Sábado, 19 de Octubre de 2019

Indignación y repudio ante la corrupción

Puerto RicoEl Nuevo Dia, Puerto Rico 19 de octubre de 2019

El sector privado reaccionó indignado ante los arrestos ayer de funcionarios y altos ejecutivos ligados a la administración de Ricardo Rosselló, y temen que esta situación atrase la recuperación económica de Puerto Rico

El sector privado reaccionó indignado ante los arrestos ayer de funcionarios y altos ejecutivos ligados a la administración de Ricardo Rosselló, y temen que esta situación atrase la recuperación económica de Puerto Rico.
"Estos actos de corrupción minan la credibilidad y la confianza para invertir en Puerto Rico, y estoy seguro que minan la credibilidad del gobierno de Puerto Rico en Washington, D.C.", expresó Atilano Cordero Badillo.
"Esta situación atrasa la recuperación de Puerto Rico porque en la capital federal van a ser aún más estrictos con el dinero que envíen para acá y lo van a fiscalizar mucho más", dijo el empresario Cordero Badillo, quien indicó que el germen de la corrupción radica en el afán de algunos por el dinero, y por ello invierten en los políticos para que, una vez ganen, los premien con puestos o contratos.
"Hay que ir contra ese germen. El financiamiento de las campañas políticas se hizo para evitar el inversionismo político, y no ha dado resultados. Se debe limitar el término de la campaña política y que el gobierno aporte dinero a los partidos", agregó Cordero Badillo.
Carlos López Lay, presidente y principal oficial ejecutivo de Bella Group, señaló que los arrestados no reflejan el comportamiento de la mayoría de los puertorriqueños, e hizo un llamado al pueblo a levantar su voz.
"La mayoría silente tiene que hablar, tiene que trabajar, tiene que unirse y demostrar nuestra capacidad de consistentemente laborar para crear un mejor país. Lo hemos hecho antes, hemos sido inconsistentes, pero la capacidad existe", dijo el CEO de Bella Group.
Reconoció que el momento que vive Puerto Rico es crítico y urgió a enfrentar la situación. "Hay que enrollarse las mangas, asumir posiciones, salirnos de la zona de confort, estar dispuestos a tener conversaciones difíciles, pero lo más importante es que hay que trabajar y producir para que nuestra economía se estabilice y podamos aspirar a un verdadero cambio y futuro donde todos nos sintamos orgullosos de ser puertorriqueños".
Para López Lay, la participación de la empresa privada, el tercer sector y los ciudadanos es esencial para redirigir los esfuerzos de crear un mejor Puerto Rico. "Tenemos que exigirle al gobierno, todos, que trabajen, no por sus ideales políticos, sino por el desarrollo económico, seguridad, educación, salud e infraestructura de nuestra isla, todos igual de importantes".
La economista Marcia Rivera coincidió por separado con Cordero Badillo en que la corrupción está íntimamente relacionada al modelo político electoral, y afirmó que el clientelismo político amenaza con afectar la calidad de la democracia. "Se les pide a los empresarios que donen dinero a largas y costosas campañas mediáticas a cambio de promesas de contratos de servicios si se gana la elección", manifestó Rivera.
No obstante, indicó que hay muchas formas de combatir la corrupción y regenerar nuestra vida democrática, lo que, según ella, "es imprescindible para un futuro próspero y de justicia para toda la población". Entre las opciones, la economista mencionó que los funcionarios públicos sean reclutados y evaluados por sus méritos, experiencia, y que, por norma general, los contratos del gobierno sean con empresas que tengan, por lo menos, cinco años de establecidas.
Por su parte, Emilio Colón Zavala, presidente de la Asociación de Constructores, tildó de "frustrante" el que estos actos de corrupción se repitan una y otra vez. "Tenemos un círculo vicioso en los últimos, quizás, 20 años y tenemos que buscar cómo romperlo. Es hora de que busquemos cómo prevenir la corrupción. No es suficiente combatirla", urgió.
Mientras, Alejandro Abrams, presidente de la Asociación de Contratistas Generales, capítulo de Puerto Rico, reiteró que los actos de ayer afectan la asignación y desembolso de fondos federales destinados a servicios esenciales como la educación, salud, desarrollo económico, infraestructura y la reconstrucción tras el huracán María.