Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Valdez denunció coacción para que renunciara a la AUF

UruguayEl Pais, Uruguay 16 de octubre de 2018

EDUARDO BARRENECHE
El expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Wilmar Valdez, ratificará hoy la denuncia por violencia privada contra los dirigentes Arturo del Campo (Danubio), José Luis Palma (Liverpool), el lobista Walter Alcántara y el periodista Julio Ríos

EDUARDO BARRENECHE
El expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Wilmar Valdez, ratificará hoy la denuncia por violencia privada contra los dirigentes Arturo del Campo (Danubio), José Luis Palma (Liverpool), el lobista Walter Alcántara y el periodista Julio Ríos.
En un escrito, presentado en la fiscalía de Flagrancia de 3er Turno, el abogado de Valdez, Pablo Galain, expresa que ese grupo de personas coaccionó a Valdez en una reunión realizada en la casa de Julio Ríos el mediodía del 26 de julio de este año. En el encuentro también participó Del Campo.
El documento, al que accedió El País de fuentes de la investigación, sostiene que además de Alcántara que grabó los audios, hay otros actores Del Campo y Ríos que han coparticipado intencionalmente en la ejecución de la maniobra que tenía como objetivo el alejamiento de Valdez de la AUF.
La denuncia sostiene que el panorama ha quedado más claro con el correr de las semanas y no hay razón para que se excluya de la investigación a los dos mencionados, sin olvidar a Palma, cuya actuación si bien aparece más en segundo plano, de todas maneras requiere un esfuerzo adicional para esclarecerla por parte de la Fiscalía.
La estrategia para alejar a Valdez del cargo tenía como elemento central que si los audios se divulgaban generarían la abdicación de Valdez de su candidatura sin un beneficiario cierto en la competencia, sostiene la denuncia.
En cambio, agrega Galain, el ejercicio programado de la amenaza implícita de divulgación de los audios, transcurrido en el ámbito reservado de la conversación en el domicilio de Ríos y con la participación del beneficiario directo, que era Del Campo, permitía asegurar que en el transcurso de la reunión se operara una auténtica sucesión de candidaturas: de Valdez a Del Campo.
En un principio, Del Campo estaba ajeno a las elecciones a la presidencia de la AUF hasta recibir la invitación de Palma, agrega el profesional.
Galain advierte que este ámbito de reserva, esencial para la prosperidad de la coacción, puede verificarse no solamente por la actuación de los protagonistas, sino por una seguridad que aparece de manifiesto en toda la investigación: la de que nadie fuera del círculo íntimo de las personas que actuaron concertadamente se habría de enterar del contenido de los audios. Y agrega que esta es la garantía que constituye Alcántara, quien lejos de divulgarlos a los cuatro vientos, los entrega en reserva a Del Campo bajo el entendido de que es ella misma la que asegura el resultado pretendido: una vez más, la renuncia de Valdez a su candidatura.
La denuncia expresa que, con el alejamiento de Valdez, Del Campo se beneficiaría al postularse como candidato a la presidencia de la AUF y Julio Ríos obtendría una noticia exclusiva con la renuncia de Valdez ante cámaras en una entrevista realizada el domingo 29 de julio de 2018.
Según Galain, la amenaza de divulgación perfeccionó el delito de tendencia en el sentido de que no se requiere el logro efectivo del propósito: basta el ejercicio de la violencia que, en el caso, es la amenaza.
Pero, sostiene la denuncia, parece obvio que los actores de este proceso llegaron a una etapa ulterior: la renuncia de Valdez.
En tanto, Alcántara obtendría el beneficio de un trabajo por participar en la maniobra contra el entonces presidente de la AUF.
En un audio, que la Policía Científica extrajo del celular de Alcántara, este dice a una persona llamada "Ale" que el plan original fue diseñado junto a Palma y Del Campo.
"Vas a empezar a escuchar unos audios viejos, esto fue una decisión tomada acá por Palma y Arturo si yo lo quería bajar o no a Valdez y decidí que sí, así que Valdez deja, se baja de la presidencia por mí".
Consultado por El País, Galain declinó ayer hacer comentarios sobre la ampliación de denuncia de Valdez.