Martes, 16 de Julio de 2019

El tamaño de Facebook juega en contra de su criptomoneda

ColombiaEl Tiempo, Colombia 16 de julio de 2019

REDACCIÓN TECNÓSFERA - el tiempo @TecnosferaET
"Libra plantea preocupaciones serias con respecto a la privacidad, el lavado de dinero, la protección del consumidor y la estabilidad financiera"

REDACCIÓN TECNÓSFERA - el tiempo @TecnosferaET
"Libra plantea preocupaciones serias con respecto a la privacidad, el lavado de dinero, la protección del consumidor y la estabilidad financiera". Con esa frase, el presidente de la Reserva Federal de EE. UU., Jerome Powell, resumió las principales preocupaciones que rodean la criptomoneda de Facebook, anunciada en junio. Powell, quien se pronunció en una audiencia sobre política monetaria ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EE. UU., dijo que el proyecto Libra no debería avanzar hasta que se aborden las inquietudes que lo rodean. Los comentarios del regulador financiero fueron tan contundentes que durante las tres horas de su testimonio, bitcóin, la criptomoneda más usada en el mundo, cayó más de 7 por ciento. Otras divisas como Ether y Ripple cayeron en proporciones similares. Libra despertó recelo entre expertos desde el inicio. No habían pasado más que unas horas después de su presentación, el 18 de junio, cuando políticos, reguladores y especialistas comenzaron a expresar su desconfianza. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dijo que los países del G20 lo abordarán "con la mente abierta pero no con la puerta abierta". En múltiples entrevistas, el funcionario enfatizó que el proyecto "tiene que ser seguro, o no va a suceder", pues, en cambio, los bancos centrales y supervisores globales están regulados y tienen supervisión directa. A su voz se sumó el gobernador del banco central de Francia, Villeroy de Galhau, quien expresó que además de evitar el lavado de dinero, la criptomoneda debe proteger al consumidor ante cualquier problema relacionado con la transmisión de la política monetaria. Su homólogo alemán, Jens Weidmann, advirtió que, sin mayores explicaciones, Libra podría interrumpir las transacciones bancarias y socavar sus modelos de negocio. Markus Ferber, diputado alemán al Parlamento Europeo, apuntó que la preocupación es que Libra se convierta en "un banco a la sombra". Otro que se ha referido al respecto es el economista Benoit Coeure, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), quien ha insistido en que los reguladores del mundo deben moverse rápidamente. "Está fuera de discusión permitirles desarrollarse en un vacío regulatorio para sus actividades de servicios financieros, porque es demasiado peligroso", manifestó a la prensa local. Presión regulatoria Dado que Facebook tiene más de mil millones de usuarios en el mundo, se espera que la adopción de una criptomoneda, que permitiría transacciones tan simples como enviar una fotografía por un chat, sea muy amplia. Y aunque Facebook lo presenta como un proyecto revolucionario para la inclusión financiera, su mismo tamaño podría ser una piedra en el zapato. Para Powell, cualquier problema que surgiera con Libra llegaría "a niveles sistémicamente importantes solo por el mero tamaño de Facebook". Esa es también la opinión de la presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, la representante demócrata Maxine Waters. "Los planes de Facebook plantean serios problemas de privacidad, comercio, seguridad nacional y política monetaria para los consumidores, los inversionistas, la economía de Estados Unidos y la economía global", ha dicho la congresista, quien además lideró una petición para que Facebook detenga los planes hasta que se resuelvan las dudas. "Con el anuncio de que planea crear una criptomoneda, Facebook continúa su expansión no supervisada y amplía su presencia en las vidas de los usuarios", dijo en un comunicado y agregó: "Dado el pasado problemático de la compañía, pido que Facebook acepte una moratoria en cualquier movimiento para desarrollar la criptomoneda hasta que el Congreso y los reguladores hayan tenido la oportunidad de examinar esta cuestión y tomar acción". A esa petición por menos prisa se le suman 30 congresistas de EE. UU. Está previsto que a finales de este mes, David Marcus, ejecutivo de Facebook y líder de los esfuerzos de Libra y blockchain de la firma, testifique ante el Congreso para responder sobre los planes de la divisa digital. Además del testimonio de Facebook, en el Congreso de EE. UU. se espera que un grupo especializado haga seguimiento al proyecto desde la Reserva Federal y se coordinen esfuerzos con los principales bancos en el mundo. Según Powell, no se trata de evitar la innovación financiera, pero sí de que cualquier revisión regulatoria del proyecto sea "paciente y cuidadosa", pero en un panorama general en el cual las criptomonedas aún no son reconocidas dentro de la legislación existente. Los rumores de una criptomoneda de Facebook arrancaron en diciembre de 2018. En junio, la compañía presentó oficialmente a Libra y, de paso, a Calibra, una suerte de billetera virtual. El proyecto se basa en la Alianza Libra, una colaboración entre Facebook y otras 27 compañías, entre las que figuran Mastercard, Visa, Uber, Spotify, Paypal y MercadoLibre. A diferencia de criptomonedas como blockchain o Ether, a diferencia de Libra, Calibra sí estaría manejada directamente por Facebook Libra está respaldada por unos fondos de bienes y valores (aportados por los miembros de la alianza) y se basa en una blockchain privada en la cual cada compañía que haga parte se convierte en un nodo. Sin embargo, los detalles no son mucho más profundos ni la llegada del anuncio bien recibida por numerosas autoridades en el mundo de la tecnología que ven con ojos de duda los planes de la gigante de las redes sociales.

"Tenemos que ir más allá de especulaciones para evaluar este proyecto y su potencial impacto, sin precedentes en el sistema financiero mundial".
Patrick McHenry conservador del Comité de Servicios Financieros