Domingo, 18 de Agosto de 2019

Hasta el último día, Colombia no encontró cómo hacer goles

ColombiaEl Tiempo, Colombia 18 de agosto de 2019

Subeditor de deportes - el tiempo @josasc
Análisis José Orlando Ascencio
Colombia tuvo que esperar resultados ajenos para saber si los cinco puntos que había conseguido en el hexagonal final del Suramericano Sub-20 le alcanzaban para clasificar al Mundial de Polonia

Subeditor de deportes - el tiempo @josasc
Análisis José Orlando Ascencio
Colombia tuvo que esperar resultados ajenos para saber si los cinco puntos que había conseguido en el hexagonal final del Suramericano Sub-20 le alcanzaban para clasificar al Mundial de Polonia. Dependía de lo que sucediera anoche, en el partido de cierre del torneo en Rancagua (Chile), en el que Brasil se jugaba la vida frente a Argentina. "Podemos ser campeones del Suramericano", dijo el DT Arturo Reyes el pasado 14 de enero. No le alcanzó. El último partido del equipo, tal vez, fue en el que más opciones de gol creó: metió en un arco a Uruguay, pero falló, y mucho, a la hora de rematar. Por eso, con el 0-0, el equipo quedó a la espera de lo que pasara en los dos juegos de cierre. Ecuador le dio una mano gigante al derrotar 3-0 a Venezuela. Al igual que la Selección mayor, la Sub-20 duró mucho tiempo sin cabeza visible: desde febrero de 2017, cuando se fue Carlos ‘Piscis’ Restrepo, tras fracasar en el Suramericano Sub-20 de Ecuador, hasta el 15 de diciembre del mismo año, cuando la Federación Colombiana de Fútbol nombró en el cargo a Arturo Reyes, con la experiencia como formador de haber dirigido en la B al Barranquilla. También tuvo a su cargo a Patriotas, en la A, con un pobre balance. En enero de 2018, con una veeduría a los clubes antioqueños, Reyes comenzó su proceso, que incluyó 11 convocatorias y dos torneos oficiales: los Suramericanos de Cochabamba, en los que Colombia, a pesar de haber terminado invicta, se quedó con la medalla de bronce tras perder con Chile en desempate desde el punto penalti y luego superar a Argentina en el juego por el tercer lugar. El otro torneo oficial fue el de los juegos Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla, en el que Colombia se colgó la medalla de oro, pero con la salvedad de que ese torneo era categoría sub-23, con la posibilidad, incluso, de reforzar con jugadores mayores. Reyes convocó a cinco futbolistas de la categoría 1997 (Manuel Arias, Leyser Chaverra, Michael López, Julián Quiñones y Breiner Paz) y dos ‘grandes’, Larry Vásquez y Leonardo Castro. Sobre la base que encontró para trabajar, Reyes dijo en su momento: "Hay un buen material que llega desde la Sub-17. Nos parece importante que nuestros jugadores cuenten con rodaje como profesionales". Sin embargo, del equipo que jugó el Suramericano prejuvenil hace dos años, solamente fueron a este Sub-20 dos jugadores: Andrés Felipe Balanta, que no comenzó como titular, y el portero Kevin Mier. El gran problema de esta selección fue la falta de gol. Ninguno de los atacantes convocados (Rivaldo Correa, Luis Fernando Sandoval, Jáder Valencia y Dilan Ortiz) pudo marcar. El equipo solamente hizo cuatro goles en nueve partidos: dos de un extremo, Iván Angulo, uno de un zaguero central, Andrés Felipe Reyes, y un autogol, justamente el que les dio el paso al hexagonal final, para ganarle a Chile en el último suspiro de la primera fase. "Nos faltó gol, pero siempre lo intentamos. Tuvimos iniciativa en los partidos. En lo personal, di una parte de lo que tenía: en estos últimos partidos, la fatiga me cobró; por suerte pude aparecer en este último partido", dijo el mediocampista Yeison Toloza. "Es un orgullo saber que en el campo dejamos todo, con buena actitud, dando todo por Colombia", agregó.

"Lo busqué de todas las maneras, el palo no fue mi amigo pero tenemos fe. Nos faltó gol pero lo intentamos. Tuvimos iniciativa en los partidos".
Yeison Toloza mediocampista de colombia