Lunes, 20 de Mayo de 2019

Angie Oña habla de "Ser humana": "En cada función de la obra aprendo algo de mí misma"

UruguayEl Pais, Uruguay 20 de mayo de 2019

Belén Fourment
Angie Oña ganó un Premio Florencio y dos premios de la Escuela de Espectadores por Ser humana , obra que escribió y protagoniza, y que dirige Freddy González

Belén Fourment
Angie Oña ganó un Premio Florencio y dos premios de la Escuela de Espectadores por Ser humana , obra que escribió y protagoniza, y que dirige Freddy González. Volvió el fin de semana pasado a Tractatus, donde repite hoy y mañana a las 21.00 y el domingo a las 20.00.
Sobre eso fue esta charla con El País.
Tu proceso de investigación y escritura de Ser humana fue largo. Una vez que empezaste a llevarla a escena, ¿con qué te encontraste, qué aprendiste?> > Wow, de todo ( se ríe ). Aprendí que los vínculos humanos son enormes, y que es muy fuerte lo que se genera. La obra es la confirmación cabal de la intensidad que creo que puede tener el arte y el hecho actoral . Hasta esta obra, para mí estaba todo en un campo bastante conceptual e idealizado; no había dado con una obra que me demostrara el potencial que tiene un hecho artístico, vincular y humano.
¿Qué tenías idealizado? > > Nunca había estrenado bajo esos parámetros. Como docente tenía muy claro lo que genera el entrenamiento emocional. Como actriz, estaba entrenada en otras poéticas: estaba haciendo mucho teatro del absurdo , comedia, cosas que no ahondaban en esta fibra. Y hacía tres años que no actuaba. Ahora, en cada función aprendo algo de mí misma y de los demás. Iban a ser solo seis funciones, ya son más de 40, y es muy fuerte que cada vez que la hago, resignifico algo distinto.
Pensando a futuro, eso es un montón. Si estuviera en tu lugar, es hasta atemorizante. > > ( Se ríe ) Es que si yo lo pienso mucho, me puedo poner un montón de excusas para no hacer la función. Pero sé que esto es más fuerte. He ido a escena con fiebre, muerta de cansancio, y si lo pienso, la respuesta es: hoy no voy a poder con esto, porque es un nivel desgaste brutal. Pero es una vez más la confirmación de que, en el espacio escénico, hay algo más grande, que hace que las cosas salgan. El ego no tiene excusas.
Esta obra es muy tuya. ¿Te la imaginás hecha por otra? > > No puedo, pero me encantaría. Me encantaría que otra actriz lo pueda hacer. No en Montevideo, capaz, al menos por ahora ( se ríe ).
Esto tal vez es algo más del proceso de trabajo. Habiendo escrito y protagonizado la obra, ¿por qué necesitaste que la dirigiera otra persona?> > Si no hubiera sido por Freddy, que es supersensible, Ser humana no hubiera sido la mitad de lo que es. Y después, porque quería sentirme más libre en cuanto a los aspectos formales; quería entregarme de una manera más emocional, sensible, y que los puntos me los pusieran de afuera.
Ser humana quedó inserta en un momento donde se habla mucho del feminismo. ¿Te la planteaste desde ese lugar, a la hora de visibilizar a una mujer importante como Sabina Spielrein? > > No, ni ahí. Sí quise visibilizarla, porque cuando la conocí, me dio hasta bronca que no se hablara de ella. No lo hice adrede como feminista; me encanta que justo cuadre.
¿Alguna de las funciones que hiciste te quedó grabada por algo en particular? > > Hay dos que me marcaron muchísimo. Una fue en el Festival Internacional de Teatro Unipersonal, en la Sala Balzo, y se vivió algo muy intenso. Fue muy fuerte y simbólico cómo se potenció el humor; la gente rió mucho, cosa que no siempre sucede. Y después la del reestreno, el 8 de marzo, que fue increíble: lo digo y me emociono. Fue muy fuerte lo que se vivió a nivel energético... Además, en primera fila estaba Estela Medina. Yo estaba muy nerviosa, y por momentos no volaba una mosca, y yo pensaba: ¿qué pasó? En esa función el humor funcionó bastante poco, porque estaban pesando otras cosas. El aplauso final fue tremendo, inolvidable. Esa función, creo que no la voy a olvidar nunca.