere hacerse con un galpón administrado por Yolanda (Javiera Contador) para construir un edificio. La temática, distinta a las próximas ficciones de las otras televisoras -"Isla paraíso" (Mega), "Amar a morir" (TVN) y "Luchita Rivera" (CHV)- , tiene tintes de comedia.
¿Cómo ve la competencia? "Este es un país chico, pero la TV no es un lenguaje que se vaya a terminar. Existe la amenaza de que va a ser reemplazada por varias plataformas, pero uno siempre se sienta y prende la tele y la gente ve las producciones locales, porque son nuestras y hablan de nosotros, porque nos representan o no. Y lo que hacen es que la cabeza te empieza a funcionar distinto", afirma.