Lunes, 24 de Junio de 2019

En terreno desconocido los Warriors

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 24 de junio de 2019

Cuando en el pasado verano se anunció que el pívot DeMarcus Cousins firmó con los bicampeones de la NBA, Warriors de Golden State, el grito de los fanáticos en las redes sociales era que les entregaran el trofeo sin disputar la temporada

Cuando en el pasado verano se anunció que el pívot DeMarcus Cousins firmó con los bicampeones de la NBA, Warriors de Golden State, el grito de los fanáticos en las redes sociales era que les entregaran el trofeo sin disputar la temporada.
El todo-estrellas Cousins no estaría disponible hasta la segunda mitad de la temporada por una lesión, pero su integración era vista como una suma innecesaria a lo que es considerada como una de las mejores plantillas en la historia de la liga.
Sin embargo, una vez más, queda demostrado que los partidos hay que jugarlos.
Tras disputar sus primeros 40 compromisos esta temporada, los Warriors tienen el peor récord en ese tramo desde la campaña 2014-2015, cuando ganaron el primero de tres campeonatos en cuatro años. Los Warriors llegan a su partido de esta noche ante los Knicks de Nueva York con marca de 26-14.
En los pasados cinco años, su peor registro tras 40 partidos fue en la pasada campaña, cuando registraron balance de 32-8. Eso es seis juegos mejor que su récord de este año.
Esta noche ante los Knicks, además, los Warriors intentarán detener una inusual racha de tres derrotas al hilo en el Oracle Arena de Oakland. Golden State perdió allí el día de Navidad ante los Lakers de Los Ángeles (127-201), el 27 de diciembre contra los Trail Blazers de Portland (110-109 en tiempo extra) y el pasado 3 de enero ante los Rockets de Houston (135-134 en tiempo extra).
En general, los Warriors tienen récord de 3-3 en sus últimos seis, las tres victorias en la carretera.
Problemas defensivos
Un vistazo a las estadísticas arroja una gran diferencia entre esta edición de Golden State con las anteriores: la defensa. En la actual temporada, los Warriors permiten 112.2 puntos por juego a sus oponentes, la cifra más alta en los pasados cinco años. Incluso, es casi cinco puntos mayor que lo que permitían la pasada campaña, 107.5. La diferencia de puntos respecto a sus rivales es de apenas +4.4, también la más baja en cinco años.
Se podría señalar el drástico aumentos en puntos anotados en la NBA esta temporada como razón para ese declive defensivo de los Warriors.
Sin embargo, el promedio de puntos permitidos por Golden State es el segundo mayor entre los primeros ocho equipos de la Conferencia del Oeste, solo superado por los 114.3 que encajan los Clippers de Los Ángeles.
Los Nuggets de Denver, líderes de la Conferencia del Oeste, entraron a la acción de anoche permitiendo 105.2 puntos a sus rivales.
Lesiones y drama interno
Los Warriors también han tenido que lidiar con lesiones notables. El armador Stephen Curry se ha perdido 11 juegos y el delantero Draymond Green otros 14. En los 11 partidos que se perdió Curry en noviembre, los Warriors jugaron para 5-6.
También cabe destacar el drama interno que se suscitó luego de la derrota del 12 de noviembre ante los Clippers cuando, según reportes, Green retó a Kevin Durant a que se fuera del equipo en la agencia libre durante un altercado en el camerino. Fue un suceso que rodeó a los Warriors por la próxima semana, e incluso no ayudó en la cancha al registrar balance de 1-4 tras ese revés en Los Ángeles.
El reto del ‘three peat’
Y con toda esta inconsistencia de los Warriors, todos los ojos se ponen sobre el dirigente Steve Kerr. Previo al partido del sábado ante los Kings de Sacramento —ganado por Golden State por 127-123—, Kerr habló con periodistas y aceptó que las cosas no andan como quisiera. Sin embargo, alertó de la dificultad que presenta mantener el nivel al cual los Warriors tienen acostumbrado a los fanáticos y el conseguir tres campeonatos corridos.
El último equipo que ganó tres títulos en ristra fueron los Lakers desde el 2000 al 2002, un equipo liderado por Shaquille O’Neal y Kobe Bryant.
"No hemos llegado al punto en el que sabemos qué esperar de nuestro grupo noche tras noche. Ha sido como una montaña rusa en esta primera mitad de la temporada. Algunas de esas cosas tienen que ver con lesiones, otras con el hecho de que no hemos construido el moméntum que llega con jugar consistente y con atención al detalle. Eso es lo que tenemos que hacer, y estoy confiado en que llegaremos ahí", destacó Kerr.
"Estamos tratando de lograr algo (tres campeonatos consecutivos) que solo ha sucedido pocas veces en la historia de la liga. Estamos tratando de llegar a las finales por un quinto año consecutivo, ganar nuestro tercer título en ristra. No es tan simple como ‘oh, tenemos un buena plantilla. Lo vamos a hacer’.
¿No creen que los otros equipos han estado planificando para nosotros en los últimos tres años? ¿Y que no estamos recibiendo el mejor esfuerzo de todos los rivales noche tras noche? Esto es difícil, y lo estamos sintiendo", sentenció el timonel, que lleva al frente del equipo desde la campaña del 2014-2015.