Sábado, 23 de Marzo de 2019

Festejo dudoso

ChileEl Mercurio, Chile 22 de marzo de 2019

Más allá de la controversia en torno al rol eventualmente jugado por la Municipalidad de Valparaíso en una de las convocatorias, llama la atención el hecho mismo de que distintos grupos y dirigentes de izquierda -incluidas figuras que aparecían como una promesa de renovación- hayan realizado en los últimos días diversos actos para conmemorar el 60° aniversario de la revolución cubana, sin hacerse cargo del oscuro balance del régimen que desde entonces gobierna la isla

Más allá de la controversia en torno al rol eventualmente jugado por la Municipalidad de Valparaíso en una de las convocatorias, llama la atención el hecho mismo de que distintos grupos y dirigentes de izquierda -incluidas figuras que aparecían como una promesa de renovación- hayan realizado en los últimos días diversos actos para conmemorar el 60° aniversario de la revolución cubana, sin hacerse cargo del oscuro balance del régimen que desde entonces gobierna la isla. La falta de democracia y de libertades básicas ha definido a un sistema de gobierno vitalicio. Luego de la muerte de Fidel Castro y la asunción de su hermano Raúl, este delegó simbólicamente el mando en Miguel Díaz-Canel, pero manteniendo firmes las riendas del poder.
Los avances de la revolución castrista, como salud y educación gratuita para todos, han sido pagados dolorosamente por millones de cubanos que viven en la isla, y por otros millones que han huido ininterrumpidamente desde que se impuso el duro régimen que reemplazó a la dictadura de Fulgencio Batista. En el mismo lapso, millones de personas salieron de la pobreza en África y en América Latina sin sufrir las penurias de los cubanos, y en sistemas donde se respetaron sus derechos humanos y civiles, como en Brasil.
Quienes en Chile aplaudieron esta semana los "logros del pueblo cubano" pasan por alto la realidad y evitan referirse a la ausencia de libertad, a los presos políticos que siguen en las cárceles y a quienes son sometidos a injustos castigos por pensar distinto a los dictados del Partido Comunista de la isla. Las Damas de Blanco, mujeres que luchan por un mejor trato para sus familiares detenidos, han sufrido vejaciones y humillaciones por protestar pacíficamente en las calles. Intelectuales, artistas, miembros de minorías étnicas (afrocubanos) y sexuales han sido perseguidos o discriminados.
La situación económica de Cuba está lejos de ser satisfactoria. Por años se culpó al "bloqueo" norteamericano de las penurias de la población, sin admitir que el sistema comunista fracasó desde adentro, que la falta de incentivos perjudicó la producción y que la falsa ilusión de construir un verdadero socialismo no fue sino un espejismo. Hasta el derrumbe de la URSS, La Habana disfrutó de los subsidios de Moscú. Tras la caída del comunismo soviético, Venezuela se convirtió en la fuente de financiamiento, al tiempo que imitaba el modelo cubano, con resultados aún más lamentables, puesto que se dilapidó la riqueza del país y los recursos de años de altísimos precios del petróleo.
Aquellos que siguen defendiendo la revolución cubana como una gesta histórica no quieren reconocer que, más allá de derribar a un dictador, esta no fue capaz de construir un modelo alternativo exitoso, y siguen empeñados en la fantasía de que otro sistema socialista, el que ellos imaginan, hará realidad su utopía.
A Chile han llegado durante los últimos dos años miles de isleños en busca de mejores horizontes. Según cifras de la Subsecretaría del Interior, 2.537 cubanos recibieron visas temporarias de refugio durante el primer semestre de 2018, cifra muy superior a los 1.603 que lo hicieran en 2017, y a los 56 de 2016. Es otro indicador de cómo las condiciones del pueblo cubano siguen sin mejorar.
En estos 60 años, millones en el mundo han salido de la pobreza sin sufrir las penurias del pueblo cubano.