Martes, 18 de Diciembre de 2018

La avícola Tenent, la idea de ser cooperativa y la "sorpresa" que le generó al gestor del Fondes

UruguayEl Pais, Uruguay 18 de diciembre de 2018


Los trabajadores de la avícola Kareloy S


Los trabajadores de la avícola Kareloy S.A. (que producía la marca de pollos Tenent) quieren formar una cooperativa y pedir asistencia al Fondo para el Desarrollo (Fondes). La empresa está en concurso de acreedores por sus deudas . Una semana después de manifestada la intención ante la Comisión de Legislación del Trabajo de Diputados, el presidente del Instituto Nacional del Cooperativismo (Ina-coop) que gestiona el Fondes, Gustavo Bernini manifestó su "sorpresa" al respecto.
"No les puedo ocultar nuestra sorpresa al principio, y pensamos qué podía hacer el Inacoop, de acuerdo con lo que leímos en la versión taquigráfica", dijo Bernini el miércoles ante la misma comisión.
"Nunca se nos planteó por parte de los directamente involucrados una inquietud respecto a este tema. Estamos atentos al desarrollo de algunas situaciones productivas que se dan, en este caso en Canelones, producto de apoyar a una cooperativa de façoneros ya consolidada y que ha logrado ganar en dignidad y calidad de trabajo", afirmó el presidente del Ina- coop en referencia a la asistencia a la Cooperativa Nacional de la Asociación de Façoneros de Pollos Unidos.
En el caso de Tenent, "hay hasta un vínculo físico en el sentido de que se utilizan las mismas instalaciones que otra empresa que se denomina Calpryca, que es una cooperativa de productores de otro nivel. Y sabemos que de los 12 pequeños façoneros que proveían a Tenent ya hay dos o tres que estarían siendo cooptados por la otra cooperativa, la de façoneros que estamos apoyando nosotros", explicó Bernini.
Kareloy S.A. empleaba de forma directa a unas 120 personas en la planta frigorífica fueron enviados al seguro de paro pero si se cuentan los productores y la distribución se llega a más de 500 empleos.
El presidente del Inacoop dijo que el Banco de Previsión Social (BPS) les "ha diferido el pago de determinado tipo de cargas sociales que no habían sido pagas, que tenían multa, etcétera, dentro de sus posibilidades legales, hasta por un período de seis meses, y que se está manejando la posibilidad de elaborar un decreto porque es la única manera de resolver".
Según Bernini, en casos como el de Kareloy, "es necesario entender que muchas veces hay que vivir en carne propia este tipo de situaciones para darles la dimensión de drama que tienen, tanto en lo familiar como en la autoestima, y en procesos colectivos e indivi-duales".
En ese sentido, apuntó que en general, en este tipo de casos "los trabajadores se presentan al Instituto sin disimulo, es lógico que sea así, y nos dicen: Ya no tenemos más opción. Se va el patrón. No hay inversión. Entonces el plan Z es armar una cooperativa para ver qué pasa".
Esa alternativa "se visualiza como el último eslabón de la resistencia, lo que quizá no sea lo mejor desde el punto de vista de lo que es una cooperativa, porque implica cambiar el chip, ya que no es lo mismo ser un trabajador dependiente que un cooperativista que debe gestionar la empresa y asumir responsabilidades que como empleado no tenía. Muchas veces se arranca desde muy atrás, pero también estamos para ayudar en ese proceso", agregó el presidente del Inacoop.
"Estos casos son parecidos a los de los trabajadores que se sindicalizan: la minoría lo hace por conciencia de clase; en general se hace por necesidad, para preservar y defender mejor el salario y la fuente de trabajo. Esto es lo mismo, entendiendo que es así, y nosotros no tenemos una mirada principista del tema cooperativo", aseguró Bernini.
El dirigente de la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines (Foica), Ariel Yakes señaló la semana pasada ante la comisión que del diálogo con los trabajadores surgió la idea de "mantener la unidad productiva" y "formar una cooperativa".
"Tenemos los créditos laborales para hacer el emprendimiento; hemos estado hablando con los trabajadores rurales, con los de distribución y con los operarios del frigorífico y a todos nos interesa", agregó.
La dirigente sindical de Tenent, Marilyn Mingroni dijo que "a sabiendas que no es tan sencillo como puede parecer (la autogestión), entendemos que no debemos conformarnos con quedarnos todos sin empleo y queremos apostar a algo más" y anunció que mantendrían contactos con el Fondes.
Según dio cuenta El País, Tenent mantiene un pasivo de unos US$ 8,2 millones y su concurso involucra a cuatro sociedades que arrastran deudas comerciales, salariales y fiscales, así como demandas laborales.
El sector avícola es un oligopolio, es decir pocos jugadores se reparten el mercado. En 2009, la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia (un órgano desconcentrado del Ministerio de Economía y Finanzas) inició una investigación de oficio de ese mercado ante la denuncia de la matanza de pollos BB para regular el precio (lo que perjudicaría al consumidor).
En 2014 la comisión, ante la falta de avance del expediente, resolvió archivar el caso y señaló que con las pruebas disponibles "no es posible confirmar ni descartar la ocurrencia de la práctica investigada".
Kareloy S.A. es una empresa dedicada a la producción y comercialización de pollos parrilleros, gallinas y huevos, presente en el mercado avícola nacional desde 2006, con la marca Pollos Tenent. Actualmente está en concurso de acreedores por dificultades financieras. Lo curioso, es que la marca Tenent, antes fue propiedad de Casaquinta S.A., firma que entró en concordato (el nombre que tenía el concurso de acreedores) en 2002. La empresa, cuenta con una estructura productiva que incluye plantas de incubación, granjas de reproductores, postura y engorde, planta de faena y frigorífico (con una línea de producción continua para 3.500 pollos por hora.), fábrica de raciones balanceadas y planta de silos.