Domingo, 16 de Junio de 2019

Rollin: una ‘app’ para compartir viajes nacionales

ColombiaEl Tiempo, Colombia 15 de junio de 2019

Laura camila Pinilla mejía - REDACCIÓN TECNÓSFERA @LauraCamilaPin
La oportunidad de viajar a otras ciudades por tierra acudiendo a una opción más económica y además con una buena compañía es la promesa del emprendimiento colombiano Rollin, una app pionera que sueña con convertirse en el ‘uber de los viajes nacionales’ en Colombia

Laura camila Pinilla mejía - REDACCIÓN TECNÓSFERA @LauraCamilaPin
La oportunidad de viajar a otras ciudades por tierra acudiendo a una opción más económica y además con una buena compañía es la promesa del emprendimiento colombiano Rollin, una app pionera que sueña con convertirse en el ‘uber de los viajes nacionales’ en Colombia. Esta modalidad de transporte, conocida como carpooling, en la que usted viaja en un carro junto a completos desconocidos, ha ganado terreno en los últimos años, con exponentes como Uber, Cabify y Beat. Para algunos usuarios esta es una opción de transporte para enfrentar problemas como demoras, altos costos e incomodidad. Rollin conecta pasajeros con conductores que comparten un mismo destino, como Medellín, Bucaramanga o cualquier otra ciudad colombiana. La promesa es que un trayecto en la aplicación no superará el costo de los pasajes en flota o intermunicipales. La idea comenzó en 2014, gracias a Juan Escobar y Jairo Serrano, dos ingenieros santandereanos, que crearon una página en Facebook en la que usuarios compartían destinos o solicitudes de cupo y se encontraban para compartir los viajes. La página llegó a tener más de 1.000 usuarios y empezó a concretar cupos a diario de manera orgánica. Así lo cuenta César Ramírez, líder técnico de Rollin. "Si alguien publicaba que necesitaba un viaje para Pasto, por ejemplo, nosotros buscábamos, escribíamos y llamábamos hasta que le conseguíamos el cupo de esa persona", explica Ramírez. De allí creció la necesidad de una plataforma más organizada, en la que pasajeros y conductores gestionaran sus propios viajes. En marzo de 2017 empezó el desarrollo de la app, un proceso que tardó nueve meses. Para desarrollar su idea, los emprendedores César, de 37 años, Jairo, de 27, y Juan, de 32, invirtieron todos los ahorros que habían acumulado de sus trabajos como ingenieros. Sin embargo, también pidieron ayuda a familiares y amigos. "Cuando uno desarrolla un proyecto de tecnología lo primero que hace es buscar un capital de family and friends. Buscar quién le presta, quién le ayuda y quién cree en el proyecto. Es difícil, pero así fue como comenzamos", recuerda Ramírez. Un año después de invertir en el diseño de marca, la apariencia de la aplicación, el desarrollo de funcionalidades y la publicidad, Rollin fue lanzada para dispositivos Android y iOS. Desde entonces, ha logrado 30.000 descargas, 22.000 usuarios registrados y 10.000 usuarios recurrentes. Menos Uber, más red social Por el momento, el mayor beneficio se lo llevan los conductores, que son llamados ‘capitanes’ dentro de la plataforma. A través de la app pueden establecer las tarifas, siempre y cuando no sobrepasen las del mercado, y vender hasta cuatro cupos individuales para pasajeros, que son llamados ‘partners’. Durante el 2019, los conductores no pagarán comisión. Laura Claro Coronel, administradora de empresas, ha utilizado la aplicación como ‘capitana’ y considera que la experiencia ha sido excelente. "Me gustó porque he conocido nuevas personas y pasamos un momento agradable durante el viaje", comenta. No obstante, el emprendimiento tiene los ojos puestos en el futuro y existen planes de cobrar una comisión a los ‘capitanes’ por la intermediación, de aproximadamente el 10 por ciento. Aunque la idea del carpooling evoca inevitablemente otras plataformas con ese modelo, Rollin ha optado por un diseño más cercano a una red social especializada en viajes intermunicipales. Cada usuario tiene su perfil de ‘viajero’ con su información básica y lo alimenta con el paso del tiempo. Los usuarios pueden compartir sus temas de interés, gustos musicales o libros preferidos. La idea es que quienes compartan el vehículo tengan gustos similares y sea fácil interactuar. ¿Y la seguridad? Para los jóvenes emprendedores, el generar confianza en este tipo de servicios es algo complicado. En su caso, la aplicación ofrece una verificación previa tanto para los ‘capitanes’ como para los ‘partners’. Además del nombre, el número de teléfono y tarjeta de crédito, "al momento del registro de cada usuario, verificamos la identidad y la comparamos con bases de datos judiciales para dar el aval, así nos aseguramos de que el viaje sea lo más seguro posible", apunta Ramírez, y agrega que cuentan con un canal de atención habilitado las 24 horas para reportar casos de un mal comportamiento. Por último, los trayectos tienen un código único de rastreo (CUR) que permite localizar el carro en tiempo real. Con ello, los usuarios pueden compartir sus viajes con sus familiares o amigos vía redes sociales o correo electrónico.