Lunes, 20 de Mayo de 2019

Pasan la página en Fajardo

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 20 de mayo de 2019

PONCE

PONCE . - Con apenas 20 años, Ricardo Meléndez recibió la oportunidad para destacarse en su tercera temporada en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) con los Criollos de Caguas en el 2004, gracias a Félix "Felo" Rivera, en aquel entonces apoderado del quinteto del Valle del Turabo.
Quince años después, Meléndez, ahora un veterano de 35 años, ve similitudes de hace una década con lo que realiza Rivera en la actualidad con los Cariduros de Fajardo, equipo que administra y dirige a la misma vez.
"Siempre lo ha hecho. Hace 15 años lo hizo conmigo, con Peter (John Ramos), con Andrés Rodríguez en el 2004. Este año, todo el mundo puede decir que él está inventando. No está inventado. Lo ha hecho anteriormente, dándole oportunidad a los jóvenes para que se establezcan en la liga. Hasta ahora, ha dado resultado", opinó Meléndez sobre el inicio de 3-0 de los Cariduros en esta temporada, sin incluir el resultado de anoche ante los Leones de Ponce.
A pesar de que Rivera mantiene con vida a los Cariduros a través de un préstamo otorgado por los apoderados de la liga para saldar las deudas de la franquicia del este de la isla, su apuesta a las piernas jóvenes y poco conocidas en la liga ha rendido frutos en los primeros diez días del torneo de 2019.
Antes del partido frente a los Leones en el auditorio Juan "Pachín’" Vicens, varios de los canasteros de Fajardo se mostraron despreocupados por lo que pueda pasar con la situación económica de la franquicia este año.
"Lo que pasa fuera de la cancha es asunto de Felo. Nos garantizó que nos va a pagar. Tampoco la nómina es tan alta y vamos a cobrar hasta junio. No está en el contrato que vas a cobrar todo el año como él lo hacía antes. Entiendo que no debe haber problemas. Tuvimos un inicio inesperado a favor de nosotros", expresó Meléndez, quien está de vuelta a la escuadra tras ser parte del personal del 2017, año que regresó la franquicia al torneo bajo el mandato de Rivera y con el fajardeño y estelar base Carlos Arroyo en funciones de coapoderado y jugador.
Rivera y Arroyo se encuentran en una disputa en el BSN por la responsabilidad de las pérdidas económicas del equipo en 2018.
Una de las caras jóvenes en Fajardo es el armador Tjader Fernández, quien se encuentra en su cuarta temporada en el BSN luego de tres años con Aguada. "Estamos bien. Estamos claros. Pensamos más en lo que queremos, que es jugar, estar en la cancha y sacar el juego. La otra parte es segunda. Hasta ahora estamos bien", dijo el base de 25 años.
"Es una gran experiencia que estoy adquiriendo aquí. Vengo desde Aguada. Estoy tratando de aprovecharla al máximo. Tenemos un equipo joven, pero con hambre de ganar. Esa es una de las claves porque arrancamos 3-0. Desde el inicio, sabíamos que era un reto. La gente, todo el mundo nos ponía últimos. Gracias a Dios hemos salido a hacer el trabajo y nos hemos ganado el respeto poco a poco".
El centro Matt López también llegó desde Aguada a Fajardo en un canje por el experimentado delantero Ricky Sánchez.
"No puedo comentar por las cosas que pasaron el año pasado porque no estuve. Pero sobre todo lo que ha pasado en esta, Felo es bueno en identificar en qué son buenos los muchachos para ponerlos en situaciones que sobresalgan. Creo que nuestro éxito ha sido jugar defensa, sin importar quien tire la bola. Tenemos buena química", indicó López.
"Al principio tuve esos pensamientos (de no cobrar) pero realmente no puedo enfocarme en eso. Tengo un trabajo que hacer. No sé la situación del año pasado ni las cosas que pasaron tras bastidores", añadió.
Divertido Felo
Sobre tener a Rivera como dirigente, los tres jugadores se sienten a gusto. "Es divertido. Como yo digo, él es el ‘viejo loco’ pero quiere que juguemos duro, que juguemos como intensidad, que hagamos la jugada correcta, y a la misma vez te da la libertad de tomar decisiones. Creo que esta generación joven, que no es tan estructurada, son muchos más atléticos sin IQ alto (en la cancha), pero tienen habilidades", dijo Meléndez.
"En realidad me gusta jugar para Felo. Es bien calmado comparado a otros dirigentes que, cuando cometes un error, se agitan y se molestan. Con Felo, él espera al próximo receso para decirte qué hiciste mal y la mayoría de las veces sabes qué va a decir porque hace buen trabajo explicando todo en las prácticas", contestó, por su parte, López.
Para Rivera, es un gusto estar de vuelta con la tabla de instrucciones en mano, algo que no hacía desde tenía la franquicia en Manatí en 2016. "A mí me encanta dirigir. Es algo que llevo haciendo desde 1977, dirigente categorías menores en Caguas, la Liga Puertorriqueña, en la Superior con Caguas. Me encanta dirigir, me encanta estar con los jóvenes".