Miércoles, 17 de Octubre de 2018

"La llamada" apunta a un público juvenil

ChileEl Mercurio, Chile 17 de octubre de 2018

En Madrid "La llamada" lleva ya cinco años de rotundo éxito de taquilla en el Teatro Lara, convirtiéndose en todo un fenómeno

En Madrid "La llamada" lleva ya cinco años de rotundo éxito de taquilla en el Teatro Lara, convirtiéndose en todo un fenómeno.
Su argumento es tan simple como absurdo. Dos adolescentes van a un campamento de verano dirigido por religiosas. Ambas son castigadas por escaparse una noche, por lo que no pueden ir a un paseo con sus compañeras. Quedan al cuidado de dos monjas, una joven que tiene dudas sobre su vocación y otra mayor, apegada a la disciplina. A una de las muchachas se le aparece Dios con características de crooner cantándole canciones de Whitney Houston, lo que hace que ella se pregunte por qué y para qué. Es una obra sencilla en su ejecución, que apunta a un público juvenil, especialmente femenino.
Ahora llega a la escena local la adaptación de The Cow Company y bajo la dirección de Pato Pimienta, quien ha montado recientemente con éxito varias comedias. Pero aquí le faltó imprimirle un mayor rimo, ya que en partes tiende a decaer, pese a que va de menos a más. En esta versión, el campamento se ubica en Picarquín y se hacen referencias a la visita de Juan Pablo II, al Sename, al grupo Ariztía y se incluyen muchos chilenismos.
Las cuatro actrices destacan por sus condiciones vocales. Amaya Forch es además una cantante fogueada y Francisca Walker ha demostrado su calidad interpretativa en musicales como "A Chorus Line" y "Fiebre de sábado por la noche". Susana Hidalgo hace un buen debut en estas lides. Sin embargo, sus actuaciones se ven forzadas, estereotipadas y pasadas de revoluciones, lo que incide en que, a veces, parte de sus textos no se entiendan.
José Alfredo Fuentes se supone que representa a Dios, pero más bien se interpreta a sí mismo, al "Pollo" Fuentes. De hecho, el cantante hace alusión a su papel de animador en el programa "Venga conmigo" y Walker le recuerda su popular composición "Te perdí".
La escenografía es pobre. Representa el cuarto de las jóvenes y al centro una gran cruz. A través de la iluminación se tratan de crear otros espacios, sin lograrlo del todo. Además, el escenario se ve disminuido, ya que a un costado está instalada la banda de cuatro músicos, cuyo sonido en ciertas ocasiones es tan fuerte que opaca las voces de las actrices al cantar.
El éxito de "La llamada" en España se ha atribuido a ser un retrato generacional, cercano y realista de una etapa concreta de la juventud en su proceso de maduración. Y también de un acercamiento a la fe -con un Dios no castigador- y del descubrimiento de una orientación sexual. Su mensaje -más bien superficial al no ahondar mayormente en esos temas- es que hay que conocerse y aceptarse a sí mismo.
Teatro Nescafé de las Artes. Jueves a sábado a las 20:30 horas. Domingo a las 19:30 horas. Hasta el 21 de octubre.