Domingo, 16 de Junio de 2019

Cuatro hombres a la cárcel por crimen de Rogelio Souza

UruguayEl Pais, Uruguay 15 de junio de 2019


El crimen del policía Rogelio Souza fue aclarado rápidamente


El crimen del policía Rogelio Souza fue aclarado rápidamente. Una investigación precisa, siguiendo pistas firmes, terminó con los criminales tras las rejas. Anoche cuatro hombres, entre los que estaba "el entregador", fueron imputados por homicidio muy especialmente agravado.
Al finalizar la audiencia, tres de los imputados golpearon ante la juez y el fiscal a quien suponen fue el responsable de su detención. El ataque se produjo de manera imprevista y con presencia de efectivos policiales que lograron controlar a los desacatados criminales. Los magistrados actuantes y el público presente resultaron ilesos.
El homicidio , ocurrido el miércoles de la semana pasada durante un asalto al camión de reparto de bebidas en el que trabajaba el policía, tuvo un aporte inesperado luego de que uno de los detenidos confesara que un compañero de la víctima "entregó" el robo.
El hombre aseguró a los asaltantes que en el camión había unos 300.000 pesos a la hora en que ocurrió el asalto. A cambio de la información los delincuentes le ofrecieron 50.000 pesos si el botín era la cifra manejada o 30.000 si era menos. Aceptó el acuerdo y resolvieron que el asalto se concretaría a pocos metros de su casa, en Piedras Blancas .
El fiscal de homicidios de primer turno, Juan Gómez , solicitó una orden de allanamiento a la vivienda del hombre señalado. En su interior, los efectivos ubicaron dos camperas del Ministerio del Interior , una de ellas perteneciente a Bomberos y la otra a la Policía. Además, el traicionero repartidor tenía estupefacientes y armas.
De inmediato, se ordenó la detención del trabajador, que fue ubicado mientras cumplía tranquilamente sus tareas en el reparto de bebidas.
Se trata de un sujeto de 31 años de edad, sin antecedentes penales, que hacía cinco años trabajaba para la misma empresa de transporte de bebidas.
Ayer se cumplió la audiencia de formalización con cinco detenidos y ante la presencia de la viuda del joven policía.
Uno de los relacionados con el hecho recuperó la libertad porque no se pudo probar su participación en el criminal asalto. Los otros cuatro, incluido el repartidor, quedaron presos a la espera del juicio.
Antes de pasar al celdario los tres asaltantes atacaron al "entregador". Le dieron varios golpes de puño y le tiraron con una silla. La custodia policial logró controlar el incidente y evitar que se agrediera a las autoridades judiciales y el público presente. Mientras ocurría el enfrentamiento, la esposa del policía asesinado se desmayó.
El fiscal Gómez, quien se mostró conmovido por la muerte de un "compañero", como definió a Souza, confirmó que cuenta con todos los elementos de prueba necesarios para solicitar la condena. Falta el marrón que llevaron los asaltantes para abrir el cofre y una moto en la que se movían.
Rogelio Eduardo Souza Arguimbao cumplía 27 años de edad el día en que fue asesinado y fue el cuarto policía muerto en lo que va del año. Recibió seis disparos por la espalda , de dos armas y ángulos diferentes, según se pudo probar mediante las pericias de la Policía Científica .
El camión fue rodeado por cuatro hombres y él tomó su arma de reglamento y repelió la agresión. Logró abatir a uno de los asaltantes, herir a otro y poner en fuga a los otros dos. Pero recibió seis disparos por la espalda. Tras el ataque, el policía fue trasladado a la policlínica de Capitán Tula. Los médicos resolvieron que era necesario llevarlo al Hospital Policial. Por protocolo, se solicitó a ese centro asistencial una ambulancia especializada en este tipo de traslados. El vehículo no estaba disponible para trasladar al efectivo, según consignaron diversas fuentes de la Policía. > Cuando se había conseguido una ambulancia alternativa y organizado un operativo de traslado hacia el Hospital Policial, el efectivo falleció.
Ayer la Policía realizó un operativo de grandes dimensiones en la zona del barrio Pororó, en Villa Colón. Un equipo con 120 policías sitiaron la zona con apoyo del Grupo GEO, de la Guardia Republicana, junto a la Unidad Aérea y personal de Información Táctica, dentro del marco de un nuevo Operativo Mirador. > > Decenas de vecinos lanzaron piedras contra los uniformados, pero felizmente no hubo que lamentar heridos. Los uniformados llegaron con 16 órdenes de allanamiento. Todos los registros se cumplieron luego de que las fuerzas de choque dispersaron a los violentos vecinos. En la oportunidad, la Policía logró la incautación de cuatro armas de fuego, entre las que había una pistola HK 9mm, perteneciente a un policía que sufrió un hurto en su casa. > > Se ubicó una bolsa conteniendo más de 50 cartuchos de escopeta calibre 12. Además, la Policía localizó un ladrillo de pasta base pronto para su comercialización. La operación policial resultó exitosa, alcanzando la detención de 10 individuos. Nueve de ellos fueron relacionados con el tráfico de armas y drogas. >