Miércoles, 19 de Junio de 2019

Crisis argentina demorará recuperar los tránsitos paraguayos

UruguayEl Pais, Uruguay 19 de junio de 2019

EMILIO CAZALÁ
A diferencia de lo ocurrido a principios del siglo XIX que Montevideo provocó celos y rivalidades de Buenos Aires, por el rápido avance y desarrollo del puerto de Montevideo pero también por la dinámica actividad comercial que sus hábiles empresarios estaban desarrollando, hoy esa realidad pasó a manos del puerto de Buenos Aires que está asumiendo por estos tiempos un cambio realmente envidiable adoptando medidas bien liberales, competitivas, creativas, que en primer lugar pretenden ser o su objetivo final es lograr un puerto operativamente mas eficiente y sobre todo económicamente más competitivo y de conveniencia para el usuario

EMILIO CAZALÁ
A diferencia de lo ocurrido a principios del siglo XIX que Montevideo provocó celos y rivalidades de Buenos Aires, por el rápido avance y desarrollo del puerto de Montevideo pero también por la dinámica actividad comercial que sus hábiles empresarios estaban desarrollando, hoy esa realidad pasó a manos del puerto de Buenos Aires que está asumiendo por estos tiempos un cambio realmente envidiable adoptando medidas bien liberales, competitivas, creativas, que en primer lugar pretenden ser o su objetivo final es lograr un puerto operativamente mas eficiente y sobre todo económicamente más competitivo y de conveniencia para el usuario.
Hasta donde podemos imaginar, estos esfuerzos de reducir tarifas de varios servicios son un combate por sumar ingresos más que una actitud competitiva o más bien para no caer más porque las cosas allá en los puertos y en las marítimas no están bien. Pero bueno, sea por lo que sea, nosotros sentimos ese empuje porteño en el manejo de las las cargas de Trasbordo que vulgarmente llamamos de Tránsito, cargas que son movimientos de contenedores abordados o descargados, uso de grúas, empleo de estibadores en terminales o muelles públicos. Pues bien, esos contenedores los estamos perdiendo sin remedio. Digamos que son cambios benéficos y necesarios en primer lugar para Buenos Aires que está al borde de la ociosidad como puerto, pero son también pasos competitivos con Montevideo que es el único puerto rival que tiene Buenos Aires enfrente.
Hoy, que Argentina vive una crisis muy severa por cambios climáticos pero básicamente una crisis económica muy profunda que repercute en el movimiento de los puertos, sobre todo en Buenos Aires y Rosario. Es una situación preocupante para nosotros los uruguayos que no nos conviene una Argentina venida a menos sino por el contrario lo necesitamos como un país rico y pujante. Pero no tiene mas remedio, no tiene otra alternativa que echar mano a la carga paraguaya y boliviana o a cualquier otra que esté a mano. Sin duda, con todas las regalías que está ofreciendo Buenos Aires a los paraguayos y bolivianos, sumado al hecho que somos un "mix" de socialismo y capitalismo, con gente mansa y tranquila, pueden estar seguros los de enfrente que van a trabajar tranquilos y sin problemas; los paraguayos y bolivianos lograrán sus objetivos y nosotros no tendremos estas cargas por un largo periodo.
En realidad, están apostando a esas cargas para mitigar la reducción del volumen de contenedores de importación y exportación que están sufriendo los barcos oceánicos que según nos dicen son mega containeros para 10.500 teus saliendo y entrando del gran puerto a menos de 9 metros de calado. Pero no afligirse, en Montevideo pasa lo mismo, la Terminal TCP está casi todo el tiempo vacía, se advierte desde la rambla y lo mismo los muelles públicos. Suponemos que bajo estas condiciones el costo de los peajes ahora para entrar y salir de Buenos Aires debe pesar muchísimo para las empresas navieras. Nos dicen que un barco containero tipo de 52 mil toneladas de registro neto con un calado de 12.80 metros para entrar y salir de ese puerto cuesta una cifra próxima a los 100 mil dólares y no están incluidos los prácticos ni los remolcadores. Sin duda, son costos que deben arrancar lágrimas cuando falta el respaldo de los contenedores.
Así que volviendo al centro de esta nota, Buenos Aires que otrora se desinteresaba de los tránsitos paraguayos y eso lo vimos en visitas a terminales en Buenos Aires dando prioridad a sus propias cargas ahora las necesita porque ese trafico representa cifras muy importantes más de 200 mil teus que obligadamente están disputando a nosotros. Así que nosotros pensamos y este es el mensaje poco optimista que queremos pasar, que mientras Argentina viva esta aguda crisis portuaria va a ser un puerto muy competitivo ofreciendo el "oro y el moro" para no perder los trasbordos paraguayos y bolivianos. Nosotros no vamos a tener ninguna chance para recuperar los trasbordos paraguayos. Y es obvio que los barcos oceánicos preferirán en estos tiempos de crisis tomar aquellos tránsitos en el puerto de Buenos Aires porque además nos han dicho que las terminales están bajando los precios. De lo cual resulta que por ahora somos un puerto caro. Y seguramente no vamos a recuperar los trasbordos paraguayos y bolivianos hasta que ellos mejoren sus condiciones económicas. Entonces, si, llegada esa bonanza, dedicarán sus esfuerzos portuarios a sus propias cargas y pondrán en lista de espera los trasbordos que en Buenos Aires tienen, para decirlo fácilmente, sus bemoles. Por último, vale la pena recordar que la decisión final en todo este quehacer portuario la toman los barcos oceánicos o sea las empresas navieras.