Jueves, 15 de Noviembre de 2018

Penúltima batalla en la montaña en la Vuelta

ColombiaEl Tiempo, Colombia 15 de noviembre de 2018

Redacción DEportes - el tiempo @eltiempo
Salvo para el belga Jelle Wallays y el noruego Sven Erik Bystrom, que se exprimieron hasta el final para sobrevivir a una fuga y pelear por la etapa 17 de la Vuelta a España, aguantando el empuje de los embaladores, la fracción fue de relativa calma para los candidatos a ganar la clasificación general

Redacción DEportes - el tiempo @eltiempo
Salvo para el belga Jelle Wallays y el noruego Sven Erik Bystrom, que se exprimieron hasta el final para sobrevivir a una fuga y pelear por la etapa 17 de la Vuelta a España, aguantando el empuje de los embaladores, la fracción fue de relativa calma para los candidatos a ganar la clasificación general. La lucha, para ellos, se reanudará hoy, en una etapa que tiene un único premio de montaña, pero en el que se pueden definir muchas cosas. La batalla de segundos está ahí, con el británico Simon Yates al frente, con el español Alejandro Valverde apenas a 25 segundos, y con el colombiano Miguel Ángel López, a 14 segundos del último escalón del podio, que hoy ocupa el sorprendente español Enric Mas. "Las etapas en Andorra decidirán la Vuelta. Espero estar en la lucha por el mejor resultado posible", dijo López al final de la fracción de ayer. La última subida en la etapa de hoy puede que sea tan dura como las anteriores, pero a estas alturas de la carrera, con casi tres semanas y miles de kilómetros en las piernas, las fuerzas están muy justas para todos. La parte más dura está al comienzo de un ascenso de 17 kilómetros, con rampas de hasta el 13 por ciento. De ahí en adelante es un poco más tendido (véase gráfico). "Hay que estar atento todos los días porque hay etapas con situaciones comprometidas. Siempre hay que estar entre los mejores. Andorra es duro. Ahí puede pasar de todo. Se han gastado muchas fuerzas. Si quieres optar a la victoria en esa etapa, tienes recorrido de sobra". La frase es de un gran campeón, el español Miguel Indurain, cinco veces campeón del Tour de Francia, y se la dijo a Radio Marca para analizar lo que viene. La lucha Yates sabe que no la tiene fácil. "Las etapas explosivas de un solo puerto no me gustan. Prefiero más largas con subidas y bajadas, pero entiendo que se incluyan jornadas como las de mañana (hoy), que no sé si son más espectaculares o no", declaró ayer, al final de la etapa. "Valverde y Mas son buenos corredores y mañana intentarán ganar. No tengo dudas de que van a estar activos, pero estoy tranquilo porque conozco bien el recorrido y eso es una ventaja. Además, mi equipo está fuerte y no me faltará apoyo", agregó. Aunque seguramente hoy no se quedará quieto, Valverde le apuesta más a la etapa de mañana, que tiene seis puertos de montaña, tres de primera, uno de segunda, uno de tercera y uno fuera de categoría, en la meta, el Col de la Gallina. "Más decisiva creo que será la del sábado", consideró Valverde, quien busca su segundo título en la Vuelta tras haber ganado la carrera en 2009. ¿Y Nairo? Aunque Yates no descarta aún las opciones del boyacense, campeón de la Vuelta en 2016, la desventaja de dos minutos y 11 segundos en la clasificación general y el hecho de tener por delante a Valverde, lo ponen más en el papel de apoyar la opción de que Movistar pelee la clasificación general. "Nairo ha estado luchando entre los mejores. No ha rematado como nos tenía acostumbrados, pero estar entre los favoritos es importante. No todos los años son iguales. Para Alejandro, tener a Nairo al lado creo que va a ser clave. Si ahora ya ha perdido esas opciones, puede estar a su disposición", agregó Indurain. También está la ilusión de Rigoberto Urán, que busca mantenerse entre los diez primeros de la general de la Vuelta, la única grande en la que no lo ha conseguido.