Martes, 21 de Mayo de 2019

Mochilazo en el tiempo

MéxicoEl Universal, México 21 de mayo de 2019

La primera ingeniera mexicana Elisa Villa Román EL UNIVERSAL La primera mujer que se tituló de una ingeniería en México fue Concepción Mendizábal Mendoza

La primera ingeniera mexicana



Elisa Villa Román

EL UNIVERSAL



La primera mujer que se tituló de una ingeniería en México fue Concepción Mendizábal Mendoza. El día que presentó su examen profesional sus sinodales celebraron el hecho de que fuera la primera mujer titulada en esta profesión.

Estudiar ingeniería en El Real Seminario de Minería (hoy Palacio de Minería) no era poca cosa, pues albergaba el laboratorio de "ensayes" de materiales, uno de los más sofisticados del país en la época en que Concepción pasó por sus aulas.

Ahí realizó pruebas de materiales que incluyó en sus memorias para la ingeniería civil que terminó con calificaciones sobresalientes. El texto mecanografiado todavía se conserva en el acervo de esa institución.

Concepción Mendizábal nació en la Ciudad de México el 4 de marzo de 1893. Sus padres fueron el ingeniero Joaquín Mendizábal y Tamborrel y Luisa Mendoza Gutiérrez. Se sabe que tuvo una hermana llamada María de la Luz. Es posible que el ambiente donde se desenvolvía su padre la motivara a estudiar una ingeniería.

Concepción Mendizábal inició sus estudios en la Normal para Maestras de la capital de 1913 a 1917, donde obtuvo excelentes calificaciones.

Pero quería llegar más lejos y dos años después se inscribió a los cursos de matemáticas superiores de la Escuela de Altos estudios.

Para 1921, Concepción comenzó sus estudios en la carrera de ingeniería civil, en la Escuela Nacional de Ingenieros que hasta esa fecha sólo había admitido a cuatro mujeres, pero ninguna se había graduado.

Sin embargo, no contaba con un certificado de bachillerato e ingresó como oyente, hasta que logró que las materias de la escuela normal fueran consideradas equivalentes. Pero la vida académica de Concepción también tuvo algunos altibajos.

En 1926, en plena carrera universitaria, su padre falleció. En las gacetas de la época aplaudieron el hecho de que la joven se ausentara algunos días para vivir su duelo, pero continuó sus estudios con diligencia hasta que concluyó con un promedio notable.

"No obstante la rudeza de un golpe de esa magnitud, sobre todo para la constitución delicada de una mujer, volvió la señorita Mendizábal a reanudar sus labores. Y ni el año ya tan avanzado ni su pena tan intensa la hicieron flaquear lo más mínimo", se lee en la gaceta de la escuela.

En 1927, Concepción terminó la carrera y solicitó su examen profesional en enero de 1930. Su tesis se tituló "Proyecto de una torre elevada de concreto armado para 300 m3 de agua, de 20 metros de alto con un mirador en la parte superior".

El 11 de febrero de ese año presentó su examen profesional y dedicó su tesis al esfuerzo y trabajo duro para lograr sus metas, haciendo énfasis en su papel como mujer ingeniera.

La revista de su escuela dedicó una página completa a Mendizábal en el artículo Primera mujer obtiene en México el título de ingeniero civil.

"No obstante la condición de su sexo, el jurado en cumplimiento de su deber se mostró con igual rigidez que con los demás pasantes de ingeniería que han examinado y el otorgarle la nota aprobatoria en esta forma ha sido para la señorita ingeniero motivo más de satisfacción y prueba de su competencia", publicó la revista.

Además de la tesis, Concepción escribió sus memorias de prácticas que todavía se pueden encontrar en el Palacio de Minería, y que están disponibles para todo público.

El trabajo incluye fotografías que se presume fueron tomadas por ella. Omar Escamilla González, responsable del Acervo Histórico del Palacio de Minería, dice que Concepción sabía que su trabajo pasaría a la historia por ser la primera ingeniera mexicana.

"Es muy raro que una tesis de esa época tuviera fotos, porque era muy caro. Pero Mendizábal sabía que pasaría a la historia e hizo el esfuerzo por incluir fotografías". En una de ellas se ve a la joven haciendo pruebas.

Hoy sólo se conocen tres retratos de la primera ingeniera mexicana que logró titularse, aunque antes hubo más mujeres que por alguna razón no lograron concluir la carrera.

Concepción Mendizábal fue reconocida por su escuela como una mujer constante, decidida y de gran actitud. Se sabe que se dedicó a actividades académicas en la Universidad y en Petróleos Mexicanos.

Mendizábal falleció el 23 de noviembre de 1985. Nunca se casó ni tuvo hijos. Hoy es recordada como la mujer que derribó prejuicios y se sobrepuso a las dificultades.