Domingo, 26 de Mayo de 2019

No se quedaron de brazos cruzados

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 25 de mayo de 2019

Son muy pocos los asuntos políticos que mueven a los deportistas a involucrarse, principalmente por temor a asumir posturas que afecten su imagen y desencanten a un sector de su fanaticada

Son muy pocos los asuntos políticos que mueven a los deportistas a involucrarse, principalmente por temor a asumir posturas que afecten su imagen y desencanten a un sector de su fanaticada.
Pero lo ocurrido hace 20 años en la isla municipio de Vieques, con el movimiento de pueblo tras la muerte de David Sanes durante ejercicios militares, también involucró a atletas que aprovecharon la plataforma deportiva local e internacional para demandar la salida de la Marina de Guerra de Estados Unidos de la Isla Nena.
"Lo atribuyo a que todo el que se sentía puertorriqueño, como yo 100 por ciento, estábamos haciendo algo por nuestro país. Vieques necesitaba en ese momento un espaldarazo de todos nosotros, deportistas y figuras", recordó el múltiple excampeón mundial en el boxeo, Félix "Tito" Trinidad, en entrevista con El Nuevo Día.
Un día como hoy, 19 de abril, se cumplen 20 años de la muerte del viequense Sanes.
Trinidad, el exbaloncelista y entonces pívot de la Selección Nacional, José "Piculín" Ortiz; y los expeloteros Juan "Igor" González y Carlos Delgado fueron algunos de los más prominentes atletas en alzar su voz para reclamar la salida de la Marina en Vieques.
Uno de los actos de solidaridad más recordados —y el primero por parte de deportista alguno— fue el de Trinidad, entonces campeón welter de la Federación Internacional de Boxeo. El 18 de septiembre de 1999, enfrentó en una pelea unificatoria en Las Vegas a Oscar de la Hoya, que en ese momento también marchaba invicto y ostentaba la faja como titular del Consejo Mundial de Boxeo. El combate se dio apenas cinco meses luego de la muerte de Sanes.
Ya con ambos peleadores en el ring y durante la presentación, el equipo de Tito —encabezado por su padre y entrenador, don Félix— sacó una pancarta con el mensaje "Paz para Vieques". Veinte años después, don Félix recuerda también que tal acción solidaria en apoyo al pueblo de Vieques se gestionó meses antes del combate entre el asesor de los Trinidad, Nicolás Medina, la entonces alcaldesa Manuela Santiago y el líder comunitario Ismael Guadalupe.
"Ellos fueron al (Hotel) Conquistador donde estábamos acuartelados para esa pelea, y nos pidieron si Tito podía hacer ese favor de subir con la pancarta. Yo lo vi con buenos ojos, conversé con Tito, y ni modo, ya todos saben como es él con todo lo que sea para ayudar al pueblo de Puerto Rico", dijo don Félix a este diario.
"Estábamos conscientes que con eso podíamos poner nuestro granito de arena, para que al igual que el resto de la isla, Vieques tuviera la misma tranquilidad que se merecía", añadió en referencia a que sabía la exposición que tendría esa pelea, transmitida a millones de hogares.
"quise hacer todo lo que estaba en mis manos"
Semanas después del resonante triunfo de Tito sobre De la Hoya, que paralizó al país durante su recibimiento, el otrora monarca mundial visitó a Vieques en otro acto de solidaridad más directo.
"Como deportista quise hacer todo lo que estaba en mis manos y dejarle saber al mundo que queríamos la paz para Vieques. Esos 20 años han sido fuertes y no ha cambiado tanto, pero sé que se puede (ayudar a Vieques a salir adelante)", apuntó Tito.
Para Piculín Ortiz, la unión de atletas y otras figuras llevó un mensaje contundente que él quisiera que se repitiera para otras causas comunes en el país.
"Sí, músicos, cantantes, todos nos atrevimos. Recuerdo que estábamos todos. La manifestación verdadera es la del puertorriqueño, no la del cantante o del jugador de baloncesto o del boxeador. Es la del boricua de corazón. Creo que esa es la manera más clara de uno buscar defender lo nuestro. Y pues, de buscar la manera también de ser solidario con los abusos que se han cometido por tantos años", expresó Ortiz, recordando el gesto que realizó junto a la Selección Nacional de baloncesto durante el Premundial de 2001 en Neuquén, Argentina, previo a un partido del certamen.
El otrora centro del Equipo Nacional ya contaba con un imponente resumé como jugador internacional. Por tanto, era una figura reconocida globalmente y en dicho escenario internacional captó la atención de las cámaras cuando entró al tabloncillo de Neuquén con una banda en la cabeza pidiendo paz para el municipio de Vieques, y portando junto a los compañeros de la Selección, un enorme cruzacalles con el mismo mensaje.
"Quisiera ver que en muchos momentos pensáramos de esa manera", agregó Ortiz refiriéndose a la unidad que demostró el país, a pesar de diferencias ideológicas. "Quisiera pensar que en algún momento eso sucediera de nuevo, pero no por Vieques (solamente), sino por Puerto Rico completo".
vieques en el olvido
Ortiz reconoce que el país, incluyendo muchos de los que apoyaron la lucha, olvidaron a Vieques, luego de que se logró la salida de la Marina de Estados Unidos. Sin embargo, culpó principalmente al gobierno central en sus diversas administraciones.
"El gobierno central dejó de mirar para allá. Dicen que cuando más tú necesitas la ayuda es cuando te caes. Y justo ahí me parece que no se le ha hecho esa justicia a la Isla Nena", dijo Ortiz, asegurando que una vez el pueblo se manifestó, correspondía al gobierno tomar iniciativas para el progreso de la isla municipio.
"Claro, en un principio sí (le tocaba al gobierno). Después nos toca a los puertorriqueños, que visitemos a Vieques, etcétera. Pero es un municipio del gobierno. Más claro no canta un gallo. Además, no está a 1,000 millas de la isla grande. Esa cuestión de la transportación que está pasando en Vieques, es totalmente ridículo", denunció Ortiz sobre uno de los problemas que ha enfrentado la isla por décadas.