Martes, 20 de Noviembre de 2018

Biólogo con rabia sigue en Cuidados Intensivos

Costa RicaLa Nacion, Costa Rica 20 de noviembre de 2018

Casi tres meses después de haberse infectado con el virus de la rabia, un biólogo de 43 años continúa luchando por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Juan de Dios.

TITULO:
BAJADA: Casi tres meses después, médicos de Hospital San Juan de Dios mantienen con vida a hombre de 43 años
Casi tres meses después de haberse infectado con el virus de la rabia, un biólogo de 43 años continúa luchando por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Juan de Dios.
Médicos de ese centro hospitalario le aplicaron el protocolo Milwaukee, que consiste en sedarlo para proteger el cerebro del ataque del virus. Esto se ha hecho con asesoría directa del médico norteamericano que lo desarrolló, el pediatra Rodney Willoughby.
Juan Ignacio Silesky, jefe de Cuidados Intensivos, informó mediante la oficina de prensa del San Juan, de que el paciente está estable, pero sigue necesitando el soporte de esa Unidad. 'De momento, no hay ningún cambio en el estado de salud', aclaró Silesky.
¿Cómo se infectó? De acuerdo con la historia clínica del enfermo, la infección ocurrió el 15 de agosto en un viaje familiar, cuando el biólogo entró en contacto con murciélagos y fue mordido por uno de ellos.
El 11 de octubre manifestó los primeros síntomas de la enfermedad: adormecimiento del brazo herido y paralización de los movimientos. También desarrolló dificultades para deglutir y trastornos del comportamiento.
El protocolo Milwaukee es utilizado hoy en todo el mundo por ofrecer a este tipo de pacientes mayores oportunidades de supervivencia, en comparación con el tratamiento tradicional, en el que la mortalidad se dispara a casi la totalidad de las personas afectadas.
Según estadísticas, el protocolo logra salvar al 25% de los infectados: 32 personas en los últimos 13 años, 18 de ellas tratadas directamente por Willoughby y su equipo, informó este médico en una entrevista con La Nación , publicada el 27 de octubre.
La última muerte en Costa Rica de una persona por esta causa se registró en el año 2014, cuando un niño de nueve años falleció en Palmar Norte, en la zona sur.