Jueves, 21 de Marzo de 2019

Se fractura el apoyo republicano a Trump

ColombiaEl Tiempo, Colombia 21 de marzo de 2019

El Senado de los Estados Unidos, el cual está controlado por el Partido Republicano, le dio la espalda ayer a Donald Trump, al votar en contra de su declaración de emergencia nacional para obtener fondos para construir el muro en la frontera con México, un acto simbólico que empieza a mostrar las cada vez mayores fracturas en la formación conservadora

El Senado de los Estados Unidos, el cual está controlado por el Partido Republicano, le dio la espalda ayer a Donald Trump, al votar en contra de su declaración de emergencia nacional para obtener fondos para construir el muro en la frontera con México, un acto simbólico que empieza a mostrar las cada vez mayores fracturas en la formación conservadora. Esto es por dos motivos. En primer lugar, porque la construcción de esa infraestructura es la propuesta estrella del Presidente desde la campaña electoral y se ha convertido en su apuesta personal. Y, por el otro lado, porque este rechazo se da en una cámara en la que la formación de Trump tiene mayoría y en una iniciativa que fue promulgada por el Partido Demócrata. Además, cabe resaltar que mientras que solo se necesitaba el voto de cinco senadores republicanos para que saliera adelante la legislación que busca terminar con la emergencia nacional, fueron 12 apoyaron la moción de los demócratas. "Se podría pensar que los republicanos ya están empezando a pensar en la elección presidencial del próximo año, en la que cada vez hay más demócratas fuertes que podrían hacerle frente a Trump. Esto ha prendido las alarmas en el partido y el divorcio con el Presidente se está empezando a consumar", explica Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario, en Bogotá. Asimismo, como agrega el experto, esta no es la primera vez que ocurre, sino que el precedente lo estableció la votación que el Senado ejecutó en contra de la medida de Trump el relación a la guerra de Yemen, en la que la cámara aprobó no apoyar a Arabia Saudí como una consecuencia de la nula crítica de la Casa Blanca ante el asesinato del periodista, Jamal Khashoggi, hace unos meses. Como se ha dicho, este hecho tiene una mayor importancia por el hecho de que "el muro terminó convirtiéndose en el punto de honor de Trump y su principal elemento de política hacia Latinoamérica. Es una política simplista, reduccionista y bastante populista", afirma Jorge Restrepo, profesor de economía de la Universidad Javeriana. Eso sí, vale dejar claro que la legislación que aprobó ayer el Senado, y que había aprobado hace dos semanas la Cámara de Representantes, lo más seguro es que no logre su objetivo, pues Donald Trump aseguró que utilizará su poder de veto presidencial para frenar la acción del Congreso. Esta es la primera vez que el Presidente utiliza esta medida en sus más de dos años de legislatura. Sumado a esto, ayer también la Cámara de Representantes votó a favor -con 420 votos y 0 en contra- a que la investigación del fiscal especial, Robert Mueller, sobre la injerencia de Rusia se ha pública, lo que le dificultará aún más la labor a Trump en caso de que en el reporte se le encuentre culpable. Retraso en la cumbre Otro de los principales temas de la agenda estadounidense es la negociación comercial con China, que sufrió ayer un pequeño revés, pues aunque el presidente Trump afirmó que las conversaciones se siguen desarrollando de una buena manera, las autoridades de ambos países dejaron claro que es muy improbable que se llegue a concretar una cumbre con Xi Jinping en marzo.