Martes, 18 de Diciembre de 2018

QuÉ tuvo que ver cristóbal colón con la

ColombiaEl Tiempo, Colombia 18 de diciembre de 2018

RUEDA DE CHICAGO
Si no hubiese sido por la iniciativa del presidente Benjamín Harrison, de lanzar la Exposición Internacional de Columbus, en homenaje a Colón, hace ya 125 años, posiblemente nunca se hubiera hablado de la famosa Rueda de Chicago, que en realidad se bautizó originalmente como la Rueda Ferris

RUEDA DE CHICAGO
Si no hubiese sido por la iniciativa del presidente Benjamín Harrison, de lanzar la Exposición Internacional de Columbus, en homenaje a Colón, hace ya 125 años, posiblemente nunca se hubiera hablado de la famosa Rueda de Chicago, que en realidad se bautizó originalmente como la Rueda Ferris. La ciudad de Chicago se ganó la sede del evento, con un atractivo proyecto, que superó las propuestas de Nueva York, Washington D.C y San Luis de Misuri, que contenía un complejo urbanístico avanzado para su época, con un mirador en movimiento al estilo de una rueda de bicicleta, desde el cual los asistentes pudieran observar el panorama ferial. Pero en una actitud parecida a la que se despertó, cuando Rusia se adelantó con el primer vuelo espacial, Estados Unidos quería demostrar, en el fondo, que podía igualar o superar, el suceso de París, que tres años antes había erigido su Torre Eiffel, en medio de coloridos y esculturales jardines. De ahí que pusieron en marcha la construcción de una plaza, presidida por un monumento a Colón y rodeada de 14 elegantes edificios blancos, de predominante arquitectura francesa, en uno de cuyos costados se levantaría la rueda de un poco más de 80 metros de altura, que se constituirá en la atracción principal de exposición que se extendería por seis meses. Las obras quedaron listas en 26 meses y el presidente Harrison, hizo su inauguración oficial el 12 de octubre de 1892, como inicio de la celebración de los 400 años del arribo de Colón, a tierras americanas. Los detalles sobre el momento histórico que rodeo la realización del evento y la construcción de la famosa rueda, han sido recogidos recientemente por el profesor de Antropología de la Universidad de la Florida, William Francis Keegan. La rueda fue concebida por el ingeniero estadounidense, George Washington Gale Ferris Jr. Estaba dotada de 36 góndolas, hechas de madera, con capacidad para transportar 60 personas, cada una; para un viaje que duraba 20 minutos. La feria fue abierta en realidad al público, en mayo de 1893 y se extendió hasta octubre. Aunque se presentaban una serie de espectáculos, de origen extranjero y particulares características, el éxito taquillero que rotundo para los operadores de la Rueda. Se dice que registró cerca de un millón y medio de visitas y que logro facturar 28 millones de boletas, a un costo de 50 centavos de dólar por viaje. Pasado el certamen, poco se volvió a hablar de la exposición de Colón y más bien, se perpetuó el nombre de la Feria Mundial de Chicago. La rueda adornada con 2.500 bombillos incandescentes Edison siguió girando, hasta 1904 cuando fue desmontada. Hoy, una nueva rueda gira en el muelle de Navy Pier, de cara al lago Michigan y dotada de las tecnologías modernas, con góndolas climatizadas, que aseguran la comodidad y una buena vista a sus miles de usuarios. Colón, un símbolo El profesor Keegan sostiene que Colón se convierte en un símbolo para los Estados Unidos, en el siglo XVIII, así en la época contemporánea se le señale como un personaje que para muchos representa la cara de un imperio español, caracterizado por los excesos y la barbarie con que dominó a las comunidades nativas del continente americano. El mismo, agrega, fue un narcisista de tiempo completo, que se sentía elegido por Dios para una misión que nadie más podría lograr; él se autodesignó como Portador de la Navidad y su objetivo declarado era acumular suficiente riqueza para recuperar a Jerusalén. Trae a colación una historia poco referida sobre los actos despóticos del navegante. Cuenta que cuando Colon estuvo de gobernantes en la Isla de la Hispaniola ( hoy Republica Dominicana) en 1496, cometió tantos excesos que la Corona envió a Francisco de Bobadilla, a detenerlo, al igual que alguno de sus hermanos. De regreso a España, encadenado, duró 7 meses detenido en una Corte por mala conducta. Una de ellas haber mandado a la horca a cuatro de sus compañeros de viaje. No obstante, los Reyes le permitieron un último viaje entre los años 1502 a 1504. Dos años después murió. Varios de estos relatos, están contenidos en el libro de "Historia de Indias", que escribió en tres tomos, Bartolomé de las Casas, pero el mismo fue prohibido en España, anota Keegan.