Jueves, 21 de Noviembre de 2019

Abrió la inscripción para la nueva Expo Empleo

ArgentinaLa Nación, Argentina 20 de noviembre de 2019

Jóvenes. Será el 28 y 29 de junio, en La Rural; en 2018 asistieron 173.000 personas

La brecha entre las capacidades que tienen los jóvenes y aquellas que necesitan las empresas es demasiado grande. ¿Qué estudian los jóvenes que concurren a la feria? Carreras como administración (18%), abogacía (16%) y otras (25%). ¿Qué buscan las empresas? Gente que estudie tecnología (solo un 3% de los asistentes); salud (un 3% estudia enfermería), finanzas (12% de quienes llegan a la feria). Solo el 5% de los jóvenes tiene conocimientos de programación. El 65% sigue carreras humanistas.
Fabián Pereyra, Director General de la Juventud del Gobierno de la Ciudad, explica que, por ejemplo, "la industria del software busca 14.000 personas que no encuentra. Además en los próximos 3 años se van a jubilar 50.000 enfermeros y no hay manera de reemplazarlos".
Las industrias creativas también necesitan gente. Especialidades como animación, diseño, producción audiovisual, programación, diseño de software, entre otras, tienen margen de empleabilidad. Producen el 3,8 del PBI en el país, y se exportan el 95% de los servicios. La industria de los videojuegos factura 500 millones de dólares por año y en ella trabajan 2000 personas solo en CABA. Pero hay espacio para más.
Por otro lado la pregunta es, con un alto nivel de desempleo, por qué una feria de empleo pone un límite de edad, en este caso hasta los 35 años. "La tasa de desempleo de los jóvenes duplica a la del resto de la población activa", responde Pereyra. En general, en otros países del mundo se sufre la misma problemática. Porque no tienen experiencia, porque no están capacitados en las habilidades que necesitan las empresas o porque eligieron carreras con poca salida, lo cierto es que la inserción de los jóvenes en el mercado laboral es más difícil y necesita un "empujón".
Con este propósito, el 28 y 29 de junio, en La Rural y con entrada gratuita, más de 300 empresas ofrecerán trabajo a quienes se presenten (y sean seleccionados) en los distintos stands, siempre y cuando se hayan inscripto con anterioridad. Algunas empresas con búsquedas activas son: PwC, con 200 puestos vacantes; Hospital Alemán, busca a 50 personas; Mercado Libre, ofrece 200 puestos en la feria; EY, que el año pasado buscaba 1000 contadores pero logró incorporar solo a 7, este año vuelve a buscar otros 1000. "El año pasado un salario inicial en la feria arrancaba con $30.000 brutos", dicen los organizadores.
El horario, ampliado, es de 8 a 20. En 2018 hubo 204.000 inscriptos, 40% hombres y 60% mujeres. El 48% vive en CABA y 47% en el GBA. Un 5% llega desde el interior especialmente para la feria.
Una de las novedades 2019 es que el 29 de junio es sábado, una decisión que se tomó para que quienes tienen un trabajo, pero quieren cambiarlo, puedan asistir con tranquilidad. También que los padres que acompañan a sus hijos (algo que se ve mucho en estas ferias) no tengan que faltar a su trabajo o los chicos, que pueden inscribirse a partir de los 15 años, no tengan que faltar al colegio.
La ley en la Argentina permite el trabajo, aunque con algunas restricciones, a partir de los 16 años, pero la feria tiene algunas ventajas que se pueden aprovechar, como por ejemplo enseñan a hacer un currículum. También se ve un pantallazo de los requerimientos del mercado laboral, que incluyen en algunos casos un buen conocimiento del idioma inglés (aunque solo un 35% de los que asisten lo tienen). En 2018 Royal Caribbean tenían más de 16.000 búsquedas a nivel mundial, muchas en la Argentina, pero el conocimiento del inglés fue un límite.
El 15% de los asistentes estudian en la secundaria, el 15% está en una búsqueda activa, pero se da otro fenómeno: el 70% tiene un empleo pero quiere cambiarlo. El perfil de los estudiantes incluye un 15% con secundario incompleto, 37% que tiene solo un título del secundario y un 37% que estudia una carrera. Hay un 17% que está graduado.
Con una buena dosis de informatización, la feria 2019 intenta lograr que, a través de la inscripción previa, no se generen esas colas interminables que solían verse en años anteriores.
Hay una inscripción previa, en https://potenciate.buenosaires.gob.ar/expoempleo. Se pueden retirar las acreditaciones (a partir del sábado 15 de junio) en la sede del Gobierno del Ciudad, en Uspallata 3160, Parque Patricios, de lunes a viernes de 9 a 19, o los sábados de 9 a 15.
La acreditación incluye un código QR para ingresar, que es el que también van a usar las empresas para ver al momento el CV del postulante, previamente cargado online. A través de una aplicación que tienen las empresas, desarrollada por el Gobierno de la Ciudad, los responsables de Recursos Humanos podrán hacer en el momento una primera evaluación de sus aptitudes, y también consignar si pasará a una segunda etapa de evaluación, o no.
Para los que no llegan con la inscripción previa, habrá un link para conectarse en el momento, y podrán hacer un registro rápido con retiro de credencial con código QR.
En 2018 se inscribieron 204.000 jóvenes, y asistieron 173.000. De ellos, 4.000 logró un empleo, una cifra que trepa a 10.000 si se tienen en cuenta las ferias anteriores.
"Entendemos que es una cifra que parece escasa" dice Pereyra, pero "de casi 30.000 preseleccionados por las empresas no asistió el 50% a la siguiente instancia". No hay todavía una razón establecida por la cual esto sucede. Por otro lado, en 2018, unos 35.000 jóvenes se anotaron virtualmente para las entrevistas de trabajo, pero a ellas asistió solo el 30%. Solo el 44% de los estudiantes se siente preparado para enfrentar el mercado, según datos oficiales.
"Esto no pasa solo en la expo", dice el secretario de Desarrollo Ciudadano, Matías López. "También le pasa a la gente de Recursos Humanos de las empresas. Hay poca tolerancia a la frustración, por lo que los jóvenes piensan que seguramente no van a quedar, y dejan de asistir". Por eso este año habrá 5000 becas de estudio en el nivel terciario y universitarios en carreras consideradas estratégicas.
Otras novedades incluyen un pitch de empleo, en el que los postulantes tienen 1 minuto para venderse, un divertido escape room (muy de moda como diversión) y pruebas de habilidades, entre otras propuestas. La feria le cuesta al Gobierno de la Ciudad 28 millones de pesos, mientras que los privados invertirán en conjunto 300 millones más.