Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

FL1106_0023

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 12 de diciembre de 2018

Desde hace poco más de un mes, la reina de belleza Kiara Liz Ortega ocupa el apartamento donde vivirá hasta que entregue su corona de Miss Universe Puerto Rico en algún momento el próximo año

Desde hace poco más de un mes, la reina de belleza Kiara Liz Ortega ocupa el apartamento donde vivirá hasta que entregue su corona de Miss Universe Puerto Rico en algún momento el próximo año. Es, además, un lugar que se ha convertido en un espacio para recibir a los instructores que tienen a cargo su preparación para el certamen internacional que se celebrará el domingo 16 de diciembre en Tailandia.
Sin embargo, la residencia de tres dormitorios que le provee la organización de Miss Universe Puerto Rico, no va del todo con su gusto playero por lo que en cuanto tenga un espacio en su ocupada agenda lo arreglará.
"Me gustaría bien playero, con colores claros, como los azules y los crema, para que el espacio se vea más grande, acorde a lo que a mí me gusta, desde caracoles, cuadros de mar, de olas, cojines. Encontré un cojín con un estampado de París que ya estaba en la sala y lo voy a conservar para que me recuerde mi reciente viaje a Francia, que fue uno de mis premios de L’Oreal", dijo la modelo quien viajó por primera vez a Europa en calidad de "influencer".
A la cocina no entra a menudo, no porque no sepa cocinar sino por la falta de tiempo. "Ahora mismo mantengo una dieta sana y (una compañía) me trae al apartamento desayuno, merienda, almuerzo y cena. Eso me da más tiempo libre para estudiar".
Hasta ganar el concurso, la joven de 25 años residió con sus padres en Puerto Nuevo, y antes de eso vivió sola un tiempo, según contó. Comunicó, además, que en su apartamento ha encontrado tranquilidad, armonía y un balcón espacioso donde puede disfrutar del aire libre.
"Yo me imagino sentada en el balcón, junto a una mesita, que ya vi y quiero comprar, tomando café. Aquí estoy cerca del gimnasio, de todo. Está bien céntrico", agregó sobre su apartamento ubicado en el área metropolitana.
Kiara recordó lo primero que pasó por su mente cuando arribó a su nuevo hogar.
"Lo vi tan bonito, acogedor, que lo quiero hacer un lugar bien propio… Quien sabe lo que el destino tenga para mí, pero siento que me voy a quedar mucho tiempo en este lugar".
Y para completar las buenas vibraciones de esa propiedad, la modelo mantiene una vela de olor prendida en su casa mientras se prepara. "La vela es bendecida, yo soy bendecida y este país también para que todo venga con bien".
Revela sus tácticas
Aunque aún no se ha tomado la decisión su traje de la competencia final, Kiara sabe cómo quiere lucir esa noche.
"Tenemos que ser bien estratégicos con el traje de la competencia en el color y el estilo. Soy una mujer sencilla por lo que más allá del maquillaje y del peinado, creo que lo mejor que tengo para ganar es mi seguridad, sonrisa y energía. Lo que se ha visto en los concursos de Miss Universe anteriores es que gana la que más enérgica se muestre y yo lo soy. Siempre que hago alguna cosa es con mucha pasión. Por lo que la noche final me veo disfrutando como lo hice aquí, sin presión. Sólo quiero dar lo mejor de mí y disfrutar el momento porque el jurado se da cuenta".
La reina de belleza siente que la Virgen de la Caridad del Cobre la cuida. La modelo lleva colgada al cuello una medalla de la Virgen en memoria de su abuela de crianza, María Teresa, cubana de nacimiento, y quien murió poco antes del certamen.
"No soy su nieta de sangre pero cuando yo era pequeña mi mamá -Beatriz Delgado- se las vio sola un tiempo y tenía que trabajar. Ella me dio los mejores consejos, me escuchaba, no me juzgaba, y me apoyó en cada cosa que hice. Cuando ella murió compré la medalla y la voy a llevar a Tailandia, me va a acompañar por siempre", afirmó.
Entre las muchas clases que tiene en agenda como parte de su entrenamiento para competir en Miss Universe, están las de baile con el coreógrafo Danny Lugo, responsable del baile del éxito mundial "Despacito" de Luis Fonsi.
Mientras que la actriz Norwill Fragoso la entrena en oratoria y dicción. La maestra de teatro en una escuela en Caguas y comediante de "Raymond y sus amigos", mantiene a la reina leyendo diariamente los periódicos, tanto de Puerto Rico como internacionales.
"Tenemos clases dos veces a la semana por tres horas cada día para tener un entrenamiento intensivo de lo que comenzamos a trabajar en el verano (como participante). Ahora lo estamos unificando a través de la lectura, investigación, relación, desarrollo de pensamiento crítico y, sobre todas las cosas, la reacción inmediata. Como saben, al momento de contestar ese tipo de preguntas (en el certamen) uno se tranca. Eso tiene que ver con la concentración, con la respiración y el enfoque, por eso hay que ir desarrollando estrategias. Esto es un juego de ajedrez y estamos listas para dar el jaque mate".
Debaten puntos de vista.
"Está la mala concepción de que las misses son brutas y no tienen cerebro, que no tienen opinión y vamos a erradicar eso. Kiara sí tiene una opinión sólida, lo que tenemos que trabajar es con la elocuencia. Cómo vamos a decir las cosas bien sin perder de perspectiva que ella tiene una voz, y no tan solo de Kiara Liz, sino también de un país en una representación universal sobre problemas que nos afectan como ciudadanos del mundo, y hacia eso vamos", expresó Norwill, quien confesó que, en términos de dicción, hay unos retos.
"Tenemos que eliminar los patrones con los que venimos y vivimos. Ella lleva 25 años hablando de una manera y yo estoy aquí machaca que te machaca en que no se dice ‘so’, sino que se dice ‘así’, por ejemplo".
Entre otras cosas, Kiara confesó lo que le preocupa de su país. "En días recientes estaba saliendo del gimnasio que está muy cerca de Plaza Guaynabo y me encontré con que habían acuchillado a una mujer. Me impactó mucho porque el crimen fue cinco minutos antes de terminar mi clase, fue tan fuerte que lo tengo bien presente… Tenemos que tener mucho cuidado. Las autoridades tienen responsabilidad, pero también nosotros como ciudadanos responsables y comprometidos de reportar, de no callar el crimen".