Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Alfredo Castro: "Me daba pena que una serie tan buena estuviera escondida"

ChileEl Mercurio, Chile 20 de noviembre de 2019

El actor habla sobre el estreno este lunes de "En terapia", producción que filmó en 2013, y de sus múltiples proyectos en cine y teatro. "Me gusta mucho lo que está pasando", asegura.

Tuvieron que pasar seis años para que Alfredo Castro tenga la oportunidad de ver "En terapia", una serie que filmó en 2013 para el fallido proyecto de 3TV y que luego estuvo en manos de TVN, que nunca la estrenó. "No entiendo las razones que tuvieron para tener tantas cosas buenas guardadas. Es muy errática la conducción de TVN", comenta el actor a "El Mercurio" al teléfono desde las Islas Canarias.
Finalmente, la adaptación chilena de la producción israelí "BeTipul" -que tuvo su versión más famosa en HBO con el nombre "In Treatment" entre 2008 y 2010- llegará este lunes a través de Movistar, que emitirá un capítulo diario de lunes a viernes a las 21:00 en el canal Movistar Series y estrenará de cinco a la vez los lunes en la plataforma digital Movistar Play. "Estoy muy contento, porque me daba mucha pena que una serie tan buena estuviera escondida", comenta Castro.
En el drama, interpreta a Gabriel Montes, un psicoterapeuta que cada día recibe a pacientes con diversos conflictos. Él también tiene los suyos, por lo que al final de cada semana visita a su propia psiquiatra, rol a cargo de Elsa Poblete. Aunque Castro no ha visto terminada la serie, escrita por Gonzalo Maza y Daniel Castro y dirigida por Rodrigo Sepúlveda, está seguro de que sigue igual de vigente en 2019. "El formato resiste porque el psicoanálisis no es algo que pase de moda. Los dolores y los conflictos de la gente no son modas. Cada uno de los personajes que aparece ahí está contextualizado por su dolor".
El elenco incluye a Néstor Cantillana, Javiera Contador y Pablo Cerda, entre otros, pero Castro es el único que aparece en todas las escenas. "Filmamos un capítulo diario", recuerda el actor. "Para mí fue un trabajo tremendo memorizar, entender el ritmo y tiempo de las escenas". Además de sus herramientas como actor, usó su "amplia y fuerte" experiencia personal en el psicoanálisis. "Me he analizado durante muchos años de mi vida y comprendo lo que significa", explica. Para él, la labor del analista y la del actor tienen puntos en común. "Hice una lectura y un tejido interesante entre lo que fueron mis propios análisis con mi labor como actor, que es principalmente escuchar. Como actor estás siempre trabajando para el otro actor o actriz, no para uno".
El rol que le dio Lemebel
El estreno de "En terapia" llega en un punto alto y también agitado de su carrera como actor, que en los últimos años ha internacionalizado. Estuvo en febrero filmando en Argentina la película "Los días según ellos", luego la serie de TVN y Netflix "La jauría". Ahora está en España rodando la película "Las consecuencias", de la venezolana Claudia Pinto, que también tiene una fuerte carga psicológica. "Trata de una familia bastante disfuncional, que viene a una isla a reencontrarse con el pasado y exorcizar todo su sufrimiento. Así que salgo de una para caer en otra", comenta con una risa.
En los ratos libres que tiene en el set, se dedica a preparar su próximo rodaje, que partirá en julio en Chile: la adaptación cinematográfica de la novela "Tengo miedo, torero", de Pedro Lemebel, que lo reunirá con el director Rodrigo Sepúlveda. "Estoy un poco asustado, pero también contento, porque a mí Pedro Lemebel me entregó en vida ese papel", agrega, recordando cuando el fallecido escritor lo citó a un bar de Bellavista hace más de una década para decirle que quería que él interpretara a la "Loca del Frente", uno de los protagonistas. "Me siento con la responsabilidad histórica de que Pedro estuviera contento con la película, entendiendo que esta y el libro son formatos diferentes".
Castro además reinauguró su teatro La Memoria este año, el que había estado en manos del DUOC. Dice que, al no tener ninguna subvención, todos los gastos se están costeando con las entradas. "Marzo fue difícil, pero después a (el director) Rodrigo Pérez le fue muy estupendamente bien con 'La ciudad de la fruta' y ahora 'Mano de obra' se está agotando todos los fines de semana", cuenta. "Todos hemos puesto un poco de dinero para pagar cosas, que no es lo ideal, pero hay una solidaridad de equipo muy linda. No tenemos gente que haga el aseo ni atienda la taquilla, me ha tocado barrer y limpiar los baños. Es como volver un poco al oficio del teatro que conocí cuando era joven".
El actor planea volver a las tablas en octubre, en una obra llamada "Excesos" que prepara Cristián Plana para el GAM. El montaje está basado en textos del escritor chileno Mauricio Wacquez -"que no conoce nadie, pero está bueno que lo hagan", comenta-. "Cristián quiere jugar con todos los temas de identidad y género. Es un precioso proyecto que me tiene muy entusiasmado".
Es bastante trabajo, pero Castro está feliz: "Todo esto que está pasando me gusta mucho, no me importaría para nada que fuera agobiante".