Sábado, 23 de Marzo de 2019

Fiscalía Occidente crea unidad regional enfocada en delitos de armas con énfasis en el tráfico

ChileEl Mercurio, Chile 22 de marzo de 2019

Quiénes las compran, suministran y para qué fin son parte de los ejes principales del departamento, con dependencia directa del fiscal regional, José Luis Pérez Calaf.

Para indagar de forma más eficaz delitos relacionadas con las armas, pero en especial el tráfico de ellas, es que la semana pasada comenzó a operar la Unidad Regional de Armas de la Fiscalía Metropolitana Occidente.
La unidad es coordinada por el fiscal Rodrigo Lazo, con dependencia directa del fiscal metropolitano Occidente, José Luis Pérez Calaf. El trabajo partió como piloto en las comunas de Pudahuel, San Bernardo y Maipú. Este año se sumaron Talagante, Melipilla y Curacaví.
En cada fiscalía local tendrá un "fiscal de enlace" a cargo de recopilar información.
La misión principal es "levantar información donde haya armas", explica el fiscal regional. Quiere decir que las investigaciones no estarán limitadas a detenciones, sino a seguir el rastro de las armas, a que las indagatorias de un caso lleven a "hilos conductores" y así averiguar quiénes suministran las armas, las compran y con qué fin.
De acuerdo a Pérez Calaf, la unidad nació luego de detectar que los delitos vinculados a la ley de Control de Armas existen de manera importante en las comunas de su jurisdicción.
Según datos de la fiscalía, en 2017 las armas incautadas fueron 62, y el año pasado llegaron a 130; mientras que las incautaciones de municiones pasaron de 913 en 2017 a 9.787 el año pasado, lo que significó un incremento de casi mil por ciento.
"En un alegato dije: 'Este año se incautaron 9.787 municiones ¿Se imaginan si cada una de estas municiones entró en el cuerpo de alguien?'. De esto se trata, que una sola munición puede significar una persona muerta", señala Pérez.
"Se ha dicho, y es verdad, que lo más peligroso son las armas inscritas (...) hoy las armas hechizas ya no son tema, ya no se ven tanto, sino que las armas inscritas, las formales", precisa, y pone de ejemplo las armas incautadas y los formalizados por el llamado caso Houston.
En mayo del año pasado fueron imputadas 17 personas por el delito de tráfico de armas, asociación ilícita y lavado de activos. La investigación que está en curso indaga una presunta organización con base en Chile que recibía encomiendas de armas de diverso calibre de una persona con residencia en Houston, EE.UU.
Este tipo de casos son los considerados más complejos para la unidad, pues el fiscal regional señala que son "armas que no tienen huella", que ingresan desde el exterior, a los que no se les puede hacer seguimiento. "La gran deficiencia para nosotros es que si no tienes registro hasta ahí llegas para dar con alguien", dice Pérez Calaf.
Otro tipo de casos es cuando alguien hace una compra legal de un arma, y denuncia que le fue robada, cuando en algunos casos la fiscalía ha detectado que las ha vendido a otras personas, como a narcotraficantes.
"La regla de que alguien tenga un arma no implica que esa persona cometa un delito. El tema es que nos hemos dado cuenta de que los delincuentes hacen eso: inscriben armas a través de testaferros, y el testaferro las denuncia como robadas", explica el fiscal regional.
Detenidos
por delitos relacionados con armas subieron de 38% a 48% en la Fiscalía Occidente.
"Nos hemos dado cuenta de que los delincuentes hacen eso: inscriben armas a través de testaferros, y el testaferro las denuncia como robadas"
JOSÉ LUIS PÉREZ CALAF
Fiscal metropolitano Occidente