Martes, 20 de Agosto de 2019

‘Profesionales’ antes del draft de MLB

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 20 de agosto de 2019

Hace dos semanas, alrededor de 150 escuchas de las 30 organizaciones de las Grandes Ligas estuvieron evaluando el mejor talento entre los peloteros boricuas elegibles para el próximo sorteo de novatos de MLB en junio

Hace dos semanas, alrededor de 150 escuchas de las 30 organizaciones de las Grandes Ligas estuvieron evaluando el mejor talento entre los peloteros boricuas elegibles para el próximo sorteo de novatos de MLB en junio. ¿150? Ese número supera la cantidad de cazatalentos que llegó al estadio Yldefonso Solá Morales, en Caguas, para el Torneo de Excelencia en 2012, con el objetivo de ver sobre el terreno a una de las mejores clases en la reciente historia del béisbol local.
Incluso, fue una clase histórica al ver al santaisabelino Carlos Correa convertirse en el primer boricua en ser seleccionado en el primer turno del draft y recibir un bono de $4.8 millones. El abridor José Berríos, el relevista Edwin "Sugar" Díaz y el infielder Jesmuel Valentín fueron otros jugadores que formaron parte de aquella camada.
No estoy planteando que la clase actual sea superior a la de 2012, pero el mero hecho de que organizaciones enviaran hasta seis directivos, incluyendo escuchas y supervisores, al showcase efectuado en el parque de Las Lomas, es muestra de que el talento de este grupo es de primer orden.
El sobrino del exjugador Carlos Beltrán, el campocorto Matthew Lugo, encabeza el listado de prospectos, junto a los siores Dilan Rosario y Yan Contreras y al lanzador Erik Rivera. Lugo se proyecta como una posible selección de primera ronda. Si llegara a pasar, Puerto Rico presentaría a jugadores —nacidos y desarrollados en la isla— siendo reclamados en la ronda inicial en tres de los últimos cuatro sorteos (Delvin Pérez 2016 y Heliot Ramos 2017). Es un dato relevante.
Cada año previo al draft converso con algunos de los escuchas boricuas sobre el talento de cada clase y el mismo puede variar de año a año. En lo que sí veo consistencia es en la manera que la preparación de los jóvenes se ha profesionalizado.
De años anteriores he conocido casos de jóvenes que optan por un método de enseñanza individualizada —cuando optan por salir de los colegios y de las escuelas públicas— para dedicarle más tiempo al trabajo en el gimnasio y en el parque. Y aquellos que cuentan con mayores recursos económicos pagan por los servicios de adiestradores de bateo y de pitcheo con el fin de perfeccionar sus respectivas mecánicas, sin olvidar el aspecto físico con los trainers. Ya trabajan como profesionales.
"Diría que desde el sorteo de Correa, la preparación de los chamacos ha cambiado. Estudian desde las casas para pasar más tiempo en los parques. Veo que invierten más dinero en la preparación. Cada vez es más", dijo un escucha.
Así que es una realidad que muchos de estos jóvenes trabajan como profesionales antes de ser profesionales.