Jueves, 21 de Marzo de 2019

Escrutinio necesario

ChileEl Mercurio, Chile 21 de marzo de 2019

El tratamiento igual de los casos iguales constituye un imperativo de la garantía constitucional de igualdad ante la ley.

De alto interés es el debate que se ha generado a partir de la publicación de un estudio efectuado por el Observatorio Jurisprudencial del Programa de Derecho Administrativo Económico de la Universidad Católica, liderado por el profesor Alejandro Vergara Blanco. Revisando casi novecientas sentencias en veinte temas relevantes propios del Derecho Administrativo, el documento analiza la consistencia de las decisiones de la Corte Suprema, y sus conclusiones han llamado la atención y suscitado diversas reacciones.
Esta investigación se suma a los aportes que han venido haciendo en el último tiempo distintos observatorios judiciales, cuya labor ha permitido conocer valiosa información, necesaria para el escrutinio del trabajo judicial, especialmente en lo que se refiere a la consistencia en sus decisiones. Huelga señalar que la coherencia judicial resulta imprescindible para otorgar certezas a los ciudadanos, que pueden así anticipar de algún modo la forma de resolución de sus controversias. El tratamiento igual de los casos iguales (y desigual de los desiguales) constituye finalmente un imperativo de la garantía constitucional de igualdad ante la ley. Por lo mismo, es muy relevante que tanto los operadores jurídicos como los ciudadanos tengan acceso a esta información y a partir de ella puedan efectuar un análisis documentado de la labor de los jueces. Ciertamente, un trabajo como el que ha suscitado la actual controversia puede y debe ser también sometido a escrutinio técnico. Menos enriquecedor sería en cambio que el debate terminara limitándose a algunas críticas de tipo intuitivo o a planteamientos de orden general en defensa de la discrecionalidad judicial.
En efecto, parece innegable que los resultados de este trabajo académico no solo merecen atención, sino que incluso podrían estimarse en algunos casos como preocupantes. Es un fenómeno conocido la existencia de una cierta vacilación jurisprudencial en nuestro sistema de justicia, explicable en parte por la forma de funcionamiento de la Corte Suprema y de las cortes de apelaciones, en salas cuya integración es variable y en las que hay rotación tanto de ministros como de abogados integrantes. Pero la evidencia ahora aportada entrega antecedentes que van más allá de eso, al mostrar casos en que las inconsistencias respecto de asuntos aparentemente similares subsisten incluso cuando los jueces que los fallan son los mismos. Se trata de una situación difícil de entender, tanto para el mundo jurídico como para la ciudadanía en general. Si tal conclusión fuere el resultado de errores metodológicos (por ejemplo, estimar analogables situaciones que en realidad no lo son), sería importante que ellos fueran señalados; insuficientes parecen en cambio aquellas argumentaciones que simplemente apunten a normalizar las variaciones jurisprudenciales. Desconocer la relevancia de estas podría inadvertidamente conducir hacia un camino de indeseable arbitrariedad.
En ese contexto, esfuerzos como los que se han venido haciendo en el marco de la reforma procesal civil, en cuanto a contar con mecanismos eficaces de unificación de jurisprudencia, deben retomarse y probablemente redoblarse. Ello podría desde ya acompañarse de avances administrativo-judiciales orientados a evitar al máximo los cambios en la integración de las salas, lo que podría regularse por medio de un auto acordado. Finalmente, siendo los cambios de opinión una cuestión obviamente legítima -y hasta consustancial al razonamiento humano-, sería importante instar a que, cuando ello ocurra, los jueces presten una especial atención a la fundamentación de sus decisiones, de modo de facilitar la comprensión de sentencias que hoy aparecen por ello como sorpresivas.