Martes, 20 de Noviembre de 2018

Con restaurantes temporarios abrirá el nuevo Mercado del Centro

UruguayEl Pais, Uruguay 20 de noviembre de 2018

Diego Ferreira
El formato «pop-up» (temporal) ha proliferado en la arena comercial con kioscos e islas en los shopping, por ejemplo y comenzó a asomar en la gastronomía

Diego Ferreira
El formato «pop-up» (temporal) ha proliferado en la arena comercial con kioscos e islas en los shopping, por ejemplo y comenzó a asomar en la gastronomía. Afiliándose a esta novedad, el paseo gastronómico Mercado del Centro abrirá sus puertas a fin de mes con nueve locales, dos de ellos bajo el concepto pop-up.
El proyecto se desarrolla en una área de 400 metros cuadrados, en el cruce de Yí y 18 de Julio, que fue remodelada para contener locales gastronómicos y albergar hasta 200 personas. La obra es impulsada por el empresario Alejandro Gamella, quien creó el espacio Mercado Uno en la zona de Pocitos.
Fiel al estilo pop-up, la propuesta cambiará periódicamente para aportar novedad a los clientes, a la vez que se ofrecerá como una plataforma para que emprendedores puedan desarrollar una idea de negocio puntual o testear el mercado antes de apostar en grande a un proyecto personal.
En este nuevo emprendimiento se invirtió «entre US$ 500.000 y US$ 1 millón», estimó el empresario.
El abanico de estilos gastronómicos que ofrecerá el complejo es amplio e incluirá: chivitería, hamburguesería gourmet, pizzería, parrilla, cervecería, rotisería, un local de vinos y tapas. Las propuestas que se instalen en los locales pop-up serán complementarias a las que trabajen en forma estable. Según Gamella, hay varios rubros a cubrir como los de comida saludable (ensaladas, jugos naturales), heladería, postres, comida árabe, venezolana, cubana, asiática y marisquería, entre otras opciones.
«La idea de aplicar el concepto pop-up vino luego de recorrer Europa y ver que esta modalidad estaba surgiendo en varios países», indicó el empresario. La tendencia, aterrizada en la gastronomía, comenzó hace algo más de una década en EE.UU. (ver aparte).
Según Gammella, este esquema «es ideal para la gente que siempre quiso tener la posibilidad de abrir su propio local gastronómico y no se animó porque no sabía cómo podía andar. Ahora puede hacer un testeo de 15 o 30 días y en base a eso ver qué quiere hacer».
El uso de los locales pop-up en el Mercado del Centro prevé dos tipos de modalidades para operar exclusivamente: por 15 o 30 días. «Si (el proyecto) es por 30 días tiene que tener su propia empresa y tiene que ser algo provisorio», indicó el responsable de Mercado del Centro.
En cuanto a infraestructura, los locales estarán equipados de forma tal que los emprendedores puedan trabajar sin problemas; así, contarán con cocina, horno, pileta de lavado, heladeras y campanas de extracción de vapores. «Lo único que quedaría afuera son los utensilios básicos, como cubiertos», detalló Gammella.
Por el uso de los locales convencionales o pop-up el Mercado cobrará un porcentaje de la venta. «De acuerdo a las características de cada negocio el monto puede variar entre un 2% y un 3%», finalizó.
El movimiento comercial de los pop-up restaurants tiene como cuna a las ciudades de Nueva York y Londres, y a 2006 como el año en que comenzaron a verse los primeros emprendimientos de estas características. La fugacidad define a estas propuestas gastronómicas; de hecho, los locales pueden durar tanto como un mes o solo un día. Su buena aceptación ha llevado a los restaurantes pop-up a propagarse por más de 40 países de América Latina, Europa, África y Asia.