Miércoles, 19 de Junio de 2019

La cotidianidad es la nueva frontera de la inteligencia artificial

ColombiaEl Tiempo, Colombia 19 de junio de 2019

LAURA FERNANDA TAMAYO - ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO @lftamayo_
El término ‘inteligencia artificial’ (IA) evoca escenas de la ciencia ficción o, para quienes han seguido su evolución desde que comenzó a popularizarse, en los 60, recuerdos de las hazañas de Eliza (el primer bot conversacional, creado en el MIT), Deep Blue (que le ganó una partida de ajedrez a Gary Kasparov) y, más recientemente, Watson (otro sistema de IBM que venció a dos personas en el concurso de televisión estadounidense Jeopardy!)

LAURA FERNANDA TAMAYO - ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA EL TIEMPO @lftamayo_
El término ‘inteligencia artificial’ (IA) evoca escenas de la ciencia ficción o, para quienes han seguido su evolución desde que comenzó a popularizarse, en los 60, recuerdos de las hazañas de Eliza (el primer bot conversacional, creado en el MIT), Deep Blue (que le ganó una partida de ajedrez a Gary Kasparov) y, más recientemente, Watson (otro sistema de IBM que venció a dos personas en el concurso de televisión estadounidense Jeopardy!). Pero un nuevo auge se vive en este campo, que voces muy autorizadas no dudan en definir como esencial para el próximo salto tecnológico de la humanidad. No en vano, Sundar Pichai, CEO de Google, dijo alguna vez que la IA ofrece tantas posibilidades que el cambio podría terminar siendo tan profundo como el que en su momento causaron el fuego o la electricidad. Por tal motivo, después de décadas de explorar sus aplicaciones en áreas que van del comercio a la salud, la IA comenzó a ser utilizada para el desarrollo de aplicaciones móviles y de cada vez más notables avances en el diseño de teléfonos celulares. Hoy resulta innegable que la IA ya hace parte de la cotidianidad: separa el correo importante del spam, muestra la mejor ruta para llegar a un sitio y hasta sugiere canciones y películas de acuerdo con el gusto del usuario. La imagen, alguna vez lejana, de un robot asistente ya vive en nuestro bolsillo. Pero no se va a quedar ahí: los nuevos usos de la IA van desde vender hamburguesas tomando en cuenta factores que van del clima al tráfico y hasta explorar galaxias muy lejanas. Desde el punto de vista económico, se estima que el uso de técnicas de IA en la industria y la vida cotidiana hará que el PIB mundial sea un 14 por ciento más alto en 2030, según datos del Foro Económico Mundial en 2017. Este valor equivale a 15.700 millones de dólares. Según un estudio del 2018 de Everis y Endeavor, e l boom de la IA en la última década obedece a la economía de datos (o la posibilidad de utilizar información de la gente para desarrollar algoritmos y generar valor) y al auge del machine learning, un tipo de IA dedicado a estudiar cómo aprenden las máquinas. Pero con cada avance surgen nuevas dudas. Una investigación de la Universidad de Darmouth reveló que los algoritmos detrás de los sofisticados sistemas de la actualidad pueden asumir sesgos racistas. En una revisión de los dictámenes del sistema encargado de preseleccionar los casos de casi un millón de reclusos elegibles para libertad condicional en EE. UU., se identificó un patrón que prefería recomendar la libertad de los prisioneros blancos. No es posible atribuirle a la inteligencia artifical una ideología, pero es probable que no haga falta si sus decisiones se basan en grandes volúmenes de datos en los que el sesgo ya está presente. Perspectivas para Colombia De acuerdo con Willy Marroquín, psicólogo y desarrollador de software, la IA, aunque está apenas en sus primeros pasos en Colombia, ha mostrado resultados muy veloces. "Debemos estar preparados para enfrentar el tema y no tenerle miedo, porque nosotros somos los que entrenamos estos sistemas con nuestra información. Todavía estamos muy lejos de alcanzar la singularidad de las máquinas, en la que cohabitemos de manera literal con robots". Según la última actualización de Tractica, una empresa dedicada a estudiar tendencias tecnológicas emergentes, los ingresos anuales mundiales de software de IA alcanzarán los 100.000 millones de dólares para 2025. Mientras las tendencias en el mundo apuntan al desarrollo de IA, Diego Jara añade que "Colombia ya ha empezado a utilizar machine learning, pero todavía queda muchísimo por recorrer en temas de educación, financiación y un cambio de mentalidad porque sigue siendo un tema místico".