Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Impuestos: más de lo mismo

ColombiaEl Tiempo, Colombia 16 de diciembre de 2018


Francisco Barnier González *
La ley de financiamiento propuesta por el ministro Carrasquilla, en el gobierno de la economía naranja, carece de creatividad para tapar el hueco presupuestal y es facilista para encontrar recursos mediante la imposición del IVA a productos exentos de la canasta familiar, incluidos productos alimenticios sin ninguna transformación, representando casi el 80 por ciento de los 14 billones de pesos estimados a recaudar


Francisco Barnier González *
La ley de financiamiento propuesta por el ministro Carrasquilla, en el gobierno de la economía naranja, carece de creatividad para tapar el hueco presupuestal y es facilista para encontrar recursos mediante la imposición del IVA a productos exentos de la canasta familiar, incluidos productos alimenticios sin ninguna transformación, representando casi el 80 por ciento de los 14 billones de pesos estimados a recaudar. Y ¿quiénes lo pagarán? Los mismos de siempre que tributan en la economía formal, afectando la clase media y con el caramelo de la compensación a estratos bajos, difícil de controlar y validar, lo que puede generar corrupción. Además, el consumo de los hogares se afecta al elevar las tarifas de tributación para las personas naturales a niveles confiscatorios, gravar a los pensionados y eliminar beneficios del ahorro pensional voluntario. En un país de alto poder adquisitivo como Estados Unidos, las personas que devengan entre 9,526 y 38.700 dólares tributan el 12 por ciento, y si la declaración es conjunta este rango aumenta entre 19.051 y 77.400 pesos, y solo a partir de 500.000 dólares la tarifa alcanza el 37 por ciento Y aunque la ley tiene cosas buenas como la recuperación del IVA en los bienes de capital, el ICA y el cuatro por mil en el impuesto de renta, el Ministro desaprovecha una oportunidad de oro para estructurar un modelo tributario adecuado para el país que apunte al futuro, resuelva problemas estructurales de nuestra tributación, genere recursos necesarios para financiar los programas del Gobierno, permita mayores inversiones de capital que se traduzcan en crecimiento, más consumo de los hogares, desarrollo del mercado de capitales, competitividad y bienestar para los colombianos. El problema en Colombia es la existencia de miles de negocios comerciales y de servicios que no tributan ni siquiera IVA, acompañados de informalidad en el empleo que no cotizan al sistema de pensiones y de salud. Usted los encuentra en cualquier región del país, como en Bogotá, cuyo recaudo no llega muchas veces al último eslabón de la cadena de compra. ¿En donde está la fiscalización y control de la Dian de la evasión y el contrabando estimado en 80 billones de pesos? ¿Cuál es la solución de una reforma estructural? La ampliación de la base de contribuyentes mediante la formalización de todos los negocios informales por medio del cobro de un IVA reducido del 10 por ciento, condicionado a un plan gradual de formalización de sus empleos y a la exoneración del impuesto de renta para negocios con ventas inferiores a 2.800 millones de pesos anuales. También debe generalizarse la factura electrónica centralizada, y su registro podría ofrecer un incentivo automático al comprador persona natural para el pago de impuestos nacionales y/o locales, acompañado de fuerte fiscalización y control de campo por parte de la Dian. Esto aumentaría considerablemente el recaudo, los empleos formales y resolvería gran parte de los problemas de pensiones y salud. A su vez, el IVA actual podría incluso ser reducido de forma gradual. Existen en el mundo muchos modelos de recaudo, fiscalización y control, es cuestión de establecerlos. No solo es aumentar ingresos, el Gobierno debe implementar un proceso integral de reingeniería del gasto para identificar ineficiencias, duplicidades y complementariedades como revisar la estructura del gasto corriente de sus entidades ejecutoras.
*Consultor financiero y empresarial fbarnier@gmail.com