Jueves, 21 de Marzo de 2019

Practica la milicia ante una emergencia

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 21 de marzo de 2019

SALINAS,- La isla no está preparada para afrontar los daños que causaría un huracán categoría 4 o 5 durante la próxima temporada de huracanes, particularmente el sistema energético, las telecomunicaciones y lo relacionado con el manejo de cadáveres, reconoció ayer el secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera

SALINAS,- La isla no está preparada para afrontar los daños que causaría un huracán categoría 4 o 5 durante la próxima temporada de huracanes, particularmente el sistema energético, las telecomunicaciones y lo relacionado con el manejo de cadáveres, reconoció ayer el secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera.
"Si aquí viniera un huracán (categoría) 5, vamos a tener problemas si no iguales, similares a los que tuvimos (para el huracán María) con comunicación y con la red (energética) porque es que la red yo no entiendo que se haya reforzado y que esté resiliente para aguantar eso", expresó Pesquera al finalizar un ejercicio preventivo en el que la Guardia Nacional, junto a agencias estatales y federales, simularon varias emergencias producto de un huracán categoría 5.
Decenas de actores fingieron ser parte de una comunidad contigua a la represa de Patillas que supuestamente colapsó tras el huracán Lola.
El ejercicio de simulacro, llamado "Vigilant Guard", recreó varias escenas producto del huracán Lola con el propósito de medir el nivel de respuesta de la isla.
La dramatización de una emergencia ayer está alineada con las exigencias presidenciales que rigen el manejo de emergencias, pero no se hacía desde el 2009.
"Este ejercicio no es para hacerlo cada 10 años. Hay una directriz presidencial -la 8 y 9- que les exige a los estados y territorios que hagan, como mínimo, tres ejercicios de contingencia", sostuvo el ayudante general de la Guardia Nacional, el general de brigada José Juan Reyes.
Los gritos, las quejas y los heridos eran constantes, mientras cientos de militares rescataban y daban servicios de primeros auxilios.
"La prioridad de este servidor es preparar a nuestras fuerzas armadas en colaboración con las agencias federales y estatales (para atender emergencias)", apuntó el general Reyes.
"Yo quiero tener la Guardia Nacional aprestada para la época de huracanes. Tenemos aquí soldados de seis diferentes estados. Tenemos también sobre 20 agencias estatales y federales. Estamos sobreviviendo lo que sucedió con María y lo que queremos con eso es ver en qué áreas estamos haciéndolo bien y en qué áreas tenemos que mejorar y ser más efectivos en nuestro apoyo al pueblo de Puerto Rico previo a la época de huracanes", sostuvo.
El ayudante general de la Guardia Nacional invitó al general de tres estrellas Jeffrey Buchanan para que observara los ejercicios que no solo se efectuaron en el Campamento Santiago, de Salinas, sino también en la zona portuaria de San Juan y en la base militar Buchanan.
El general Buchanan fue el militar de más alto rango que dirigió los trabajos durante la emergencia que provocó el huracán María.
A casi un año de su última visita a la isla, Buchanan encontró a Puerto Rico un poco más recuperado, "con menos toldos azules, pero no se han eliminado".
Al igual que Pesquera, Buchanan reconoció que persiste "la fragilidad en la infraestructura, lo que me preocupa".
Puntualizó que el sistema energético aún no es resiliente.
"Mi principal preocupación es otra tormenta enorme que nos pueda impactar. Una pequeña pudiese tener más impacto (incluso) que antes por cómo está la infraestructura. Pero uno realmente grande sería devastador", afirmó Buchanan, quien se acoge al retiro en julio.
"No creo que debemos bajar la guardia. Tenemos que hacer todo lo posible para prepararnos. Pienso que se ha hecho mucho", sostuvo para de inmediato elogiar la capacidad y el trabajo del general Reyes.
Precisamente, Reyes indicó que busca "aprender de los errores y hacer lo que se necesita para ser más efectivo y ayudar al pueblo de Puerto Rico".
"Tenemos que ser más proactivos", sentenció.
Dos de esas medidas cautelares, previo a la llegada de cualquier huracán son preposicionar helicópteros, equipo militar y suministros en lugares claves.
La idea, dijo, es que Puerto Rico -a través de la Guardia Nacional- provea la primera respuesta en caso de una emergencia. Esto no fue posible tras el azote del huracán María el 20 de septiembre de 2017.
En ese entonces, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) proveyó la primera respuesta, según trascendió en vistas congresionales por voz del exdirector de esa agencia, William Brock Long.
"La misión de apoyo en situaciones de emergencia es responsabilidad de la Guardia Nacional. La Reserva (del Ejército de los Estados Unidos) está para apoyarnos a nosotros cuando solicitamos el apoyo de ellos como en una categoría 5 que necesitamos todos los recursos disponibles", explicó el general Reyes.
Precisamente, más de 500 soldados de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos en Puerto Rico dijeron presente en el ejercicio. Se trataba de ingenieros, rescatistas y expertos en purificación de agua, precisó la general de la Reserva, Dustin Shultz.
"Todos saben que esto puede ser real", apuntó la general.