Miércoles, 12 de Diciembre de 2018

"Le encanta venir a Puerto Rico"

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 12 de diciembre de 2018

ARECIBO - La última vez que Alexandria Ocasio-Cortez vino a Puerto Rico fue en diciembre de 2016, para pasar las Navidades entre el calor de los suyos

ARECIBO - La última vez que Alexandria Ocasio-Cortez vino a Puerto Rico fue en diciembre de 2016, para pasar las Navidades entre el calor de los suyos. Recibió el año 2017 y disfrutó del Día de Reyes junto a sus tías y primos en el barrio Islote de este municipio, de donde es oriunda parte de su familia en Puerto Rico.
"A ella le encanta venir a Puerto Rico. De pequeña, sus vacaciones las pasaba acá con nosotros, no en Disney (World) ni nada de eso. Ahora suele venir al menos cada año", contó Wally Allende sobre su prima hermana Alexandria, la recién electa congresista demócrata por el Distrito 14 de Nueva York, pero para su familia y allegados es simplemente "Sandy".
A pesar de vivir en lugares diferentes, ella en Nueva York, otros familiares en Florida, algunos en Pensilviana y ellos en Puerto Rico, la distancia para esta familia no ha sido impedimento para mantener una estrecha relación.
A ninguno de sus familiares le sorprendió la reciente victoria de Ocasio-Cortez sobre el candidato republicano Anthony Pappas, aunque sí la que obtuvo antes en las primarias demócratas sobre el congresista Joseph Crowley, debido a su veteranía y la maquinaria que tenía para su campaña.
"Ella es una joven muy talentosa. La dulzura la heredó de su madre (Blanca Ocasio Cortez), pero la fuerza viene de su padre (Sergio Ocasio Román). Es bien perseverante y brillante, y cuando cree en algo nadie la puede detener", comentó Gladys Román, tía de la joven congresista electa.
A pasos de la playa de este barrio costero, en la casa de su abuela Clotilde Rivera, quien ahora reside en Florida junto a la madre de Alexandria, la familia de la joven nacida y criada en el barrio del Bronx, en Nueva York, aún celebra su reciente triunfo político.
De pequeña, cuentan, era notable la pasión de Alexandria por la lectura, tanto que en más de una ocasión dejó sus muñecas a un lado para iniciar o terminar un libro. Su interés político, mientras tanto, afloró de su padre, quien según indican fue invitado en más de una ocasión a entrar al ruedo político partidista, idea que nunca concretó.
"Recuerdo que una vez estábamos reunidos y los adultos estaban en la sala discutiendo política y ella, entonces de unos 16 años, estaba entre medio de ellos en el debate (de ideas)", recordó José Allende sobre su prima hermana, quien estudió Economía y Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston.
Aunque Román nunca pensó que su sobrina fuera política, asegura que la joven, quien defiende el socialismo demócrata, ayudará a los menos afortunados, como las personas sin hogar y los que tienen dificultades de cubierta médica. Defensora del Medicare universal, entre las ideas de plataforma de Ocasio-Cortez se destacan la vivienda asequible y la matrícula gratuita en universidades públicas.
"(Cuando ella dijo que iba a aspirar al Congreso), su mamá le preguntó si estaba segura, que lo pensara bien, pero ella le dijo que quería trabajar por su país. Ella no le tiene miedo a nada. Sé que va a ayudar", afirmó Román, quien comentó que las diferencias de clases sociales y otra índole que su sobrina observó mientras estudiaba en las afueras de Nueva York, en Winchester County, y luego regresaba a su hogar en el Bronx, donde otros jóvenes no tenían las oportunidades de estudio que ella tenía, le dieron la perspectiva de querer asistir al más necesitado.
"Ella está feliz, dice que todavía está en ‘shock’ (por su triunfo), que no lo puede creer", comentó Allende, quien resaltó que el mentor político de la joven es el senador Bernie Sanders, con quien trabajó en Washington y a quien apoyó en su campaña del 2016 como parte de la organización Democratic Socialists of America.
Durante sus visitas a la isla y en conversaciones con sus allegados, Ocasio-Cortez se ha ido enterando de las dificultades que viven los puertorriqueños y, además de abogar por que se liquide la deuda pública a Puerto Rico, Allende resalta que la joven anhela la estadidad para el país, aunque no le ha hablado en particular de ningún político local.
La atención completa de Alexandria, aseguran, es la política, tanto que, según comentan, actualmente la joven no tiene tiempo para el amor de pareja.
Y mientras Ocasio-Cortez se abre camino en la política estadounidense, su familia en Puerto Rico la espera de un momento a otro, tanto en Arecibo como en Utuado, adonde prometió venir en un futuro cercano para hablar con la comunidad sobre los problemas que más les aquejan.
Sus primos, José y Javier Allende, junto al resto de sus familiares, aseguran que le cumplirán, como siempre, sus deseos de pasear por la isla, como la ruta del chinchorreo por Orocovis y Ciales que tanto disfrutó en su último viaje.