Martes, 20 de Agosto de 2019

No complace a los alcaldes

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 20 de agosto de 2019

OROCOVIS

OROCOVIS.- En su primera reunión con la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Natalie Jaresko, tras quedar cubiertos por la ley Promesa, seis de los 10 alcaldes que participan en el proyecto piloto establecido por el ente federal no hallaron ayer soluciones concretas para atajar los problemas fiscales de los ayuntamientos.
En cambio, los ejecutivos municipales encontraron una pared que frenaría lo que ven como su salvación fiscal: un proyecto de ley que establecería un mecanismo alterno al extinto Fondo de Equiparación que les permita continuar brindando servicios esenciales.
Los alcaldes de Orocovis, Cidra, Barranquitas, Comerío, Villalba y Aibonito anticiparon que, si no se aprueba el Proyecto del Senado 1258, tendrían que cortar servicios esenciales, como el recogido de basura, la seguridad y ayudas de índole social a partir del próximo año fiscal.
La medida crearía la "Ley para la Reducción de las Cargas Administrativas de los Municipios" para eximir a los gobiernos municipales de hacer una aportación al plan de salud del gobierno y de pagar pensiones a través del sistema de retiro conocido como "PayGo".
La pieza revertiría esos pagos al gobierno central, y el dinero que aportaban los ayuntamientos sería redirigido al Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) para revivir el Fondo de Equiparación.
La pieza espera la firma del gobernador Ricardo Rosselló Nevares, quien dijo la semana pasada a varios alcaldes novoprogresistas que la firmaría.
"El estimado del costo de esa legislación es cerca $400 millones anuales y es inconsistente (con el plan fiscal) si no se encuentran los recursos para pagar por ello. No hay fuente, recursos que paguen eso, ni en el plan fiscal ni en el presupuesto", advirtió ayer Jaresko.
El Fondo de Equiparación es un pote diseñado para asignar dinero a los municipios, de manera que puedan igualar sus ingresos con los del año anterior si recaudan menos dinero.
Ese instrumento, que se nutre de diversas fuentes, incluido el Fondo General, comenzó a mermar y desaparecerá en el 2021, según dispone el plan fiscal certificado. El requerimiento de equiparación de los municipios es de $281 millones anuales.
"Me voy preocupado. Me voy sumamente preocupado. (La reunión) sí fue útil porque me voy con la realidad, con el panorama de cuál es la realidad", dijo con rostro sombrío el alcalde de Cidra y presidente de la Junta Directiva del CRIM, Javier Carrasquillo.
"La necesidad es inmediata. No se resuelve con un plan de cinco años", sentenció.
Los alcaldes que acudieron ayer al encuentro con Jaresko esperaban no solo asistencia técnica de la JSF, sino también recursos.
Como parte del proyecto piloto en el que participan, deberán presentar un plan fiscal y el presupuesto ante la JSF, que tiene que certificarlos. El CRIM sometería un plan fiscal a cinco años.
Además de los presentes ayer, completan la decena de municipios bajos el plan Isabela, Camuy, San Sebastián y Quebradillas.
Carrasquillo enfatizó que los servicios esenciales que a diario prestan los 78 municipios se verán afectados si no les ayudan a revivir el Fondo de Equiparación, que representa entre 30% y 40% del presupuesto de algunos ayuntamientos.
"No se trata de la estructura de gobierno, sino de los servicios esenciales, el recogido de basura, seguridad, ambulancias, mantenimiento de carreteras, amas de llaves, ayudas económicas para compra de alimentos y tratamientos médicos", sostuvo.
"(Los municipios) se van a quedar únicamente con el pago de las pensiones, el pago de ASES (Administración de Seguros de Salud), el pago de la nómina, y se acabaron los chavos. Esa es la realidad. Aquí estamos jugando con la vida y el bienestar de la gente porque, si no tenemos los recursos, no se pueden prestar los servicios esenciales", agregó el alcalde de Cidra.
Adelantó que buscará reunirse con el gobernador para "identificar de dónde se puede sustituir ese dinero para el Fondo de Equiparación". Pero reconoció que el mandatario, en el primer plan fiscal certificado por la JSF en 2017, estableció el primer recorte de $350 millones a ese fondo.
Carrasquillo precisó, además, que para el próximo año fiscal los municipios recibirán aproximadamente $74 millones menos producto de la eliminación paulatina del Fondo de Equiparación, lo que afecta principalmente a los municipios pequeños, con menor capacidad de recaudos.
"Esto sí crea un disloque en los empleos y los servicios que da el municipio", dijo, por su parte, el alcalde de Villalba, Luis Javier Hernández.
Lo que busca la Junta
A preguntas de los periodistas, Jaresko indicó que, mediante el proyecto piloto con los municipios, interesan trabajar conjuntamente para "buscar formas de mejorar su sustentabilidad financiera".
"Buscamos qué se puede hacer para aumentar los ingresos, ya sea a través del CRIM o cualquier otro ingreso, y qué se puede hacer para reducir costos", afirmó Jaresko.
Mencionó, a modo de ejemplo, los servicios coordinados que han hecho los municipios seleccionados para el proyecto piloto, como Aibonito, Barranquitas y Comerío, que tienen una oficina conjunta para el otorgamiento de permisos que resulta en ahorros y les allega ingresos.
Villalba, Orocovis y Barranquitas están dando vida al Consorcio Energético de la Montaña, la primera iniciativa municipal para hacer la primera microrred de generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.
El alcalde de Villalba dijo que le pidió a Jaresko que el Consorcio Energético de la Montaña fuese incluido o cobijado por el Título V de la ley Promesa. El Título V permite que, tras una evaluación por parte del coordinador de revitalización, la JSF designe una propuesta de desarrollo como un proyecto crítico. Esa designación permitiría que la obra sea evaluada a través de un proceso expedito de permisos.
Al momento, no hay ningún proyecto bajo Título V, y tras la dimisión de Noel Zamot, Jaresko funge como coordinadora de revitalización.
El alcalde de Cidra reconoció que, aunque las iniciativas resaltadas por Jaresko son dignas de emular por otros municipios, "toman tiempo". "Ver si eso es la solución al problema (fiscal)... Yo les puedo adelantar que esa no es la solución", recalcó.
"Esos esfuerzos colaborativos o proyectos toman tiempo en la implementación. Tendríamos que hacer proyectos milagrosos para poder sustituir eso. Se los adelanto desde ya, tenemos que atender la necesidad inmediata. Los municipios tenemos que tener los recursos para prestar los servicios esenciales", insistió.
Tras la reunión, que duró dos horas, la JSF proveyó a los alcaldes una lista de los documentos que están solicitando como parte del plan piloto.
La lista -de dos páginas- incluye, entre otras cosas, estrategias de desarrollo económico, proyecciones a cinco años, medidas de recaudos, recortes y datos sobre la población, entre otra información.
Entre el sábado y el lunes siguientes, el equipo técnico de la JSF realizará visitas individuales a cada municipio, dijo el alcalde de Aibonito, William Alicea Pérez.
"Lo que hemos discutido con Jaresko y su equipo de trabajo es un plan para asistir y mejorar nuestras finanzas", apuntó el alcalde.
Para el alcalde de Orocovis, Jesús Colón Berlingeri, las exigencias de la JSF son "retantes", aunque dijo que cooperaría.
La reunión no logró, sin embargo, echar a un lado la suspicacia de los alcaldes con la JSF desde que se anunció el proyecto piloto la semana pasada.
"La suspicacia siempre va a estar porque se nos ha presentado un calendario bastante estrecho y se nos pide una proyección a cinco años cuando nosotros no somos los que determinamos qué es lo que va a pasar en los próximos años en términos de ingresos porque eso nos lo provee el CRIM cada año", destacó el ejecutivo de Comerío, Josian Santiago.
"Hay mucho desarrollo económico y de obra de infraestructura que está dependiendo de los fondos CDBG-DR (programa para el desarrollo comunitario para la recuperación ante desastres), que eso está bajo Vivienda y que no ha habido respuesta de parte del gobierno de si van a aceptar o no los proyectos que cada municipio presentó", agregó Santiago.
"Si vienen a colaborar y vienen a, de alguna manera ayudar con buena fe, pues bienvenido. Pero, obviamente, vamos a estar bien vigilantes al resto del proceso", advirtió el alcalde de Barranquitas, Francisco "Paco" López.
Entretanto, el CRIM no ha enviado los estimados de recaudos para el próximo año fiscal para que los alcaldes puedan confeccionar sus presupuestos, indicó Carrasquillo, quien esperaba por la aprobación del proyecto 1258 y del Proyecto de la Cámara 1266.
Esa última pieza legislativa extendería la fecha para presentar el presupuesto de cada municipio ante sus respectivas legislaturas municipales. La Ley de Municipios Autónomos estipula que debe ser el 27 de mayo, y el proyecto lo aplazaría hasta el 10 de junio.