Domingo, 26 de Mayo de 2019

Advierten el impacto adverso al Negociado

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 25 de mayo de 2019

Los poderes y funciones del Negociado de Energía se coartan con el acuerdo de reestructuración entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y parte de sus bonistas, hasta el punto de convertirlo en un ente fiscalizador en favor de los acreedores, opinaron ayer expertos

Los poderes y funciones del Negociado de Energía se coartan con el acuerdo de reestructuración entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y parte de sus bonistas, hasta el punto de convertirlo en un ente fiscalizador en favor de los acreedores, opinaron ayer expertos.
Con el acuerdo -según el texto aprobado-, el Negociado "estará limitado" a "verificar la precisión matemática" de los diferentes cargos que se impondrían para pagar la deuda renegociada.
Además, podría enmendar el cargo a los abonados que generen su propia energía o se desconecten de la red eléctrica, si se determina que dicho gravamen afectaría el pago de los bonos.
"Los bonistas están pidiendo un ente fiscalizador para ellos. Piden y solicitan que el Negociado fiscalice el cargo de transición y que, si alguien deja de pagar o sale del sistema, se hagan los procesos correspondientes para que se distribuya entre los clientes que permanezcan", dijo Tomás Torres, representante del interés de los consumidores ante la Junta de Gobierno de la AEE.
Por su parte, el senador Eduardo Bhatia, autor de la ley que creó el Negociado en 2014, sostuvo que "la misión (del organismo) es, precisamente, proteger al ciudadano" de lo que piden los bonistas.
"La función es totalmente contraria a lo que dice el acuerdo. Es una propuesta que no procede y para eso no fue que se creó el Negociado", indicó, tras adelantar que se opondrá "tenazmente" a todo intento legislativo por trastocar al ente regulador.
Pese a las advertencias de Torres y Bhatia, el presidente del Negociado, Edison Avilés, sostuvo que el acuerdo no menoscaba sus poderes ni funciones.
"Las funciones del Negociado se establecen en la Ley 4-2016 y esa ley no ha cambiado", dijo, al resaltar que dicho estatuto rigió el primer acuerdo que la AEE y sus acreedores firmaron en 2016.
Al recordarle que el acuerdo requiere enmendar la Ley 4, Avilés respondió que las enmiendas serían, por ejemplo, para "atemperar algunos términos de implantación" y no para alterar las prerrogativas del Negociado.
"Estamos dispuestos a ejercer la política pública que viene dada por legislación. Al momento, hay un acuerdo y una legislación, y vamos a usar ambos para llevar a cabo nuestras funciones", dijo.