Martes, 20 de Agosto de 2019

Cristina y los intendentes pulsean por la candidatura a gobernador bonaerense

ArgentinaLa Nación, Argentina 20 de agosto de 2019

La unificación de las bonaerenses con las nacionales estiró los plazos para la definición de candidaturas en la , pero no relajó un reclamo de los intendentes peronistas hacia : quieren a uno de ellos como candidato a gobernador bonaerense de

La unificación de las bonaerenses con las nacionales estiró los plazos para la definición de candidaturas en la , pero no relajó un reclamo de los intendentes peronistas hacia : quieren a uno de ellos como candidato a gobernador bonaerense de .
El pedido cobra cada día más fuerza, pero el escenario es todavía muy incierto. Cristina Kirchner no decidió si va a ser candidata presidencial ni terminó de construir su fuerza electoral. Y todos coinciden en que la postulación para la gobernación dependerá de la definición de la candidatura nacional y de las alianzas en los próximos meses.
Lo que hay por ahora son dos sectores de intendentes pujando para instalar un candidato, mientras Cristina le da rienda suelta a para que recorra la provincia y se constituya como contracara de . Tras cambiar el domicilio a Pilar, el exministro deslizó su disposición a competir en territorio bonaerense, pero nunca se lanzó como candidato.
Lo único que parece estar definido es que el diputado Máximo Kirchner también se mudará políticamente a la provincia de Buenos Aires y será el primer candidato a diputado nacional. De izquierda a derecha, según la ubicación de los cargos en la boleta, los casilleros deberían empezar a llenarse a fines de marzo y comienzos de abril, coinciden los intendentes.
Entre los jefes comunales sobresalen dos figuras de gran peso territorial. Por un lado, , intendenta de La Matanza, y, por otro, Martín Insaurralde, su par de Lomas de Zamora.
Con estrategias distintas, los dos se instalaron como posibles candidatos a gobernador en los últimos meses. De perfil moderado, Insaurralde tiene apoyo de un grupo de intendentes del conurbano: Fernando Gray (Esteban Echeverría), Mario Cascallares (Almirante Brown), Juan Zabaleta (Hurlingham), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Gabriel Katopodis (San Martín).
Más confrontativa, Magario pretende hacer valer el peso territorial de su distrito, que tiene el triple de población que Lomas de Zamora, el segundo más populoso del conurbano. "La maravilla que tiene La Matanza es que tiene dos posibles candidatos para la gobernación: un hombre y una mujer", declaró Magario el mes pasado, durante una visita a Villa Gesell con su antecesor, Fernando Espinoza.
Hoy diputado nacional, Espinoza es el tercer jefe territorial que suena como posible candidato a la gobernación. Con menor visibilidad y posibilidades, otros que manifestaron sus deseos de postularse son Francisco Durañona, intendente de San Antonio de Areco, y exsecretario de Seguridad Sergio Berni.
Aunque la doble postulación matancera genere suspicacias, en el entorno de Espinoza afirman que, después de décadas de aportar un enorme caudal de votos a los candidatos provinciales y presidenciales del kirchnerismo, llegó la hora de que el distrito ponga a un gobernador. "Cristina sabe que siempre jugamos bien, sin la ambigüedad de otros, y que no puede pelearse con La Matanza", advierten.
La estrategia de Insaurralde es la contraria. El intendente de Lomas de Zamora pretende sacar provecho de su perfil moderado. Los jefes comunales que respaldan su postulación argumentan que esa característica es la que le permite sumarle votos a Cristina, que la expresidenta no podría conseguir con un candidato de perfil duro.
En el entorno de Insaurralde apuntan a los 16 puntos porcentuales que sumaron en 2017 Sergio Massa y Florencio Randazzo en la provincia de Buenos Aires, elecciones en las que Cristina perdió por 4 puntos contra Esteban Bullrich. "¿Quién tiene más posibilidades de conseguir algunos de esos?", se preguntan, sirviendo en bandeja la respuesta. La definición dependerá de Cristina, conceden y apuestan a que la instalación de Insaurralde les asegure a los intendentes un lugar en la mesa de las decisiones.
El destino de Kicillof es el que está más atado a una decisión de la expresidenta, explican en el equipo del exministro. "Axel empezó a recorrer la provincia por pedido de Cristina y va a hacer lo que ella le pida", detallaron. Es el dirigente que retiene más votos propios de la expresidenta.
Con algunos viajes previstos al interior, Kicillof va a seguir concentrando su actividad en territorio bonaerense. Pero es antes que nada una pieza fuerte en el ajedrez que hoy juega Cristina.
Mensaje de Massa al kirchnerismo