Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Trump fuerza la salida del fiscal general Jeff Sessions, tras disputas por la trama rusa

ChileEl Mercurio, Chile 16 de diciembre de 2018

El Presidente había criticado al abogado por inhibirse en la investigación a la injerencia del Kremlin en las elecciones de 2016.

Un día después de las elecciones legislativas en EE.UU., en las que el oficialismo retuvo su mayoría en el Senado y perdió el control de la Cámara Baja, el Presidente Donald Trump terminó por deshacerse de uno de sus subalternos más problemáticos al anunciar el cese del fiscal general Jeff Sessions, con quien se encontraba en abierto conflicto por las investigaciones sobre la injerencia de Rusia en los comicios de 2016, en los que triunfó el republicano.
"Nos complace anunciar que Matthew G. Whitaker, jefe de personal del fiscal general Jeff Sessions en el Departamento de Justicia, se convertirá en nuestro nuevo fiscal general interino de Estados Unidos. Él servirá a nuestro país bien", anunció Trump a través de Twitter ayer por la tarde, pocas horas después de dar una conferencia sobre las elecciones de mitad de mandato. "!Agradecemos al fiscal general Jeff Sessions por su servicio, y le deseamos lo mejor¡ Un reemplazo permanente será nominado en una fecha posterior", añadió en la misma red social el mandatario de 72 años, sin dar razones sobre la salida del secretario de Justicia.
Según informó CNN, Sessions presentó su renuncia en una carta dirigida al jefe de Gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, en la que se evidencia que su salida surge por iniciativa del Presidente. "A su solicitud, estoy presentando mi renuncia", se lee en la misiva, en la que no hizo ninguna crítica al mandatario, y agradeció a su antiguo personal el trabajo realizado.
La relación entre Trump y el abogado era tensa desde hace un año, luego de la decisión de Sessions de apartarse de la investigación sobre la llamada "trama rusa" -para la cual tenía las facultades de supervisar- por sus anteriores contactos con diplomáticos de Moscú en 2016.
Para ese caso, en el que se indaga una supuesta coordinación entre la campaña de Trump y el Kremlin, la segunda autoridad del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, terminó nombrando al fiscal especial Robert Mueller, quien también ha sido fuertemente criticado por Trump. La determinación de inhibirse del ahora exfiscal general fue rechazada por Trump frontalmente en agosto: "Sessions se apartó, algo que no debería haber hecho o que me debería haber dicho. Aceptó el trabajo y luego dijo: 'Voy a apartarme'. ¿Qué tipo de hombre es ese?".
El Presidente, además, ha dicho sobre la investigación de Mueller que "no es buena para el país", que "está gastando un montón de dinero" y que debería finalizar "ahora mismo".
Fiel partidario
Sessions, un exsenador por Alabama de 71 años y uno de los principales partidarios del magnate inmobiliario y exestrella de televisión en su camino a la Casa Blanca, fue clave en el gobierno para revertir las políticas del expresidente Barack Obama en materia de inmigración, además de impulsar varias medidas en contra del crimen organizado.
Con su salida, se espera que Whitaker, un exfiscal, comentarista de CNN y exdirector de un observatorio político conservador, supervise la investigación sobre la trama rusa. Eso no cayó muy bien en los demócratas, que inmediatamente acusaron que el interino aún no ha sido confirmado por el Senado y que está presuntamente por desacreditar la investigación de Mueller, o incluso ponerle fin.
"Proteger a Mueller y su investigación es fundamental. Crearía una crisis constitucional si esto fuera un preludio a terminar o limitar de gran manera la investigación de Mueller. Y espero que el Presidente Trump y aquellos a los que escucha eviten hacerlo", afirmó ayer el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer. "Dados sus comentarios anteriores -en prensa-, que abogan por la eliminación de fondos y la imposición de límites a la investigación de Mueller, Whitaker debe dejar la supervisión durante el tiempo que esté como fiscal general en funciones", agregó.
De todas formas, tras las elecciones del martes, y la confirmación de la mayoría republicana en el Senado, Trump no debería tener problemas en confirmar a un nuevo fiscal general.
"Trump había estado planeando despedir a Sessions por meses. Se demoró en actuar porque los republicanos en el Congreso le advirtieron que le haría daño en la elección de mitad de mandato. Con la elección terminada, Trump actuó rápidamente, para cambiar las noticias de su derrota en la Cámara Baja y tal vez para establecer un movimiento rápido contra el fiscal especial Mueller", comentó a "El Mercurio" Eric Schickler, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Berkeley.
El experto alertó además que "esto alimentará más investigaciones tan pronto como los demócratas tomen el poder en la Cámara. Puede establecer una crisis real si Trump intenta bloquear esas investigaciones".
Los demócratas alertaron que el fiscal general interino Matthew Whitaker podría limitar la investigación de Mueller sobre la injerencia rusa en 2016.