Lunes, 20 de Mayo de 2019

Entretención y felicidad

ChileEl Mercurio, Chile 20 de mayo de 2019

La entretención no es un tema irrelevante para el hombre

La entretención no es un tema irrelevante para el hombre. Mal que mal, nadie quiere aburrirse, si bien quizás vale la pena experimentar el tedio, puesto que así el ser humano se mueve en pos de algo que lo saque de aquello. De ahí que el que está fastidiado por el sopor busque distintas formas para derrotarlo. Toda diversión, por tanto, supone un punto de partida en su antítesis, en esa sensación de letargo que necesita de una fuerte sacudida para salir de ella. En el fondo, el hombre persigue el solaz porque inconscientemente lo asocia a la felicidad y porque requiere motivos alegres para seguir aireando su tiempo y su propia vida.
En todo caso, es claro que felicidad y distracción son cuestiones distintas. No siempre se entrelazan. Sin embargo, es posible convenir que, aunque no toda entretención suponga felicidad, parece evidente que la felicidad no puede sino ser entretenida. Es concebible un pasatiempo que no haga feliz al hombre, pero no veo factible pensar en una felicidad que no divierta auténticamente al ser humano. La distracción es como la hermana menor de la felicidad; habita en la misma casa, pero lo hace de manera más discreta, semioculta en la pieza de atrás, mientras los dueños de casa se afanan en hallar y acomodar a la otra en el salón principal.