Martes, 21 de Mayo de 2019

Grupo Mondragón comparte su receta

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 21 de mayo de 2019

¿Imagina usted a un empresario que al concluir el año, ceda la mitad de sus ganancias a un fondo común para ayudar a otras empresas similares a las que no les fue bien? ¿Imagina usted una empresa donde la paga del jefe tenga un tope sujeto al salario del empleado con la compensación más baja?
Eso es lo que sucede en Laboral Kutxa, una de las cooperativas más grandes de España y filial de Grupo Mondragón, el conglomerado cooperativo de producción y financiero más importante de la Península Ibérica y que anualmente genera sobre $1,000 millones en beneficios netos con un modelo de negocios centrado en las personas y sus trabajadores

¿Imagina usted a un empresario que al concluir el año, ceda la mitad de sus ganancias a un fondo común para ayudar a otras empresas similares a las que no les fue bien? ¿Imagina usted una empresa donde la paga del jefe tenga un tope sujeto al salario del empleado con la compensación más baja?
Eso es lo que sucede en Laboral Kutxa, una de las cooperativas más grandes de España y filial de Grupo Mondragón, el conglomerado cooperativo de producción y financiero más importante de la Península Ibérica y que anualmente genera sobre $1,000 millones en beneficios netos con un modelo de negocios centrado en las personas y sus trabajadores.
De acuerdo con Txomin García Hernández, presidente la cooperativa financiera, Mondragón es el fruto de más de cinco décadas de atinos y desaciertos, donde la clave del éxito ha sido la intercooperación. El concepto, dijo el ejecutivo, no es otra cosa que la capacidad de encontrar sinergias y estar dispuesto a "renunciar" al beneficio particular para facilitar la distribución solidaria de la riqueza.
García Hernández se encuentra en Puerto Rico por invitación de la Asociación de Ejecutivos de Cooperativas (ASEC), organización que lleva a cabo su reunión anual este fin de semana en el Ponce Hilton y donde sus integrantes dialogarán acerca de la experiencia de Mondragón.
Según García Hernández, cuando "una cooperativa es exitosa se vuelve individualista y cuando una cooperativa fracasa se vuelve un foco de problemas difíciles de resolver".
En Mondragón, agregó García Hernández, el éxito viaja de la mano con el fracaso, pero siempre la apuesta que guía a la organización es el afán de ser competitivos en beneficio de la sociedad y las personas.
"No estamos vacunados contra el fracaso", dijo García Hernández en un foro celebrado el pasado martes en la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana. El foro fue embocadura a la reunión de ASEC -que arranca hoy- y en este el Oficial de Innovación Social de GFR Media, Luis Alberto Ferré Rangel, y el presidente del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores, Roberto Pagán, destacaron la urgencia de recurrir al diálogo para salir de la coyuntura social y económica en que se encuentra Puerto Rico.
Una de las fortalezas de Mondragón, a juicio del ejecutivo, es haber diseñado una estructura de compensación donde el salario de los altos ejecutivos no puede exceder por más de seis veces la paga que recibe el trabajador en la escala más baja.
Pero según García Hernández, otra fortaleza del grupo es la capacidad de haber creado un ecosistema dirigido a resarcir las necesidades de la gente.
Como resultado, agregó García Hernández, Mondragón ha atestiguado múltiples crisis que ha vivido España desde el siglo pasado, al igual que otros retos en los 17 países donde opera.
Uno de los retos más importantes se produjo con la quiebra de Fagor Electrodomésticos, empresa cooperativa que se fue a la bancarrota desplazando 2,000 trabajadores. En ese caso, explicó García Hernández, el Grupo aplicó su receta de solidaridad.
Por un lado, no descansó en reubicar a los trabajadores cesanteados y por otro, aportó gracias a un fondo especial el 80% del salario de los desplazados por un término aproximado de 24 meses.
Ahora, según García Hernández, Mondragón enfrenta el reto del cambio demográfico, pues el País Vasco, donde ubica la sede del conglomerado posee la tasa de natalidad más baja de Europa y ello, constituye un reto, tanto para la atracción de nuevos socios y sufragar el costo que supone crear nuevas cooperativas como para el reemplazo generacional.