Miércoles, 19 de Junio de 2019

Tiger Woods regresó al Olimpo tras ganar nuevamente el Masters

ChileEl Mercurio, Chile 19 de junio de 2019

A los 43 años, el jugador nacido en California retomó la senda exitosa de títulos, al ganar por quinta vez el Masters de Augusta y completar 15 majors , quedando a tres coronas 'grandes' del récord histórico que ostenta su compatriota Jack Nicklaus. El 'Tigre' volvió al ruedo con todo y mantiene el hambre de volver a ser el mejor de la historia de este deporte.

Eldrick Tont "Tiger" Woods eligió Augusta para volver a ganar un título "grande" -logró el Tour Championship en septiembre de 2018- del PGA Tour, once años después de su última gran figuración en el US Open 2008.
En el último lustro, Woods sufrió problemas personales, familiares, un escándalo sexual y una lesión y posterior cirugía en la rodilla, que lo llevaron al infierno (ver nota secundaria).
Pero ayer, el estadounidense que popularizó el golf en todo el mundo ganó la 83ª edición del reputado Masters de Augusta, logró así el 15º título de los torneos del Grand Slam y confirmó un épico regreso deportivo, a los 43 años, una edad en la que le resta mucho tiempo y récords por romper en este deporte.
Woods comenzó la cuarta y última jornada en Erin Hills, en el segundo puesto, a dos golpes del puntero exclusivo, el italiano Francesco Molinari. Y con una vuelta final de 70 impactos (-2), totalizó -13, un toque menos, lo suficiente, sobre sus compatriotas Dustin Johnson, Xander Schauffele y Brooks Koepka.
Fue la primera vez en que "Tiger", un verdadero imán en Georgia y quien estuvo acompañado los cuatro días por una procesión de fanáticos, consiguió un major sin tener la ventaja en los primeros 54 hoyos.
El estadounidense saltó al liderato gracias a un putter para birdie en el hoyo 15 -mientras Molinari lanzaba la bola al agua y con ella, sus opciones a la corona- y pudo mantenerse en la cima. Así, casi sin darse cuenta, se embolsó un premio individual de 2,07 millones de dólares, volviendo a lucir la tradicional chaqueta verde que se le entrega a los ganadores de la encopetada cita que se disputa sobre los flamantes prados del club Augusta National.
A la caza de Nicklaus
Fue el quinto título del Masters para Woods, el primero desde 2005 y se acercó a tres coronas del histórico récord de 18 "grandes" que mantiene su legendario compatriota Jack Nicklaus, que disfrutó con el renacer total de Woods en Georgia.
"Un gran 'bien hecho' de mí parte para Tiger", dijo Nicklaus a la cadena televisiva CBS, que llevó la nueva proeza de Tiger a todo el planeta. "Estoy tan feliz por él y por el deporte del golf... esto es fantástico", agregó.
Los próximos dos grandes torneos del año se jugarán en campos en los que Woods ya ha ganado títulos: Bethpage Black para el Campeonato PGA el próximo mes, y Pebble Beach para el US Open de junio.
Otro punto destacado fue el accionar del joven mexicano Álvaro Ortiz, último ganador del torneo LAAC (Latinoamericano Amateur) y quien finalizó en el puesto 36° (-2), siendo el primer vencedor del LAAC en pasar el corte. Otro latino en la competencia, el argentino Emiliano Grillo terminó distante en el lugar 62, con 296 impactos (+8).
81
Títulos del circuito PGA suma Woods. El golfista estadounidense quedó a uno de su compatriota Sam Sneid.
2,07
Millones de dólares de premio individual se embolsó el jugador norteamericano por ganar otra vez en el campo de Augusta.
Un viaje del infierno al cieloEn 2009 se retiró por infidelidades, alcoholismo y lesiones:El golf le entregó millones de dólares a un chico nacido en Cypress, California, un 30 de diciembre de 1975 y hoy, "Tiger" Woods quiere seguir reconciliándose.
En 2007, luego de recibir los mayores elogios y ganarlo todo, a nivel juvenil y adulto, empezó a sufrir problemas con el sexo, infidelidades a su exesposa, la noruega Elin Nordegren, y abuso de medicamentos.
El 2009, el californiano tuvo un aparentemente intrascendente accidente en auto, pero se destapó un escándalo sexual y un retiro forzado para someterse a un tratamiento por su adicción al sexo. Woods se autocongeló, sus marcas deportivas lo abandonaron, luego de una década gloriosa que comenzó en 1996, cuando ingresó al profesionalismo.
Woods cayó al infierno y perdió entre 10 y 15 millones de dólares por año. Reapareció en 2010 y cerró el 2013 con una victoria en Memphis, la última hasta su definitivo regreso, en 2018.
Sumado al escándalo, apareció una invalidante lesión en la espalda y tuvo que operarse cuatro veces. Surgió entonces la dependencia a los fármacos para tratar el dolor. Tocó fondo una noche de mayo de 2017, cuando fue detenido en Florida por conducir borracho.
Tomó tantos antidepresivos y calmantes que casi no se tenía en pie. Después, vino una cirugía en la rodilla. En septiembre de 2018 ganó un título y ayer, volvió a atacar en los torneos majors .
Fue la redención del nuevo Tiger Woods, a los 43 años.
"No sé lo que hice cuando terminé, pero sé que grité y me puse a buscar a mi caddie, el abrazo con él y después tener a mis hijos allí... Mi padre estuvo acá en 1997 la primera vez -falleció en 2016- y ahora tener a mis hijos acá esperando es increíble", comentó Woods.
Volvió a jugar el Masters en 2018 luego de dos años de ausencia, y pocos creían que podía conseguir una victoria. "El año pasado sentía la suerte de poder estar jugando al golf otra vez, un par de años no pude venir. Es una experiencia que no se puede describir, no tengo palabras para describir todas las sensaciones", dijo. Las claves del trunfo fueron que "en el hoyo 12 iba abajo, Francesco (Molinari) se equivocó y muchas cosas empezaron a cambiar a partir del 13. Sentí una gran adrenalina, que era lo que necesitaba hacer y me gustó, es una sensación única".