Miércoles, 17 de Octubre de 2018

El gobierno promueve las Zonas de Oportunidad

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 17 de octubre de 2018

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares presentará legislación en las próximas semanas para eximir del pago de impuestos en Puerto Rico, las ganancias de capital que se generen a través de las Zonas de Oportunidad, una de las nuevas disposiciones en la reforma contributiva federal y que, a juicio del gobierno, podría ser otro vehículo para fomentar la inversión en la isla

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares presentará legislación en las próximas semanas para eximir del pago de impuestos en Puerto Rico, las ganancias de capital que se generen a través de las Zonas de Oportunidad, una de las nuevas disposiciones en la reforma contributiva federal y que, a juicio del gobierno, podría ser otro vehículo para fomentar la inversión en la isla.
En entrevista con El Nuevo Día, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares y el secretario de la Gobernación, Raúl Maldonado, indicaron que la administración se embarcará en una ronda de promoción con banqueros y firmas de inversiones en Estados Unidos para que estas se familiaricen con el incentivo creado con la reforma contributiva federal y que, en el caso de Puerto Rico, prácticamente hace elegible a todo el archipiélago.
El propio Maldonado encabeza la iniciativa de promoción de las Zonas de Oportunidad y el mes entrante, este sostendrá varias reuniones con firmas de inversiones en ciertos destinos de América Latina. Hace unas dos semanas, el exsecretario de Hacienda hizo lo propio, reuniéndose en Nueva York con banqueros de Citigroup, JP Morgan y la firma Samuel Ramírez & Co., entre otras instituciones.
"Entendemos que Puerto Rico es el lugar donde más rentabilidad podrán obtener los inversionistas en todo Estados Unidos", indicó Maldonado al señalar que a diferencia de otras jurisdicciones estadounidenses, la isla ofrece alternativas de negocio variadas, sea en bienes raíces, proyectos turísticos o inversiones directas en empresas.
"Con el dinero de la recuperación que viene por la situación del huracán María, esto viene a complementar, es una iniciativa que viene del sector privado, con muy pocas limitaciones. El Tesoro va a salir con unas regulaciones sobre cómo facilitar esa inversión", dijo por su parte Rosselló Nevares al asegurar que Puerto Rico es el lugar más competitivo, desde la perspectiva de rendimiento, que tendrán los inversionistas.
Las llamadas "OZ" fueron creadas como parte de la reforma contributiva federal, cambios que se viabilizaron bajo la Ley federal de Empleos y Rebaja de Impuestos, una de las principales promesas electorales del ahora presidente Donald Trump. Aparte de reducir la tasa corporativa estatutaria a 21%, el estatuto también permitió que individuos y empresas puedan reinvertir sus ganancias en comunidades deprimidas.
En síntesis, las firmas de inversiones, individuos o bancos que inviertan sus ganancias de capital no realizadas en comunidades deprimidas económicamente tendrán la oportunidad de diferir el pago de impuestos por tales beneficios por al menos 10 años.
Para que una región geográfica de un estado o territorio se identifique como una "OZ", esta debe presentar características de contracción económica y pobreza. Sin embargo, en el caso de Puerto Rico, explicó Rosselló Nevares, básicamente más del 94% de su extensión territorial cumpliría con los criterios de pobreza e ingresos por debajo de la mediana de toda la isla.
La competencia
Puerto Rico busca atraer inversionistas de OZ mientras otras jurisdicciones en Estados Unidos como el Distrito de Columbia y los estados de Colorado y Pensilvania parecen ser más proactivos.
Durante su visita más reciente a Puerto Rico, el secretario del Tesoro federal, Steven Mnuchin, dijo a El Nuevo Día que su administración ayudaría al gobierno de Rosselló Nevares a entender e implementar un programa OZ, lo que podría incluir la visita de algunos de estos fondos de inversión a la isla.
Maldonado sostuvo que la creación de los fondos OZ dejarían réditos de doble dígito a quienes inviertan en estos instrumentos en la isla, pero también las empresas en Puerto Rico tendrían acceso a una nueva fuente de capital que podría ser menos costosa que tomar un préstamo en la banca o los canales de financiamientos tradicionales.
Maldonado sostuvo que como parte de la legislación, se buscará que los inversionistas de Puerto Rico que participen de los OZ, también queden exentos de tributar las ganancias de capital y que los proyectos que reciban fondos OZ tendrían prioridad en los procesos de permisos.
"El mismo beneficio que tendrá el inversionista federal, lo van a tener los inversionistas locales", aseguró Maldonado.
A preguntas de El Nuevo Día acerca de alguna iniciativa específica para dar a conocer posibles oportunidades de inversión, a fin de maximizar el posible influjo de capital que reciba la isla, tanto Rosselló Nevares como Maldonado dejaron entrever que ese ejercicio de selección de prospectos quedaría en manos de los inversionistas.
Sin embargo, otros gobiernos parecen ser más proactivos. La capital federal, por ejemplo, mercadea proactivamente el desarrollo de su frente marítimo en Anacostia y ha identificado 25 áreas para desarrollar iniciativas OZ. Las iniciativas incluyen proyectos de bienes raíces, fomento de pequeños negocios y nuevas amenidades de alimentación y comercio. El estado de Colorado ha lanzado una página web identificando cada una de las regiones elegibles y desarrollará una jornada de presentaciones para inversionistas.
El mejor destino pese a Trump
Rosselló dijo estar convencido de que Puerto Rico será el mejor lugar para atraer fondos OZ. Ello, a pesar de las críticas recientes que Trump hizo del gobierno puertorriqueño, a través de Twitter, incluyendo que en la isla prevalece un desastre administrativo y corrupción.
"Estoy seguro de que podemos convencer a los inversionistas de que Puerto Rico es el destino más competitivo de todo Estados Unidos, dijo Rosselló Nevares.
Acto seguido, el gobernador tomó distancia de las expresiones de Trump, señalando que su administración prefería actuar en lugar de hablar.