Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

Los paseos inolvidables para los que pasan este "18" en Santiago

ChileEl Mercurio, Chile 19 de septiembre de 2018

Llegar caminando hasta saltos de agua, conocer un sitio donde pueden verse hasta 100 cóndores en vuelo y pedalear por rutas campestres son algunas alternativas.

Quedarse en Santiago también puede ser un buen panorama para este Dieciocho. Jaime Cruz, presidente del Club Trekking Santiago asegura que puede ser el momento perfecto para conocer los cerros que rodean la ciudad.
Una de sus recomendaciones es ir a la quebrada de Macul y realizar un recorrido de cerca de dos horas hasta una pequeña cascada. "Es un camino sencillo y se puede ir con niños, quizás desde los ocho, diez años. Más pequeños habrá que llevarlos a cuestas, pero de esas edades llegan antes que los papás".
Desde la cascada se pueden ver árboles nativos y si se tiene suerte, algún huidizo zorro culpeo.
También en Peñalolén está el parque Cantalao, donde se puede elegir entre un camino de una hora y otro de dos. Ambos llegan a miradores desde donde se ve Santiago.
Para quienes tienen mejor estado físico, la recomendación es ir al Parque Natural Aguas de Ramón. "Este parque también tiene una cascada, pero está más lejos, son cuatro horas de ida y tres horas de vuelta, pero lo lindo es que se llega a un salto grande, de unos 40 metros", dice Cruz
El Santuario de Yerba Loca es el sitio que recomienda si lo que se quiere es pasar una noche en la naturaleza. El sitio cuenta con baños y zonas para acampar cerca del estacionamiento, pero también se puede caminar tres horas hasta una zona llamada "La lata" donde es posible armar carpa. "En las noches, las estrellas se ven espectaculares".
Imperdibles en primavera
Pero quizás, más que caminar quiere admirar las aves, que por esta época comienzan a aparecer en la ciudad, como el fío fío, que para los ornitólogos anuncia la llegada de la primavera. En esos casos, Rodrigo Barros, presidente de la Red de Observadores de Aves de Chile (ROC), dice que aunque basta con ir a cualquier parque para observar a estos animales, hay sitios, como el cerro San Cristóbal, donde se pueden observar más especies.
"Este es un buen momento para ver aves. Muchas están empezando la época de reproducción, entonces están más activas. Los machos de loicas o tencas, por ejemplo, cantan de manera más vistosa en los puntos altos".
Subiendo hacia Farellones y en toda la zona precordillerana se pueden ver especies distintas a las de la ciudad. "La turca es endémica de Chile y tiene un canto que es el sonido incidental de esos cerros", dice Barros. Algo similar ocurre en el Parque Mahuida y en Bosque Panul.
"El Cajón del Maipo es otro sitio súper interesante para observar aves. Si uno va más arriba de San Gabriel se puede ver al pato contracorriente. Y si se llega hasta la zona de El Yeso, se pueden ver aves de cordillera, como dormilonas, mineros y con suerte al perico cordillerano".
Los que prefieran ir hacia el norte de Santiago deben detenerse en la cuesta Chacabuco donde pueden ver pasar sobre 100 cóndores. "Si caminas por ahí, con bastante seguridad vas a ver cóndores en la parte alta de la cuesta, porque es un lugar de paso: en la mañana van a alimentarse al vertedero Montenegro, al poniente de ese lugar, y al mediodía suben". En ese sitio también sobrevuelan águilas, aguiluchos, peucos y halcones.
En Los Altos de Cantillana, cerca de Aculeo, por su parte, se pueden ver loicas y tencas en la parte baja. "Y cuando vas subiendo esos cerros aparecen tapaculos y canasteros. Arriba hay robles y en ese lugar también es posible ver cachañas, que son loros. No hay que ir al sur de Chile para ver bandadas de loros".
Entre los humedales, el imperdible es Batuco, dice Barros, donde pueden encontrarse más de 100 especies de aves, entre garzas, patos y taguas. "Como es época de nidificación, es importante mantenerse caminando en los senderos marcados". Además, todavía es posible ver en los alrededores bandadas de 500 piuquenes, un ganso grande, antes de que vuelen a la cordillera a pasar el verano. "Uno no se imaginaría que todo eso pasa en las narices de la ciudad", dice Barros.
En dos ruedas
El periodista Sebastián Montalva, coautor de la guía "Los 25 mejores paseos en bicicleta alrededor de Santiago", recuerda que cerca de la capital hay distintas rutas para pedalear para las que no se necesita ser un experto. "Hay un paseo muy entretenido que es rodear la laguna de Aculeo. Es un paisaje muy campestre que comienza en el puente Pintué. Allí, entre frondosos árboles, una linda iglesia colonial y escenas típicas de campo chileno -es común ver huasos paseando con sus caballos-, hay que subir por la ruta G-54, bordeando la laguna por el sur". "En la primera parte, los árboles hacen túneles naturales, vas mirando las plantaciones frutales y a la izquierda tienes la reserva Altos de Cantillana". Luego hay que seguir el camino interior Rangue, una ruta de tierra. En esa zona lo ideal es ir con mountainbike .
Otro de sus recomendados es un paseo sencillo que comienza en la Municipalidad de Pirque, e incluye al regreso pasar por fuera de la Viña Concha y Toro. Son 18,7 kilómetros de pedaleo. "Pirque tiene casonas con tejas rojas y aunque está cerca de Santiago todavía conserva una atmósfera pueblerina y campestre", asegura Montalva
También aconseja una ruta que comienza en la plaza de María Pinto y que utiliza una extensa ciclovía. En el camino se ven plantaciones de hortalizas y árboles frutales (más detalles en la guía "Los 25 mejores paseos en bicicleta"). "Lo bueno de pedalear es que puedes ir a tu ritmo y es una manera diferente de descubrir los alrededores de Santiago. Y esta época es buena porque todo empieza a florecer".