Sábado, 19 de Octubre de 2019

Aventura empresarial a pasos de la playa

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 19 de octubre de 2019

"En realidad yo estoy listo para retirarme del negocio, pero me gusta lo que he ido aprendiendo y sigo colaborando", asegura Tomás Ramírez, quien junto a su hijo Xavier Ramírez es propietario del parador Combate Beach Resort, a pasos de la playa en Cabo Rojo

"En realidad yo estoy listo para retirarme del negocio, pero me gusta lo que he ido aprendiendo y sigo colaborando", asegura Tomás Ramírez, quien junto a su hijo Xavier Ramírez es propietario del parador Combate Beach Resort, a pasos de la playa en Cabo Rojo.
Tomás, quien en los últimos años ha sido un activo portavoz de las pequeñas hospederías y de la industria turística local, desde puestos de liderato en la Asociación de Paradores y Turismo y ahora en la junta de directores de la organización de mercadeo de destino Discover Puerto Rico, llegó a la economía del visitante motivado por su hijo.
"Trabajé 40 años en la industria de la salud", revela Tomás. "El hotelero es Xavier, quien nos invitó a perseguir su sueño y, después de trabajar de seis a siete años en Estados Unidos, volvió a Puerto Rico para establecer su negocio".
Así, después de cursar una maestría en Hospitalidad y Gerencia de Turismo en la Universidad Central de Florida y trabajar en varios hoteles en Orlando, regresó a la isla. En 2008 fundaron XJTT Hospitality, Inc., que lleva las iniciales del padre y sus tres hijos: Xavier, José y Tommie.
"Formamos la corporación con la mira de crear negocios dentro de la industria turística. Actualmente tenemos el parador Combate Beach Resort, el Cai Gift Shop, Xabores Cyber Café (ambos dentro de la hospedería) y el Puerto Rico Hotelier Con, una convención dedicada a la industria turística en Puerto Rico, que creamos este año", dice Xavier sobre el evento, que tuvo lugar por primera vez en marzo pasado en Cabo Rojo.
El primero de los negocios en ver la luz fue el parador, que la corporación compró en 2010. "Era una hospedería pequeña que estaba cerrada, pero tenía todos los permisos y 17 habitaciones. Llegamos con un plan de inversión y crecimiento y la llevamos a las 47 habitaciones que tenemos hoy, más el restaurante y el ‘gift shop’", apunta el padre, quien aportó la inversión inicial.
"El que maneja el negocio, el que lo administra, el que desarrolla las estrategias y los productos nuevos es Xavier desde el principio", reitera Tomás, quien se encarga de las relaciones con el gobierno y los medios de comunicación, así como de representar al parador en entidades de la industria, como la Asociación de Hoteles y Turismo de Puerto Rico.
Asegura que la experiencia con el parador le ha demostrado el potencial del turismo como motor de desarrollo económico y el talento de su hijo al frente de la hospedería. "Hemos visto el cambio que nuestro hotel ha provocado en el área de Combate. Cuando llegamos había tres restaurantes, ya hay 12; los clientes iban tres veces al año al hotel y ahora tenemos clientes todo el año, consumen en los restaurantes y en otros negocios. Hemos visto la prosperidad que la economía del visitante puede traer", cuenta el padre.
"Xavier es un genio de las estrategias de mercadeo", resalta, a la vez que asegura que esas estrategias, junto al afán de ambos por crecer e innovar, han redundado en que el parador pasara de recibir 5,000 huéspedes en su primer año de operaciones a alojar a 22,000 en 2018.
"Él es mi mentor en administración", dice Xavier. "Es a quien primero llamo para consejos".
El negocio es un tema que les apasiona, al punto que involucran a otros miembros de la familia. Algunos sobrinos de Tomás ayudan cuando se celebran eventos en Combate Beach Resort, mientras otros parientes que son ebanistas elaboraron los muebles de la hospedería.
El hijo mayor, Tommie, es mixólogo y realiza esa función durante los eventos. También representa al parador en iniciativas de promoción y mercadeo fuera de la isla, a la vez que es el creador de la sangría Xabores, que se vende en la hospedería y que ha ganado premios en el Sangría Fest. José, quien trabaja en una multinacional en Estados Unidos, colabora con la revisión de las finanzas y las proyecciones de la aventura empresarial de su padre y hermanos.
"Aunque estemos en una actividad familiar, cuando la gente nos trae ideas, brincamos al tema del negocio", sostiene Xavier. "La familia ha contribuido grandemente al éxito de la empresa".
"Nos gusta crear cosas nuevas y siempre estamos buscando necesidades que hacen falta llenar", agrega el hijo, en alusión a los planes de expansión que tienen para su empresa. "Creo que mientras sigamos con esa chispa de invención, no pararemos de trabajar y él no se va a poder retirar".